La burocracia en trámites de construcción también preocupa a los desarrolladores

En Honduras existe la alternativa de solicitar un permiso de construcción por la vía electrónica.

La semana pasada se conoció que los constructores en Guatemala están preocupados porque los trámites de licencias de construcción se agilicen en el 2021, dicha inquietud está incluso por encima del covid-19. La situación no es muy diferente para los desarrolladores inmobiliarios de vivienda vertical y de oficinas.

Christian Ochaita, director de estrategia y desarrollo de SUR Desarrollos y Diego Flores, director de proyectos nuevos en Idea Central, coinciden, al igual que lo expresado por los constructores, creen que el principal reto a superar este 2021 serán los trámites de licencias de construcción.

Los directivos participaron en el webinar “Retos y Oportunidades para el desarrollo de la vivienda vertical en 2021”, donde indicaron que llegar a reducir los tiempos burocráticos es algo que también “le quita el sueño a los desarrolladores”.

A nosotros nos han tocado atrasos de licencias de 12 meses y 18 meses, que no tienen nada que ver con permisos ni procesos de lo que se solicita”, comentó Ochaita para ejemplificar la preocupación por la burocracia.

“Ojalá que los permisos llevaran seis meses”, agregó el director de estrategia y desarrollo de SUR Desarrollos, quien dijo que sus últimas licencias las obtuvo en un periodo cercano al año y considera que sí existe “bastante apertura” de la Muniguate.

“Si bien nosotros promediamos uno 10 meses para el trámite, escucho la problemática que tienen otros desarrolladores. Todos queremos agilizar el proceso porque queremos trabajar”, indicó.

Prefactibilidad

En el caso de Flores, comentó que en su experiencia como desarrolladores pequeños no han obtenido una licencia en menos de 20 meses.

“No es solo es culpa de la municipalidad (de Guatemala), pero a mi juicio debería permitir que con el estudio de prefactibilidad se pueda emitir el pago de la licencia. La entrega de la licencia debería estar condicionada a cumplir con el resto de instituciones”, sugirió como un procedimiento para poder avanzar en el proyecto.

Según Flores, con la “prefactibilidad” la comuna capitalina puede “conocer el proyecto” y confirmar que el mismo cumple con las características que solicitan.

Se tienen 24 meses de construcción, como mínimo 18, para terminar el resto de procesos. Se entrega todo a la Muni; nos entregan la licencia física, nos reciben el proyecto y lo entregamos a los consumidores finales”, añadió.

Para el director de proyectos nuevos en Idea Central, la burocracia que se vive en la ciudad de Guatemala los empujó a explorar proyectos en municipios aledaños, en donde la experiencia ha sido diferente.

Son dos meses de trámites para que nos acepten a una prefactibilidad. Se trabaja mientras se terminan el resto de proceso. Se hacen los procesos, pero en paralelo al desarrollo”, aclaró.

Los costos de la burocracia

El que un trámite de licencia de construcción sea un camino engorroso de al menos 24 meses, tiene un costo financiero para los proyectos inmobiliarios. Al final a quien se traslada dicho al consumidor final y además, surge otra situación: cambia el mercado.

“A nosotros, no ha tocado rediseñar proyectos. Si bien presentamos un proyecto a la municipalidad y cuando al final se paga la licencia toca cambiar el diseño, sin salirnos de la huella que nos autorizaron, porque cambió el mercado”, explicó Flores.

Es decir, para los desarrolladores se vuelve un doble gasto de especialistas y el costo financiero.

Si bien la situación se puede tornar política, ambos desarrolladores consideran que debería haber mayor atención a los proyectos inmobiliarios, porque significan ingresos municipales y las personas viven más cerca, lo que significa una menor dependencia del transporte privado.

“Debería ser un foco de interés para la municipalidad el acortar estos tiempos de trámites de licencias de construcción”, concluyó Flores.

¿Soluciones?

Si bien las posibles soluciones para agilizar los trámites de las licencias de construcción en la ciudad de Guatemala existen muchas, tanto Ochaita y Flores, sumaron su opinión a la lista de sugerencias que llegan al “buzón de la Muniguate“.

Flores, señaló que con la aplicación de “una muy puntual” sería suficiente. “Con que permitan que con la prefactibilidad se puedan pagar licencias, y empezar a trabajar. Así, ya son seis meses de trámites. Ese es un plazo prudente para empezar a trabajar”, dijo.

En opinión, de Ochaita, si la comuna capitalina adopta la sugerencia del director de proyectos nuevos en Idea Central, “habría una aceleración de construcciones en la ciudad, increíble”. Para él, una respuesta para simplificar los procesos sería ceder la responsabilidad de revisión a los profesionales que contratan las desarrolladoras.

Empagua es un ejemplo. Si se logrará agilizar y simplificar el proceso con Empagua sería un éxito. Sería un punto pequeño en la dinámica de tramitar una licencia, pero suficiente para tener un gran impacto en la ciudad”, concluyó.

Aquí puedes ver el webinar completo:

 

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Puerto Rico: El sector inmobiliario despega tras impacto de covid-19