Covid-19: se apresuraron a comprar casas y ahora se arrepienten

Stella Guan pasó meses buscando una casa para comprar, y fue superada una y otra vez en el candente mercado inmobiliario de los suburbios de Los Ángeles. Finalmente, su oferta por una “hermosa” casa en Santa Clarita fue aceptada en agosto.

La diseñadora gráfica, de 30 años, pagó unos US$600 mil por la casa. Pero después de dormir allí solo unas pocas noches, tuvo una desafortunada conclusión. “Yo estaba como ‘odio esta casa’. Odio tanto esta casa”, recordó.

“Debería haber visto todas las señales de advertencia, pero la fiebre de la vivienda por la pandemia me superó”, dijo, pensando en retrospectiva.

Una casa, a diferencia de las joyas o la ropa, no se puede devolver si el comprador no está satisfecho con ella. Hay una regla fundamental para estos casos: no debes apresurarte a comprar una casa. Pero en 2020, millones de estadounidenses hicieron precisamente eso.

Huyendo de pequeños departamentos, comprando casas de vacaciones o buscando un cambio de escenario, la gente se apresuró a comprar casas en medio de la pandemia, lo que provocó guerras de ofertas y recargó los mercados de bienes raíces en EE. UU.

Stella Guan compró esta casa en Santa Clarita. FOTO: STELLA GUAN

Ahora, muchos están descubriendo los peligros de estas compras apresuradas, que van desde el arrepentimiento y la tensión financiera de los compradores hasta los daños causados ​​por problemas inesperados.

“La gente estaba tan asustada”, dijo Priscilla Holloway, agente de Douglas Elliman en los Hamptons, un lugar popular para los neoyorquinos que buscan refugio de la pandemia. “Comprar una casa es un gran compromiso. Tienes que ser minucioso. Pero la gente se estaba volviendo loca y no era tan minuciosa como de costumbre”.

Huir de los apartamentos

Muchos compradores de viviendas eran habitantes de apartamentos que buscaban espacios más grandes para refugiarse. “Fue una apropiación de tierras para las casas”, dijo Cheryl Eisen, directora ejecutiva de la firma de diseño de interiores y marketing de propiedades Interior Marketing Group. “La gente quería salir de los apartamentos”.

Al mismo tiempo, el inventario se redujo, ya que muchos propietarios dudaron en incluir sus propiedades en la pandemia. El resultado es que gran parte del país experimentó un aumento de precios y guerras de ofertas, lo que dejó a los compradores con poco para elegir.

En estas condiciones, muchos se ven tentados a renunciar a las inspecciones u omitir otras diligencias debidas que normalmente realizarían antes de comprar una casa.

Holloway dijo que ayudó a una familia a mudarse este verano después de descubrir que la casa de los Hamptons que acababan de comprar tenía una infestación de nidos de avispas en el patio trasero.

La familia no encontró a las avispas hasta después del cierre porque habían renunciado a la inspección en medio de una guerra de ofertas. Los nuevos dueños decidieron que la propiedad no era segura para sus hijos pequeños, inmediatamente pusieron a la venta la casa de Westhampton Beach. Holloway y un colega los ayudaron a encontrar otra casa para comprar.

“La gente se está mudando a lugares de los que no sabe mucho”, dijo Fran O’Brien, presidente de la división de Chubb North America Personal Risk Services. “Están pensando, ‘este parece un buen lugar para vivir’ por las comodidades que puede tener. No entienden el riesgo que podría haber con esa casa”.

Es incluso más probable que las personas pasen por alto esos riesgos, indicó, cuando tienen prisa por comprar una casa antes que alguien más. “Te encuentras con esta falta de conciencia y falta de tiempo, que no es una buena combinación”.

Un informe de HomeAdvisor encontró que los estadounidenses hicieron un promedio de 1,2 reparaciones de emergencia en el hogar en 2020, en comparación con 0,4 en 2019. El gasto de emergencia en el hogar aumentó a un promedio de US$1 mil 640. Es decir, US$124 más que el promedio de 2019.

El problema no visto y 90 agujeros

La familia Weiss. FOTO: HELYNN OSPINA

La naturaleza tenía una desagradable sorpresa reservada para Richard y Meaghan Weiss cuando compraron su primera casa en el norte de California después de mudarse de Brooklyn.

Cuando el covid golpeó, la pareja dejó su apartamento de Brooklyn para quedarse con los padres de la Meaghan en Sonoma, California. Meaghan estaba embarazada y tenían un niño pequeño en ese momento.

