Salcajá: el ejemplo de una “ciudad de 15 minutos” en Guatemala
1 octubre, 2020
INARA Américas: 102 apartamentos en zona 13
2 octubre, 2020

Bajos impuestos atraen a Puerto Rico compradores de viviendas

Redacción República Inmobiliaria

Las ventas de casas y condominios de lujo en Puerto Rico se están disparando durante la pandemia del covid-19. Los compradores de Nueva York, California y otros estados con impuestos más altos adoptan el estado de impuestos bajos de la isla.

Los desarrolladores de proyectos de lujo informan un aumento en el volumen de ventas y los precios en comparación con 2019. El repunte se produce a pesar de años de desastres naturales y trastornos financieros y políticos que hicieron que muchos desconfiaran de comprar propiedades en la isla.

Los residentes del territorio, que deben vivir allí al menos 183 días al año, pagan un impuesto sobre la renta de Puerto Rico de hasta el 33%, pero ningún otro impuesto a la renta federal o local. Muchas personas adineradas también están exentas de impuestos sobre intereses, dividendos y ciertas ganancias de capital.

Hay ciudades o estados de EE. UU., donde algunas personas ya pagan más del 40% en impuestos sobre la renta, podrían aumentar aún más los impuestos para cubrir los déficits presupuestarios.

El gobernador de Nueva Jersey, Philip Murphy, llegó a un acuerdo con los líderes legislativos para aumentar los impuestos sobre los ingresos en más de US$1 millón. Muchos se oponen al “impuesto a los millonarios”, ya que provocaría un éxodo de personas adineradas del estado.

“Por terrible que sea [la pandemia], le da nueva vida a la economía puertorriqueña”, dijo Rodrick Miller, director ejecutivo de Invest Puerto Rico. La demanda de propiedades residenciales aumenta a medida que la isla intenta atraer a trabajadores y negocios remotos

Foto: newsbreak.com

Cierre de ventas en Puerto Rico

Si bien las cifras de ventas residenciales actualizadas para la isla en general no están disponibles, los desarrolladores de proyectos informan de un buen número de negocio en los últimos meses.

El St. Regis Bahia Beach Resort, un proyecto residencial y hotelero de alto nivel, realizó 34 ventas de condominios y lotes de viviendas desde que golpeó la pandemia. Eso se compara con 20 ventas durante el mismo período en 2019, según Fahad Ghaffar, socio de Paulson en Puerto Rico.

El precio promedio de un condominio frente al mar aumentó a US$1 mil 360 por pie cuadrado desde US$$ 1 mil hace un año. “Tuvimos un cierre con un comprador de Zoom que compró un penthouse de US$5.4 millones que ni siquiera ha estado aquí”, indicó.

La demanda también ha sido fuerte en el complejo Dorado Beach. El desarrollador CPG Real Estate LLC firmó 46 contratos para viviendas en The Isles, una de las nuevas fases del resort, con precios en el rango de US$1.9 millones a US$4 millones, según Kenneth Blatt, su director.

La mayoría de las ventas se firmaron después de la pandemia. Los compradores del continente buscan bajos impuestos, mientras que los de San Juan buscan los espacios abiertos y la menor densidad de la comunidad cerrada. “No es muy diferente de lo que está viendo con la gente que se va de Nueva York a Westchester y Greenwich”, dijo Blatt.

Puerto Rico aún no se ha recuperado de sus propios problemas presupuestarios y del huracán María en 2017. Pero los esfuerzos de reconstrucción se avivaron a principios de este mes cuando el presidente Donald Trump anunció la liberación de US$13 millardos para reconstruir la red eléctrica y las escuelas de la isla.

El territorio estadounidense también está presionando mucho para atraer a trabajadores y empresas remotas que enfrentan retornos prolongados e inciertos a sus oficinas tradicionales. Invest Puerto Rico ha reforzado sus esfuerzos de divulgación para educar a los trabajadores remotos sobre los incentivos fiscales de la isla.

Factor principal: impuestos

Los esfuerzos están ayudando a revivir los fallidos desarrollos residenciales en Puerto Rico. Ghaffar dijo que él y Paulson en 2016 compraron 150 unidades de un proyecto fallido en Palmas del Mar Resort en la costa este de la isla que apuntaba a compradores del mercado medio. “Vendíamos alrededor de 10 por año y este año vendimos más de 28 unidades”, dijo.

La demanda también ha alentado a algunos desarrolladores a planificar innovaciones en sus primeros proyectos nuevos en Puerto Rico en años. Royal Palm Cos planea anunciar dos complejos turísticos de marca el próximo año, que incluyen un total de 95 residencias en la costa noreste de la isla, con precios para unidades de tres habitaciones que comienzan en el rango de US$1 millón a US$2 millones.

La empresa cambió sus planes para aumentar el número de residencias debido a la pandemia. “Tenía sentido debido a la demanda de viviendas ahora”, dijo Daniel Kodsi, director ejecutivo de Royal Palm. “El factor principal en este momento en Puerto Rico son los impuestos”.

Fuente: The Wall Street Journal©, uso exclusivo para República Inmobiliaria.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Salcajá: el ejemplo de una “ciudad de 15 minutos” en Guatemala