Los 5 beneficios de la construcción sostenible, según GGBC

Existen señales prometedoras que apuntan que los proyectos serán más sostenibles tras el covid-19.
La sostenibilidad en el sector de la construcción se traduce en una inversión que va más allá de favorecer al medioambiente. Foto: GGBC

La construcción sostenible busca transformar las construcciones a unas más amigables con el medioambiente. Una misión necesaria considerando a las edificaciones como el sector que más gasto energético tiene y más impacto genera en gases efecto invernadero.

Según el reporte 2020 para Edificios y Construcción realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), por primera vez, los edificios que implementan la eficiencia energética aumentaron en un 3% en 2019. Esto reflejó un paso positivo para el sector construcción.

“Nuestro principal objetivo es lograr cambiar la mentalidad de las personas y desarrolladores en que la sostenibilidad es una inversión y no un gasto”, indicó Pamela Castellán, directora ejecutiva del Guatemala Green Building Council (GGBC).

Existen señales prometedoras que apuntan que las construcciones tras la pandemia de covid-19 serán más sostenibles y buscarán mitigar la transición a una economía con bajas emisiones de carbono.

“Las edificaciones sostenibles poseen un costo incremental mucho más debajo de lo que se cree, se demostró que representa alrededor del 1% del costo total de los proyectos”, indicó Castellán.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Guatemala GBC (@guatemalagbc)

En cuanto a los beneficios de construir sostenible, la directora ejecutiva del GGBC, explicó que se dividen bajo los tres pilares:

— Pilar ambiental
— P. Económico
— Pilar social.

Bajo ese criterio entonces, enumeró cinco beneficios de la construcción sostenible:

1. Aporte al medioambiente

Algunos aspectos que se pueden mencionar son el mejoramiento de la calidad de aire y agua, la reducción en emisión de gases efecto invernadero, restauración de recursos naturales, control de temperaturas, entre otros.

2. Atracción de inversión y satisfacción de clientes

No solo ser sostenible, sino que también obtener una certificación, como por ejemplo LEED, tiene un alto valor comercial para la industria de la construcción. Su inversión luego se ve retornada en los ahorros y eficiencias del edificio.

3. Competitividad

Al promover la construcción verde, se reducen costos operativos, se optimiza el ciclo de vida de la edificación, mejoran los procesos del equipo involucrado, se aumenta el valor de la propiedad así como la productividad de los usuarios.

4. Eficiencia energética

Este es uno de los rubros en los que más rápido se visualiza el retorno de la inversión en las edificaciones sostenibles. Las estrategias dirigidas a la eficiencia energética logran un consumo menor que los edificios convencionales en su fase de operación, además de utilizar energía con base en recursos renovables.

5. Salud

Con la construcción sostenible se logra crear espacios agradables para las personas que proporcionan una mejor iluminación y condiciones térmicas lo que impacta en su comodidad y salud en general, así como también en su productividad.

“Los beneficios de los proyectos sostenibles van más allá de ser exclusivos con el medioambiente”, finalizó la directora ejecutiva del GGBC.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Guatemala GBC (@guatemalagbc)

No está de más leer:

El toque del Rey Midas: 10 reglas para el dorado

San Juan Comalapa se mueve en “tuk tuk” y ahora busca que sean eléctricos y ecológicos

8 lugares del mundo donde te pagan por vivir allí

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter