Consejos para elegir la alfombra o el tapete correcto para una habitación

Muchos interioristas concuerdan en que un punto de partida para decorar una habitación es el piso. Elemento con el que los muebles se coordinan en función de su patrón, color y tamaño. Sin embargo, no todo termina ahí. Todavía queda por explorar la magia de la alfombra o el tapete adecuado.

Fabrizio Cantoni, propietario de la empresa de alfombras cc-tapis, indica que durante mucho tiempo, los arquitectos no incluían las alfombras en sus proyectos, considerándose un asunto menor que el cliente podía solucionar.

“Por suerte, las cosas han evolucionado y las alfombras finalmente tienen el lugar que se merecen en un proyecto“, indica.

El tapete de gran tamaño en el baño, resta frialdad al mármol de los pisos. Fot: Kuper Sotheby’s International Realty

La importancia que tienen las alfombras y los tapetes puede ser subestimada. “Las alfombras son maravillosas para unir habitaciones. Establecen una relación colocando todos los muebles de un espacio en particular”, explica Bárbara Barran, de la firma Classic Rug Collection.

La experta añade que los tapetes y alfombras unen todas las piezas en un patrón. Definen un espacio trazando una línea visible alrededor, tanto uniéndolas como dividiéndolas del resto de la habitación.

¿Cómo elegir la alfombra o tapete correctos?

Para Michael Mandapati, fundador de la marca de alfombras de lujo Warp & Weft, los interiores se han vuelto cada vez más inventivos y eclécticos. “Esto exige una gama más amplia de estilos, patrones y colores de tapetes y alfombras”, agrega.

La elección entre una alfombra sólida o estampada depende de la decoración de la habitación.

En la opinión de Barran, “si deseas crear un ambiente sereno, una alfombra monocromática es lo ideal”.  Es por eso que los diseñadores eligen alfombras de un solo color para los dormitorios.

También menciona que las alfombras estampadas son mucho más indulgentes en términos de manchas y huellas visibles.

En realidad, no es solo el elemento único de color o patrón, sino cómo todas las piezas de una habitación juegan juntas lo que determina qué tipo de alfombra es mejor usar.

Los tonos neutros y patrones simples son lo ideal en las habitaciones. Foto: Kuper Sotheby’s International Realty

En cuanto a la textura, a Bárbara usa lana de Nueva Zelanda o pashmina combinada con seda para un contraste entre el mate y el brillo para agregar interés y textura de la superficie.

“Me encanta usar alfombras texturizadas en los comedores porque a menudo tienen muchas superficies duras y planas, por lo que es un bonito contraste con el suelo de madera o mármol“.

Los tejidos planos son ideales en climas cálidos, mientras que las alfombras más pesadas son para ciudades con climas fríos.

La forma exacta de colocar una alfombra o tapete

En la cocina y comedor, las alfombras deben ser 140 a 150 centímetros más amplios al perímetro que ocupa la mesa y sillas. Esto asegura que el tamaño de la alfombra sea proporcional a la mesa y proporcione espacio adicional para que las sillas permanezcan sobre la alfombra cuando se usen.

En una habitación, se recomiendan al menos 60 centímetros a cada lado, para asegurar que la alfombra se asiente bien más allá del marco de la cama.

Para los corredores de pasillo, mide el espacio y resta alrededor de 30 centímetros de ancho y 60 centímetros de largo para el tamaño perfecto.

Como regla general, para una alfombra de sala se deben restar 60 centímetros de la longitud y el ancho del espacio para obtener el tamaño de alfombra ideal.

Si se usa una alfombra grande, el hecho de que los muebles estén completamente sobre la alfombra o la mitad, es una preferencia personal.

Los tapetes y alfombras han dejado de ser un recurso decorativo secundario, para formar parte central del interiorismo.

Leído en: Expansión

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Norman Foster: “el covid ofrece la oportunidad de remodelar las ciudades”