“Estar encerrado en un apartamento, no poder ver gente en Nueva York, sonaba como una existencia miserable”, dijo Richard, de 40 años, que trabaja en bienes raíces comerciales.

Después de unos meses decidieron mudarse permanentemente al área de la Bahía, donde creció Meaghan, y empezaron a buscar una casa para comprar. Descubrieron que el mercado era “supercompetitivo”, dijo Richard. Fueron sobrepujados en una casa y se retiraron de un contrato en otra cuando descubrieron que tenía serios problemas con los cimientos.

Finalmente, pudieron comprar una casa de cuatro habitaciones que les encantó en East Bay, pagando alrededor de US$100 mil sobre el precio inicial de US$1,89 millones para superar a otro postor.

La casa recién comprada de Richard y Meaghan Weiss en el norte de California. FOTO: HELYNN OSPINA

“Estábamos un poco ansiosos porque nos habían quemado dos veces”, dijo. “Probablemente no hicimos la debida diligencia que deberíamos haber hecho y no analizamos todo tan a fondo como probablemente deberíamos haber hecho”.

Cerraron el trato por la casa en noviembre. Cuando regresaron unas semanas más tarde para mudarse encontraron agujeros en el revestimiento. En una inspección más cercana, encontraron que la madera en un lado de la casa tenía unos 90 agujeros.

Resultó que los culpables eran pájaros carpinteros bellota que vivían en los grandes robles que rodeaban la casa. “Es un problema sistémico en el vecindario”, dijo Richard.

El vendedor no había dicho nada sobre los pájaros, y al ser de Brooklyn, Richard y su esposa no sabían qué preguntar. Desde entonces, han probado varios dispositivos de disuasión y consultado a los exterminadores. La única solución permanente es reemplazar el revestimiento de madera de la casa con cemento a un costo aproximado de US$150 mil.

Si no fuera por el espumoso mercado de la pandemia, los Weiss creen que habrían descubierto el problema antes de cerrar. “Creo que hubiéramos sido más lentos, más reflexivos y más metódicos”, dijo el esposo.

Comprar una casa se vuelve emocional. Debido a que estábamos emocionados por perder los dos primeros y la competitividad, simplemente bajamos nuestro nivel de diligencia y avanzamos”, agregó.

Cuando la familia Weiss se mudó, había más de 90 agujeros hechos por pájaros carpinteros que ocupan los árboles alrededor de la casa. FOTOS: HELYNN OSPINA

“Perdí mucho dinero”

Stella Guan comenzó a pujar por casas en los suburbios de Los Ángeles incluso antes de mudarse allí desde el área de la ciudad de Nueva York en julio.

Guan tuvo una buena experiencia con la compra de su primera casa, un condominio en Nueva Jersey, y con las tasas de interés bajas, estaba ansiosa por ingresar al mercado de California. “Pensé que iba a ser lo mismo que en Nueva Jersey. Disfrutaré de la propiedad y ganaré dinero en unos años”, dijo.

Pero llegó a Los Ángeles para encontrar “el mercado inmobiliario más loco que he visto”, dijo. Todas las casas parecían recibir 15 o 16 ofertas, dijo, y se vendían por US$100 mil por encima del precio de venta. Su oferta finalmente fue aceptada en una casa de alrededor de 1975 con una cocina renovada en Santa Clarita.

En ese momento, había superado la oferta en otras siete casas, dijo, por lo que estaba decidida a obtener esta, incluso cuando la inspección reveló moho negro tóxico y asbesto.

Stella Guan en su nueva casa alquilada en Koreatown de Los Ángeles. FOTO: JENNELLE FONG

“Realmente estaba tratando de salir de donde vivía”, dijo. “Pasé de cinco a seis meses buscando. Todos estos factores me hicieron decir: ‘Está bien, tengo que afrontarlo, no puedo dar marcha atrás'”, contó.

Vendió la casa unos meses después de comprarla. Después de las reparaciones, los honorarios de los agentes y los costos de transacción, dijo: “Perdí mucho dinero”.

Ahora Guan vive en un estudio alquilado en el Koreatown de Los Ángeles, donde dijo que es mucho más feliz. “Aún duele, pero es bueno recuperar mi dinero y pasar a otras cosas. Y nunca volveré a ver la casa”, concluyó.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Carpas, domos e iglús, una experiencia gastronómica al aire libre