¿Qué planes tiene la Muniguate para agilizar los trámites de construcción?
16 febrero, 2021
EE. UU. : amplían moratoria hipotecaria y contra desahucios hasta junio
16 febrero, 2021

Así es una casa prefabricada 100% de cáñamo

Redacción República Inmobiliaria

En el mercado de las casas prefabricadas existen soluciones para todos los gustos y necesidades. Hay modelos de multitud de materiales, algunos más populares como el hormigón o la madera y otros más peculiares como el cáñamo.

Ya no hay duda de que las casas prefabricadas han ocupado un puesto destacado en el mercado. No hay más que ver la cantidad de promotoras que se han subido al carro y que anuncian promociones enteras de viviendas industrializadas.

Los motivos de dicho auge son numerosos. Construir bajo este método reporta innumerables ventajas entre las que habría que destacar, con especial énfasis, el tiempo de construcción, la sostenibilidad, la eficiencia energética y la personalización.

El cannabis en las casas prefabricadas

Si bien se decía que se “construían” casas prefabricadas con cáñamo, pero eso no era del todo cierto. Lo que se industrializaba era, en realidad, algunas partes de la vivienda como los paneles o los ladrillos. Eso cambió. La empresa holandesa Dun Agro logró la hazaña de levantar una casa prefabricada hecha por completo de este material.

Construcción en fábrica / Dun Agro

“Hacer casas de cemento de cáñamo no es nuevo y se está haciendo en todo el mundo. Lo nuevo es la construcción prefabricada de casas hechas de cemento de cáñamo”, subrayan desde la compañía.

¿Una casa prefabricada de cáñamo?

El cáñamo es una variedad del cannabis que ya se usaba para fabricar una amplia variedad de productos como ropa, alimentos y biocombustibles. A diferencia de la marihuana, el cáñamo no contiene tetrahidrocannabinol (THC), que es la sustancia psicoactiva de la planta.

El cemento con el que han construido la casa prefabricada se ha conseguido derritiendo cáñamo, agua y pegamento. Luego, se vierte la mezcla resultante en un molde con la forma de los cimientos de la vivienda.

Después, hay que esperar tres meses hasta que el molde esté completamente seco. Una vez se complete el proceso, la casa prefabricada de cáñamo se puede transportar y ‘plantar’ donde uno desee.

Prefabricado significa que se emplean piezas construidas previamente en fábrica. Esto tiene una gran ventaja sobre la construcción tradicional de viviendas. Todo edificio industrializado se levanta más rápido y eso se traduce en un precio inferior.

En el top del ecologismo

Una de las grandes ventajas que presenta este material es que es uno de los más ecológicos que existen. “El cáñamo de cal es un material de construcción ecológico que utiliza solo una fracción de la energía que requieren los materiales de construcción tradicionales. Además, también absorbe CO₂ durante el proceso de curado”, explica la compañía en su web.

El cáñamo posee una gran capacidad de aislamiento térmico y acústico, por lo que mantiene las estancias de una vivienda secas, con temperatura óptima y saludables, es decir, que este material repercute positivamente en el ahorro energético de una vivienda.

Exterior / Dun Agro

Además, los materiales de construcción a base de cáñamo tienen la capacidad de absorber CO₂ de la atmósfera, lo que garantiza una producción de carbono negativa, es decir, que cuando se cultiva la planta se absorbe más carbono que el que posteriormente produce al producir el cemento.

A prueba de terremotos

A primera vista puede parecer que este material sea menos resistente que otros más ‘tradicionales’. Los desarrolladores del proyecto argumentan que la construcción en cadena en una fábrica el producto final es notablemente superior. Incluso, aseguran que las casas prefabricadas de cáñamo que construyen son resistentes a terremotos.

El mercado de este tipo de viviendas está todavía empezando, pero Dun Agro cree que es factible fabricar y vender alrededor de 500 de estas casas cada año. Cabe destacar que la compañía ya envío por barco una de sus casas prefabricadas a Australia.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Reconvertir oficinas en casas: una posible solución en Alemania