Casas prefabricadas de madera y pasivas: la próxima revolución del sector

La madera se está convirtiendo en un aliado para lograr proyectos duraderos, económicos y amigables con el medio ambiente.
La utilización de madera supone un ahorro medioambiental importante en las construcciones. Foto: Arquima

Una de las ventaja de las casas prefabricadas respecto a la construcción tradicional es que el tiempo de construcción más rápido. Sin embargo, este sector en auge también se aproxima al campo de la sostenibilidad.

Así, la construcción industrializada no solo es más eficiente y respetuosa, sino que también puede fabricar casas pasivas.

La Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP) explica que la construcción industrializada es una modalidad constructiva que es de por sí más sostenible que la tradicional. “Generar menos residuos y es más segura, ya que se desarrolla en fábricas y se producen menos accidentes laborales”, indica.

Además, son muchas las compañías del sector que no solo producen viviendas de manera más rápida y eficiente, sino que las fabrican siguiendo los parámetros de la edificación pasiva.

Una edificación passivhaus es un tipo de construcción que prima la máxima reducción de la energía necesaria para su climatización. Logra mantener un ambiente interior saludable y una temperatura constante y confortable mediante la optimización de los recursos existentes.

Este sistema de construcción, según la PEP, se basa en cinco principios básicos:

– Aislamiento térmico de gran espesor

– Ventanas y vidrios de altas prestaciones

– Ausencia de puentes térmicos

– Ventilación con recuperación de calor

– Estanqueidad (hermeticidad).

“El resultado son edificaciones más eficientes que producen ahorros energéticos en torno al 75% sobre los edificios de reciente construcción”, indica.

Construcción industrializada con madera

Las casas prefabricadas de madera están afectando a muchos sectores, por su actual precio internacional. Sin embargo, se está convirtiendo en un aliado de la construcción industrializada para levantar proyectos duraderos, más económicos y en sintonía con el medio ambiente.

En este sentido, el estudio de arquitectura Arquima explica que la utilización de madera supone un ahorro medioambiental importante por tres razones:

1. Energía incorporada reducida

Desde la recolección del material hasta la fabricación, el transporte, la instalación, el uso, el mantenimiento, la eliminación o el reciclaje, la madera requiere menos energía y produce menos carbono que el hormigón o el acero.

2. Emisiones más bajas

Los estudios de evaluación del ciclo de vida global han demostrado que la construcción de madera puede ofrecer menores emisiones de gases de efecto invernadero, menos contaminación del aire y del agua, menores volúmenes de desechos sólidos y menos uso de recursos ecológicos que otros materiales.

3. Certificación de sostenibilidad

La madera puede hacer que sea más fácil obtener la certificación de terceros para los proyecto, mejorando su valor y comercialización.

Leído en: El Economista

También puedes leer en República Inmobiliaria:

El envío de remesas a Guatemala creció 47,7% en mayo

Construyen edificio de apartamentos con contenedores de carga

El nuevo rascacielos de Nueva York: 343 Madison Avenue