El promotor inmobiliario que usó Instagram para asegurar ventas por US$6.4 millones
15 octubre, 2020
Presentan el primer edificio industrial de bodegas de Centroamérica
16 octubre, 2020

Agentes inmobiliarios mueven montañas para vender en grandes altitudes

Redacción República Inmobiliaria

Pregunta: ¿qué obstáculos ha encontrado al vender casas en las montañas?

Kristina Bergstand

Agente de bienes raíces, Compass en Lake Tahoe.

Estaba mostrando una casa en construcción a algunos clientes. Había contratistas trabajando en la casa, pero habían dejado su almuerzo en la sala de estar. Entramos y no era un oso, sino tres osos, en la casa comiendo su almuerzo. Literalmente, tres enormes osos en la casa. Gritamos, corrimos y nos subimos al auto. Creo que era una mamá y dos cachorros, pero no eran cachorros pequeños. Eran grandes.

Finalmente, los contratistas los vieron de alguna manera, o tal vez nos escucharon gritar, y los echaron. Salieron, uno por uno, y siguieron alegremente su camino. Fue algo loco, en la mitad del día. Pasamos el rato y esperamos a que se fueran y luego volvimos a entrar, los clientes se reían. Ni siquiera supe qué decir. Ellos estaban emocionados de ver a los osos.

Estamos en Tahoe, así que sí, tenemos osos. Los verá aquí y allá, pero tener tres de ellos en una casa fue un poco perturbador. No terminaron comprando la casa. De hecho, todavía estoy trabajando con ellos. No creo que terminen en esa comunidad.

Ilustración: Peter Oumanski

Kiki Peisach

Corredor asociado, Aspen Snowmass Sotheby’s International Realty.

Intentábamos vender el estilo de vida de una propiedad y tenía un vendedor muy ecléctico. Ecléctico y emocionado.

Era una hermosa parcela de 40 acres. Hicimos videos que mostraban ATV y todas estas otras actividades. No había una pista de esquí, pero me dijo: “Aquí puedes esquiar totalmente”. No había considerado el esquí de fondo como algo que aparecería en el video, pero él dijo: “absolutamente”. Yo estaba como ‘si tú lo dices, hagámoslo’.

Realmente no lo había examinado antes. Yo era la esquiadora del video. El vendedor, que estaba filmando me lleva a la cima de la colina y me dice: “Está bien, Kiki, es tu turno”. Y no es una pendiente de centro turístico, por lo que hay árboles y arbustos por todas partes. Y no estoy bromeando, literalmente di dos vueltas y me metí directamente en un arbusto. Fue tan gracioso. No podía dejar de reír y estaba mortificada.

Finalmente obtuvimos suficiente metraje. El video no incluía mi esquí en un arbusto, por más épico que fuera. Vendimos esa propiedad, por lo que al final fue un éxito. La casa había estado en el mercado con otros cinco corredores durante más de 8 años, algo así. Así que valió la pena irse por las ramas.

Fuente: The Wall Street Journal©, uso exclusivo para República Inmobiliaria.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

El promotor inmobiliario que usó Instagram para asegurar ventas por US$6.4 millones