Casas prefabricadas: qué tipos hay y cómo elegir la más adecuada

No todas las viviendas industrializadas son iguales. Te explicamos los diferentes modelos y todo lo que debes saber.
Casa prefabricada de Hormipresa en El Boecillo (Valladolid, España), realizada con el sistema Arctic Wall de paneles estructurales con el acabado incorporado.

Aunque el sector de las casas prefabricadas ha experimentado un importante crecimiento en varios países del mundo, todavía es una parte muy minoritaria del mercado inmobiliario local. Muchas personas desconocen qué son, qué tipos de casas prefabricadas existen y qué hay que tener en cuenta para este tipo de vivienda, en comparación a la casa convencional.

¿Qué son las casas prefabricadas?

A diferencia de una vivienda construida de forma tradicional desde cero en un terreno, una casa prefabricada se «produce» en gran parte en una factoría. Las piezas después se trasladan para su montaje definitivo en su ubicación final.

La prefabricación en un entorno industrial controlado aporta varias ventajas respecto de la construcción tradicional. Entre otras, se minimizan los errores de ejecución, se desperdicia menos material y se asegura mejor el aislamiento y la eficiencia energética.

De hecho, muchos expertos apuestan por este tipo de casas para «descarbonizar» el sector de la construcción, responsable del 40 % de las emisiones contaminantes.

Por otro lado, los plazos de realización se acortan respecto de una casa convencional, siendo en la mayoría de casos de unas pocas semanas. La mayor parte de ese tiempo se destina a la producción en fábrica, requiriéndose tan solo unos pocos días para los trabajos de montaje y finalización en el emplazamiento final.

Los módulos con que se realizan las casas Atlántida Homes salen de fábrica con un nivel de acabado del 90-95 %. En la imagen, modelo Aura.

El principal obstáculo que presenta una casa prefabricada es que, por la misma naturaleza del proceso de producción, que impone una estricta planificación previa y trabaja con elementos constructivos de gran formato, existe poco margen para cambios de última hora. Todas las decisiones de diseño tienen que estar muy claras y tomarse de antemano.

Tres son los materiales principales con los que se construye una casa prefabricada: madera, hormigón y acero. La primera es el material ecológico por excelencia, además de aportar un ambiente más natural y cálido. El hormigón, por su parte, ofrece excelentes prestaciones en cuanto a inercia térmica. Finalmente, el acero se utiliza principalmente para las estructuras internas y los bastidores de determinados elementos constructivos.

¿Qué tipos de casas prefabricadas existen?

No todas las casas prefabricadas son iguales y no todas las casas prefabricadas tienen el mismo precio. De hecho, el término prefabricación alude a una de las dos tipologías principales en que pueden clasificarse estas viviendas.

Hablamos de aquellas que están constituidas por elementos estructurales de dos dimensiones —paneles—  con los que luego se crea la forma final de la casa en el terreno. Por eso este tipo de vivienda prefabricada se conoce también como 2D. Una vez montada in situ, se requieren algunos trabajos de obra similares a los de la construcción convencional para llegar al resultado final.

Por su parte, las casas modulares, como su nombre indica, son aquellas producidas en módulos tridimensionales que por sí solos o en combinación con otros módulos dan lugar a la manera definitiva de la casa. Con este sistema constructivo, conocido también como prefabricación 3D, la casa salen de fábrica prácticamente acabada, en torno al 90-95 % del proyecto final.

Salvo si hablamos de viviendas móviles, que no necesitan cimentación, los requisitos constructivos y legales de una casa prefabricada son similares a los mismos que para una casa de obra convencional.

Y es que las viviendas industrializadas tienen sus propias peculiaridades que, en el momento de plantear su compra, despiertan dudas: ¿Se puede construir una casa prefabricada en cualquier terreno? ¿Se necesita licencia al igual que en una casa tradicional? A continuación resolvemos todas estas dudas.

Edificio de viviendas prefabricadas entre medianeras en el barrio de Sants de Barcelona, de House Habitat.

¿Qué hay que saber antes de comprar una casa prefabricada?

Las casas prefabricadas, ¿son un bien mueble o inmueble?

Una primera consideración es si la casa prefabricada se fijará al terreno mediante cimentación o si se ha diseñado para transportarse entera y cambiar de ubicación más adelante.

En el primer caso, hablamos de un bien inmueble con su preceptiva licencia de obras. En el segundo caso, se trata de un bien mueble.

¿Cómo es el terreno donde puedo instalar una casa prefabricada?

Las casas prefabricadas pueden levantarse sobre cualquier terreno, aunque es posible la necesidad de hacer excavaciones y contenciones de tierras si es muy montañoso. En este caso, el concepto de prefabricación se desdibuja y entramos en una solución híbrida.

Además, el coste se encarece con los trabajos adicionales. Cuanto más plana sea la parcela, mejor. Esto último, se convierte en requisito indispensable si es una vivienda transportable o modular que se entrega completa.

Con información de: arquitecturaydiseno.es 

No está de más leer:

Mejorar la eficiencia energética de una casa incrementa el precio de venta y el alquiler

La realidad aumentada ahorra costos y atrae a los jóvenes a los roles de construcción

La nueva propuesta de vivienda vertical en zona 9: Cendana

Suscríbete a nuestro Newsletter