¿Por qué entre los 35 y los 45 años es la mejor edad para pedir una hipoteca?

Aunque la edad es un elemento importante y que los bancos tendrán en cuenta, no es el único ni el más decisivo.
hipoteca jóvenes
Los clientes con edades comprendidas entre los 35 y los 45 años están en plena edad de trabajar. Foto: Guilherme Stecanella/Unsplash

Para los bancos, la mejor edad para pedir una hipoteca es entre los 35 y los 45 años. Es decir, si vamos a solicitar una hipoteca, tenemos más probabilidades de que un banco apruebe el préstamo si estamos en este rango de edad que en otro.

¿Por qué los 35 y los 45 años es la mejor edad para pedir una hipoteca?

A grandes rasgos, los bancos buscan seguridad cuando prestan su dinero. En otras palabras, quieren todas las garantías posibles de que el dinero les será devuelto.

El hecho de que las entidades bancarias prefieran conceder hipotecas a clientes entre los 35 y los 45 años se debe a que, en general, son clientes que representan menos riesgo de impago que aquellos con edades diferentes.

Las principales causas son las siguientes:

— Con esta edad, la mayoría de las personas cuenta con una estabilidad económica que les va a permitir hacer frente a las cuotas de la hipoteca sin demasiados esfuerzos.

— Los clientes con más de 35 años suelen tener algunos ahorros. De esta forma, los préstamos que necesitan no suelen ser hipotecas del 100 % del valor de la casa que quieren comprar.

— Los clientes con menos de 45 años todavía son jóvenes, lo que implica que tienen muchos años de vida por delante con plazos de amortización más largos.

— Tienen cuotas mensuales más pequeñas, por lo que es menos probable que se caiga en posibles impagos.

— Los clientes con edades comprendidas entre los 35 y los 45 años están en plena edad de trabajar. Es decir, son clientes que ofrecen más seguridad laboral a las entidades.

¿Existen hipotecas para menores de 35 años?

Hay que tener en cuenta que, aunque la mejor edad para pedir una hipoteca se sitúe entre los 35 y los 45 años, esto no significa que los bancos solo conceden hipotecas a personas en este rango de edad.

De hecho, existen hipotecas para jóvenes, que son préstamos que se adaptan a las características y circunstancias generales de clientes de menos de 35 años.

Una hipoteca joven es un producto hipotecario que, entre sus requisitos, destaca que el titular de la misma debe ser menor de una determinada edad. Por lo general, menores de 36 años.

Es un producto hipotecario con unas características propias que, por lo general, se adaptan muy bien a este colectivo. Te recomendamos también leer este artículo: ¿Cómo son los préstamos de vivienda que contratan los ‘millennials’?

¿Hasta qué edad te pueden conceder una hipoteca?

Por ley, no existe una edad máxima para conceder una hipoteca. Sin embargo, la mayoría de los bancos suelen trabajar con un máximo que se sitúa en los 65 años.

¿Por qué? Consideran que amortizar una hipoteca con más de 75 años supone un riesgo elevado para la operación (fallecimiento del titular).

De este modo, se conceden hipotecas hasta los 65 años con la perspectiva de un plazo de amortización de 10 años, pero que no vaya más allá de esta edad.

¿Qué otros factores hay que tener en cuenta además de la edad?

Aunque la edad es un elemento importante y que los bancos tendrán en cuenta si vamos a pedir una hipoteca, no es el único ni el más decisivo.

En este sentido, existen otros factores que hay que tener en cuenta y que, de hecho, suelen tener más peso a la hora de que la entidad bancaria nos conceda o no el préstamo.

— Situación económica y estabilidad laboral

— Nivel de endeudamiento

— Historial crediticio (es decir, si se han producido impagos en otros préstamos)

— Disponer de patrimonio personal que pueda servir de aval (por ejemplo, otra casa que sirva de aval)

— Disponer o no de otra persona que actúe como avalista en caso de impago

— Cantidad de la hipoteca en relación con la tasación de la vivienda (es decir, que la hipoteca no supere el 80 % del valor de la casa).

— Si la hipoteca tendrá un solo titular o más.

De esta forma, los bancos tienen en cuenta muchos factores a la hora de conceder o no una hipoteca y, de entre todos ellos, la edad es solo uno de entre todos.

Por ello, si queremos encontrar la mejor hipoteca, lo más importante es buscar en diferentes bancos y comparemos distintos productos con el objetivo de encontrar aquel que mejor se adecúa a nuestras necesidades y características personales.

De este modo, podemos estar seguros de que encontraremos la hipoteca que necesitamos para comprar la casa de nuestros sueños.

Con información de: Idealista/News

No está de más leer:

Mundial Catar 2022 dispara los alquileres: Inquilinos y aficionados pagan el precio

Nueva VAS Carretera a El Salvador albergará hasta 8.000 automóviles a diario

Programa Municipal de Vivienda Prioritaria y Vivienda Asequible impulsa 30 proyectos

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente

Las noticias inmobiliarias en tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter