Bitcoin, NFT y el metaverso: reflexiones sobre el año del mercado inmobiliario digital

Si no eres millonario, entonces el metaverso también es para ti, ya que la mayoría de estas transacciones tienen menos de seis cifras.
Fashion Street en Decentraland. Imagen: Decentraland

Imagina que despiertas con la noticia de que alguien pagó más de un millón de dólares por tres sitios de tierra digital junto a la famosa mansión digital del rapero Snoop Dogg. Probablemente te preguntes: «¿Qué son los bienes raíces digitales y por qué alguien pagaría por eso?».

Durante el año 2021, se produjo un apuro por comprar propiedades, arte y tierras, pero todo esto en un mundo virtual llamado metaverso. Aunque este mundo existía mucho antes de la pandemia, los bloqueos han llevado el mundo electrónico a un nuevo nivel, llamando la atención de compradores y corredores privados que han comenzado a canalizar dinero hacia esta realidad aumentada.

Pero, ¿cómo surgió este mundo, qué depara el futuro?, y ¿puede cualquiera unirse a esta realidad virtual?

Estas nuevas plataformas que albergan realidades digitales parecen modernas sin clasificar a los mundos en línea en los que vivimos no hace mucho a través de los primeros juegos de Internet como Minecraft y The Sims. Excepto por este momento, hay mucho más dinero involucrado: estos universos se construyen en cadenas de bloques y se compran con sus propias criptomonedas.

No solo tiene la oportunidad de crear un alter ego en línea, hacer amigos, compartir obras de arte únicas, sino que también se puede comprar y vender artículos virtuales. Si bien este nuevo mundo se siente un poco rebelde y lleno de tanta especulación, eso no ha impedido que la gente gaste grandes sumas de dinero.

Mars House Digital NFT. Imagen: Krista Kim

Parte de este frenesí comenzó con el aumento de la venta de tokens no fungibles o NFT. Llegó en gran medida al ojo público cuando una pieza se vendió por casi US$70 millones. A medida que el mundo inmobiliario digital comenzó a tomar nota, y The Mars House, una casa funcional diseñada por Krista Kim se vendió por casi medio millón de dólares en marzo, los inversores comenzaron a construir y vender sus propias propiedades imaginarias.

A modo de comparación, el precio medio de una casa en EE. UU. en el momento en que se vendió la Mars House era más de US$100.000 menos. Hace tan solo unos meses, Facebook anunció que tomaría su reclamo en el metaverso, e incluso cambiaría su nombre a Meta para mostrar su dedicación a vivir en una nueva realidad alternativa.

Ahora, incluso más, han surgido jugadores en este campo, como Decentraland y Sandbox. Estos universos están haciendo más que servir como sitios para el próximo desarrollo.

También se están convirtiendo en mundos donde las personas pueden asistir a eventos virtuales como conciertos y desfiles de moda, lugares para comprar ropa para los avatares e incluso comprar artículos que pueden enviarse a nuestros hogares.

Algunas personas están proponiendo proveedores virtuales donde las personas pueden vender sus propios productos, algo así como una tienda AR Etsy.

Las grandes marcas ya se han introducido en el negocio y Adidas ha anunciado una importante inversión en las últimas semanas. En lugar de crear mundos falsos completamente nuevos, algunos están replicando ciudades y sitios famosos, como la ciudad de Nueva York y Las Vegas, lo que permite a los usuarios comprar una pieza digital de un edificio del mundo real.

Grupo Metaverso compró la “propiedad de 116 parcelas en el corazón del distrito Fashion Street” de Decentraland por 618,000 maná (criptomoneda). Imagen: Decentraland

Pero si no eres millonario, entonces el metaverso también es para ti, ya que la mayoría de estas transacciones tienen menos de seis cifras.

La mayor parte del financiamiento ocurre cuando se compra el terreno en sí y luego se paga a un constructor para que diseñe y embellezca sus espacios con todas las comodidades, acabados y ostentación que no tienen en sus hogares reales. Y si no puedes pagarlo todo a la vez, los bancos virtuales ofrecen hipotecas virtuales para ayudar.

Entonces, ¿qué sigue para el mundo virtual de NFT y bienes raíces?

Muchos afirman que esto es solo el comienzo y el inicio de cómo usamos la próxima iteración de la World Wide Web. Incluso están surgiendo nuevas empresas para respaldar estas realidades alternativas, ofreciendo administrar los activos digitales, la construcción digital y la riqueza digital.

Cuando Justin Bieber realizó un concierto a principios de este mes, millones de fanáticos no tuvieron que perderse las entradas para lugares físicos, ya que únicamente podían sintonizar para ver a su avatar virtual cantar sus canciones en el metaverso.

En todo caso, este nuevo mundo muestra cómo nuestras vidas reales y nuestras vidas digitales se volverán más fluidas y completamente integradas que nunca.

No está de más leer:

4 errores que pudiste cometer en tu casa durante el 2021

Interiorismo: los 7 estilos y diseños que serán tendencia en 2022

La casa prefabricada con forma de ovni que triunfó en los años 70

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente

Las noticias inmobiliarias en tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter