La zona de los edificios que más rápido evolucionó con el covid

Durante los periodos de cuarentena, ha llevado a repensar en cómo mejorar los espacio en sintonía con las exigencias de los nuevos tiempos.

El hall de entrada y la conserjería es la carta de presentación de cualquier edificio. Esta área común recibe a residentes, visitas, correos y durante la cuarentena demostró ser clave, lo que llevó a todos los involucrados en su diseño a repensar en cómo mejorar este espacio.

Enrique Loeser, gerente comercial de Inmobiliaria Altas Cumbres, señala que es la zona de los edificios que ha evolucionado más rápido. “Lo primero que saltó a la vista es que el clásico casillero para recibir correspondencia no daba abasto para recibir los despachos de las compras online”, comentó.

El auge del e-commerce ha obligado a los arquitectos, interioristas e inmobiliarias a repensar un área común como lo es el hall.

Desde hace un par de años, muchas inmobiliarias comenzaron a considerar en sus proyectos espacios o soluciones de diseño con almacenamiento más grande en las conserjerías, incluso con frío para los pedidos de comida, para evitar que el hall de entrada se atiborre de paquetes y bolsas de supermercado.

Un servicio que debuta

Otra innovación que ya debutó con éxito es la implementación de e-lockers o casilleros inteligentes, ya que evitan el contacto entre el despachador y el cliente.

Los casilleros permiten dejar el envío seguro en el edificio, sin necesidad de bajar a recibirlo o que quede guardado en conserjería. El sistema funciona con un panel donde el despachador ingresa el número de apartamento o el nombre de la persona antes de ingresar el producto al casillero, que se ubica en la entrada o hall del edificio.

Los e-lockers o casilleros también sufrieron una “evolución” para evitar el contacto entre el despachador y el cliente.

El e-locker envía un mensaje automático al destinatario parar avisar que un paquete ingresó. Con los avances tecnológicos, ahora se puede retirar el pedido con un código QR o clave número que se recibe junto con la alerta.

Francisco Fritis, gerente comercial de la startup chilena Elock, señaló que este es un servicio que debutó primero en tiendas de retail, pero con la pandemia demostró que resulta muy útil dentro de los edificios.

Asegura que el residente reciba el producto en sus manos, evitando desórdenes y el exceso de responsabilidad de los conserjes o el riesgo de pérdida o robo”, agregó Fritis.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

4 claves para tu anuncio de vivienda en venta o alquiler en Internet

Los tipos de compradores de vivienda nueva que han llegado con el covid