7 claves para alquilar una vivienda y evitar problemas con tu inquilino

No está de más tomar precauciones para que la relación entre arrendador e inquilino no se convierta en un verdadero infierno.
Los problemas con los inquilinos se pueden evitar, si usas correctamente el abanico de posibilidades en el contrato de arrendamiento. Foto: Schluesseldienst / Pixabay

Sofás con rasguños de mascotas, pintura estropeada y agujeros en las paredes por colgar cuadros, muebles rotos o con desperfectos y facturas impagadas. Estos son algunos de los riesgos a los que se exponen los propietarios que deciden rentar un inmueble a un inquilino.

Estos daños colaterales se pueden evitar tomando una serie de precauciones a la hora de firmar el contrato, para que la relación entre arrendador e inquilino no se convierta en un verdadero infierno.

Finaer, una compañía argentina que otorga garantías en los contratos de alquiler, recopiló las 7 claves principales que deben tener en cuenta los propietarios de una vivienda antes de decidir poner una propiedad en alquiler.

1. Hacer un inventario de bienes

El primer paso es hacer un inventario de todo lo que hay dentro del inmueble y que el inquilino podrá hacer uso durante el tiempo que viva allí. Por ejemplo, electrodomésticos o muebles.

Este documento será un anexo del contrato de arrendamiento que servirá por sí, una vez finalizado, hubiera daños reclamables en el mobiliario. Lo más recomendable es acompañar el documento con imágenes del estado de los electrodomésticos y muebles para poder corroborar si se han producido desperfectos.

Los electrodomésticos no siempre están incluidos en el paquete del alquiler del inmueble, si es tu caso, no te preocupes por este punto.

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter