La arquitectura estudia vías de convivencia futura en la Bienal de Venecia

La isla de Granada, Irak y Uzbekistán participarán por primera vez en la exposición internacional.
La Bienal ofrecerá distintas exposiciones desde este sábado a sus visitantes hasta el 21 de noviembre. Foto: La Biennale di Venezia / Facebook

La arquitectura reflexiona sobre la convivencia en el futuro a partir del mundo actual, marcado por desigualdades sociales por la pandemia. En la XVII Bienal de Venecia, cuyos pabellones comienzan a presentar sus propuestas antes de su apertura al público.

Esta edición de la Bienal, que tendría que haberse celebrado en 2020, pero fue aplazada por el covid, ofrecerá desde este sábado a sus visitantes, entre estrictas medidas de seguridad, hasta el 21 de noviembre, las propuestas internacionales de unos 60 países y otros eventos colaterales.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by La Biennale di Venezia (@labiennale)

El prestigioso arquitecto español Rafael Moneo será galardonado con el León de Oro a la carrera, un reconocimiento a su larga y fructífera trayectoria que él recibe, explicó a Efe, con “alegría y agradecimiento”.

Vivir juntos

El título de esta edición es “How will we live together?” (“¿Cómo viviremos juntos?”). Y aunque fue pensado antes de que estallara la pandemia, la pregunta resulta ahora de extrema actualidad.

El evento está comisariado por el arquitecto libanés Hashim Sarkis y contará con unos 60 pabellones nacionales, ubicados entre los Jardines y el Arsenale, pero también en el centro histórico de la ciudad.

La isla de Granada, Irak y Uzbekistán participarán por primera vez.

Entre las propuestas figura el proyecto de los españoles Domingo González, Sofía Piñero, Andrzej Gwizdala y Fernando Herrera. Bajo el nombre de “Uncertainty” (“Incertidumbre”) reflexiona con una arquitectura de impacto social sobre un futuro desconocido y en continuo cambio.

“La casa infinita”, del argentino Gerardo Caballero, abordará la cuestión de la vivienda colectiva para defender el poder de la colectividad frente al individualismo. Esta es una idea que también contemplan los chilenos Emilio Marín y Rodrigo Sepúlveda con “Testimonial Spaces”, que centra su atención en la emblemática población José María Caro.

Este barrio, situado al sur de Santiago, carecía en los años sesenta de servicios básicos como la electricidad, pero protagonizó uno de los movimientos sociales más reconocidos de los últimos años, pues la unión de los vecinos logró promover un desarrollo significativo y rápido de la zona.

Perú, México, Uruguay, Brasil o República Dominicana serán otros participantes latinoamericanos.

Suecia, Finlandia y Noruega experimentarán con “What we share” (“Lo que compartimos”). Se trata de un proyecto de co-vivienda para intentar resolver algunos retos sociales y medioambientales.

Moneo, León de Oro a la carrera

 

View this post on Instagram

 

A post shared by La Biennale di Venezia (@labiennale)

Esta exposición internacional contará además con eventos colaterales de organizaciones e instituciones y sin ánimo de lucro, como la Unesco, que presentará una exposición llamada “Revive el espíritu de Mosul” sobre la reconstrucción de esta ciudad emblemática iraquí devastada por la ocupación del grupo terrorista Estado Islámico.

El 22 de mayo, la Bienal entregará el León de Oro a la carrera a Rafael Moneo, Premio Pritzker 1996, pero ese día no se fallarán los nombres de los pabellones vencedores de esta edición.

“Es una alegría. Venecia y la Bienal han estado muy presentes en mi vida como arquitecto. También lo han recibido colegas a los que admiro”, dijo Moneo, de 84 años.

Una Bienal en pandemia

Habitualmente el jurado de esta exposición internacional anuncia las mejores propuestas el día de la apertura al público, el próximo 22 de mayo, pero la pandemia obligó a esperar hasta el último momento para decidir. Eso impidió a algunos pabellones estar preparados esta semana.

El jurado observará los proyectos unos días antes de la ceremonia de premios, que finalmente se celebrará el 30 de agosto.

La Bienal, tras dos aplazamientos, podrá recibir público, pero lo hará bajo estrictas medidas de seguridad. Los visitantes tendrán que llevar en todo momento la mascarilla, se medirá la temperatura y habrá geles hidroalcohólicos en los accesos.

Los pabellones tendrán un aforo limitado en el interior, para evitar aglomeraciones, habrá recorridos de entrada y salida separados y será obligatoria la reserva de billetes online.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

“Buscamos que la vivienda a precios accesibles suceda en los centros urbanos”: José Solares

Constructores abogan por “discusión profunda y técnica” del sistema de adquisiciones

Axioma: 5 tendencias en el sector construcción para 2021

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter