Consejos para alquilar una casa y elegir un nuevo inquilino

Cambiar de arrendatario requiere buscar uno nuevo, revisar y reparar posibles desperfectos en la casa.
Con planificación y anticipación, es posible alquilar un inmueble en poco tiempo.

Cuando se alquila una vivienda, prescindir de los ingresos que supone, aunque sea durante pocos días, es una situación con la que ningún arrendador quiere encontrarse. Si la demanda en la zona es aceptable y la casa se encuentra en buen estado, es posible cerrar el alquiler del inmueble en poco tiempo, incluso en un solo día.

Uno de los temores a los que se enfrenta el propietario que alquila una vivienda es recibir una comunicación de su inquilino con el aviso de que abandonará el inmueble. Cambiar de arrendatario requiere buscar uno nuevo, revisar y reparar posibles desperfectos en la casa y seleccionar el mejor inquilino de entre los que se postulan.

Conocer de antemano de parte del arrendatario si existe algún desperfecto a reparar en la vivienda también permitirá aprovechar mejor el poco tiempo disponible para preparar el inmueble entre la salida del inquilino y las visitas de las personas interesadas en alquilarlo.

Visitas de calidad

Un par de semanas antes de la marcha del ocupante se puede subir el anuncio virtual del inmueble a rentar. En algunas ubicaciones, unas pocas horas bastarán para recibir un buen número de llamadas. En otras con menos demanda, quizá sea recomendable anticiparse más en la publicación del anuncio.

Como será poco el tiempo que se pueda destinar a las visitas, será importante recibir solo a personas interesadas y que cumplan con el perfil que se busca. Es posible hacer una selección previa de aquellos candidatos a los que interesa enseñar la casa.

Una posibilidad es contactar por teléfono a las personas que respondan al anuncio para recordarles las condiciones, conocer su situación y sus motivaciones. Asimismo, emplazarles a volver a contactar con aquellos que mejores sensaciones produzcan para concertar una cita.

Unos días antes habrá que contactar de nuevo los candidatos para citarles en el inmueble con un margen de tiempo suficiente para mostrar la casa, responder dudas y conocer mejor sus expectativas.  Las mejoras opciones serán las personas con:

— Perfil laboral y económico más estable

— Señales de querer permanecer en la vivienda más tiempo.

Tras la marcha del inquilino habrá que revisar el inmueble y solucionar los posibles desperfectos. También podrá recibirse la visita del especialista que tendrá que realizar el certificado de eficiencia energética, aunque si el inquilino accede mientras aún ocupa la vivienda, podría adelantarse ese paso.

Selección de los inquilinos

Para poder valorar la idoneidad de cada candidato será necesario pedirles que aporten en la misma visita, o envíen antes de la misma por correo electrónico, la documentación necesaria para analizar si disponen de un perfil solvente: carta laboral y últimos estados de cuenta.

Inmediatamente después habrá que revisar la documentación de cada candidato, poniendo especial atención a aspectos como:

— La antigüedad, la solidez de la empresa

— Proyección del sector en el que trabaja

—  El salario.

También es recomendable facilitar una guía que especifique sus derechos como inquilino.

Hecha la selección, será el momento de contactar con el candidato elegido para comunicarle la decisión y también los “no seleccionados”.

Luego, se puede enviar el contrato de alquiler, que podrá firmarse cuando lo revise y se disponga de la documentación necesaria.

Con información de: Burgos Conecta

No está de más leer:

Las construcciones con materiales reciclados más sorprendentes del mundo

Obras de ladrillo de arquitectos mexicanos en una exposición urbana en España

Grupo Altamira cumple 60 años de desarrollar proyectos inmobiliarios

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter