Ventajas y desventajas de andar en bicicleta en la ciudad de Guatemala

La ciudad de Guatemala cuenta con 3 mil 004 de km de espacio para la circulación (100%), aunque los menos favorecidos son los peatones y quienes viajan en bicicleta, según datos del estudio de diseño y urbanismo PRO.

La movilidad blanda apenas alcanza el 2%, una cifra casi insignificante si se compara con el espacio dedicado a los vehículos (76%) y el transporte público (22%).

El arquitecto creativo de PRO, Julián Castillo Holzheu proporcionó los datos en el webinar “Ciudad de Guatemala: personas y urbe”, realizado por República Inmobiliaria, con el apoyo de Cementos Progreso, FERCO y Banco Industrial.

La ciudad de Guatemala tiene más de 20 ejes viales principales por donde más de 374 mil vehículos ingresan a diario desde siete municipios aledaños.

Se estima que 1 millón 500 vehículos circulan en el municipio de Guatemala. Esa cifra representa el 50% de las personas que transitan dentro de la ciudad. En el caso de las motocicletas, se calcula que son 180 mil (6%).

“El 100% del espacio público lo destinamos para movilizarnos en vehículos”, señaló Castillo Holzheu.

De acuerdo con un análisis de PRO, existen tres grandes opciones para movilizarse en la ciudad. Se trata del transporte público (Transmetro, Transurbano y buses rojos); vehículos privados (auto y moto), así como la movilidad blanda (bicicleta y peatón).

El actual sistema de transporte público cuenta con 87 km para el Transmetro, 857 km para rutas de Transurbano y 3 mil km para los buses rojos. Se calcula que unas 1,08 millones de personas usan el transporte público de la ciudad de Guatemala (36% de las personas que transitan en ella).

En el caso del transporte privado, existen 3 mil 004 km de calles para que se movilicen los vehículos. De ellos, 4,2 km son calles compartidas, como por ejemplo Paseo Cayalá, en zona 16, o Cuatro Grados Norte, en la zona 4, ambas capitalinas.

Para los ciclistas, la cifra de ciclovías es de 23,9 km. Aunque a la cifra se suman las calles compartidas (4,2) y 6,94 km de ciclovías emergentes, construidas durante el brote de la pandemia.

El arquitecto creativo señala que en la ciudad hay sistemas de banquetas y movilidad blanda que pueden mejorar, aunque reconoce que hay obras que han mejorado y facilitado diferentes modelos de transporte.

“En resumen, del 100% de espacio de viabilidad el 76% está dedicado a los vehículos; el 22% al transporte público. Solo el 2% es para movilidad blanca, que es andar en bicicleta y caminar“, resaltó Castillo Holzheu.

El precio de “andar en bicicleta”

El estudio PRO realizó también un análisis de lo que significa para el bolsillo del guatemalteco el movilizarse en bicicleta. La valoración promedio de un vehículo nuevo es de Q120 mil, por su parte, una bicicleta nueva puede costar unos Q3 mil.

En un análisis más detallado, la brecha se incrementa, si se consideran en la ecuación los gastos como un seguro, mantenimiento y costos diarios.

El gasto para un auto implica Q750 de seguro trimestral; Q3 mil 800 de mantenimiento trimestral, y un costo diario de Q52,63 al día, recorriendo un promedio de 15,4 km. La bicicleta mantiene los importes en Q0, salvo el mantenimiento que puede suponer un promedio de Q250 (trimestral).

Comparativa entre los gastos por seguro, mantenimiento y costo diario entre un automóvil y una bicicleta, según el estudio PRO.

Al compararse con la motocicleta, cuyo precio promedio ronda los Q15 mil si se compra nueva, las cifras disminuyen. Sin embargo, las cifras no llegan a los valores de la bicicleta. Se gasta trimestralmente un seguro por Q1 mil 126, mantenimiento por Q500 trimestral, y Q2,23 al día, recorriendo el mismo promedio indicado para el auto.

Movilidad del futuro

Castillo Holzheu se cuestionó cuál es el futuro de la movilidad, pero desde un enfoque que priorice a los peatones y a los ciclistas. “Más, cuando se sabe que es el modelo más barato, efectivo y con el que más fácil se podría conectar a la ciudad”, dijo.

La visión municipal se inclina por proyectos como el Aerómetro o el MetroRiel, aunque la respuesta también pasa por diversificar los actuales modelos opciones para la movilidad.

Si por ejemplo, 40 personas se distribuyen en las tres grandes opciones para movilizarse en la ciudad, las principales conclusiones son:

  • El transporte colectivo siete veces menos espacio que los vehículos individuales
  • Un ciclista ocupa seis veces menos espacio que los vehículos individuales.

Repensar el modelo actual de movilidad

La idea del estudio de diseño y urbanismo se llama “Moviéndonos en la tierra de muchos árboles”. “La propuesta invita a cuestionar el modelo actual de movilidad de la ciudad de Guatemala”, indicó

“Moviéndonos en la tierra de muchos árboles” propone repensar los 228 km² distribuidos en las 22 zonas del municipio de Guatemala. “Su diámetro de 20,5 km (este a oeste) puede ser recorrido en una hora en bicicleta”, según Castillo Holzheu.

“Podríamos tener 3 mil 004 km dedicados a los ciclistas y los peatones”, concluyó el arquitecto al señalar lo que sucedería si se adapta un carril de todas la calles del municipio para los que andan en bicicleta y a pie.

Aquí puedes ver el webinar completo:

Foto principal: Twitter / Danilo de J. Ramírez

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Más 4 mil años de trabajo para comprar una casa en Venezuela