BCE: Los precios de la vivienda son robustos por Alemania, Francia y Austria

La demanda se redirige a la vivienda existente para compensar la oferta escasa de vivienda nueva.
Los precios de la vivienda existente subieron 0,8 puntos porcentuales en la zona del euro en 2020. Arte: iStock / El Confidencial

Los precios agregados de la vivienda se mantienen “robustos” durante la pandemia por la fuerte subida en Alemania, Francia y Austria, según un artículo del boletín económico del Banco Central Europeo (BCE).

El crecimiento interanual de los precios aumentó del 4,3% a finales de 2019 al 5,8% en el último trimestre de 2020. “El mayor crecimiento desde mediados de 2007”, indica Moreno Roma en el boletín del BCE.

Los precios varían mucho dentro de la zona del euro y han subido con fuerza en Alemania, Francia y Austria, especialmente en las viviendas existentes. La contracción del 5% interanual de la inversión en vivienda en 2020 repercutió en la oferta de vivienda nueva e incrementó los precios de las viviendas ya existentes.

“La contracción de las autorizaciones de permisos de construcción vistos a lo largo de 2020 podría prolongar este fenómeno y de este modo seguir respaldando los precios de la vivienda“, prevé Roma.

Además, los precios de la vivienda existente suben más que los de construcción nueva porque la demanda se redirige a la vivienda existente para compensar la oferta escasa de vivienda nueva.

Por ello los precios de las viviendas existentes han sido “especialmente dinámicos” durante la pandemia y han contribuido a los aumentos de los precios de la vivienda, añade el artículo del boletín del BCE.

La vivienda como inversión

Los precios de la vivienda existente subieron en la zona del euro el pasado año 0,8 puntos porcentuales más que los precios de la vivienda nueva, según datos de Eurostat.

Alemania, Francia y Holanda suponen un 73% del aumento de los precios de la vivienda en el último trimestre de 2020 en todos los países que comparten el euro.

Este porcentaje supera a su peso en el índice de precios de la vivienda.

En el caso de Alemania su contribución a la subida de los precios de la vivienda en la eurozona comenzó a mediados de 2010, cuando empezaron a subir tras un periodo en el que habían estado muy bajos.

Al principio, la pandemia produjo una fuerte caída en el volumen de transacciones en el segundo trimestre debido a las medidas de confinamiento, sobre todo en España e Irlanda, seguida de una normalización en el tercer trimestre.

Las moratorias de devolución de préstamos y los ertes amortiguaron la caída de los ingresos de los hogares y el aumento del desempleo.

Además, las condiciones financieras se han mantenido favorables y la tasa de préstamo para la compra de una vivienda se situó en mínimos, al 1,3% a finales de 2020.

Debido a la incertidumbre económica y a los bajos tipos de interés, los inversores privados e institucionales han contribuido también a la demanda de vivienda como inversión.

No está de más de leer:

CGC se une a comisión para reactivación económica del sector construcción

Condado Santa Fe, un condominio rodeado por la naturaleza

El caso de un piso en alquiler que incluye dos gatos por €400 al mes