La mayor ciudad de barro de América vuelve a asombrar a los arqueólogos

En una pequeña área de tan solo 10 m², se encontraron apilados 25 restos óseos humanos de la civilización Chimú.
Los investigadores del sitio arqueológico documentaron en octubre pasado un contexto funerario múltiple. Foto: Proyecto Chan Chan/ Roger Guerrero

El complejo arqueológico de Chan Chan, la ciudad de barro más grande de América, volvió a sorprender a los arqueólogos con el reciente hallazgo de una fosa con restos óseos de 25 individuos de la cultura Chimú, sus antiguos habitantes.

Los investigadores de este sitio arqueológico, ubicado La Libertad (Perú) y que se declaró Patrimonio de la Humanidad en 1986, documentaron en octubre pasado un contexto funerario múltiple en las excavaciones del conjunto amurallado Utzh An(Casa Grande, en el idioma chimú).

En una pequeña área de tan solo 10 m², se encontraron apilados 25 restos óseos humanos de la civilización Chimú, que dominó la costa norte peruana entre los siglos XII y XV, después los conquistaron los incas.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Hispanos Press (@hispanos.press)

Entre los cadáveres hallados, que datan de los años 1100-1300 d.C., figuran al menos dos niños, algún hombre y varias mujeres. La mayoría no supera los 30 años de edad y sus cuerpos aparecen sentados, con las piernas flexionadas.

Así lo reveló Jhon Juárez, director de la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC) de La Libertad. Detalló que la disposición de los cadáveres recrea «lo que estas personas realizaban en su vida cotidiana» en Chan Chan, considerada uno de los vestigios más importantes del Antiguo Perú.

“Se trata aparentemente de mujeres que estaban en una actividad de textilería”, declaró Juárez.

Las osamentas también tenían utensilios relacionados con esta actividad, como agujas, husos y tizas, además de decenas de formas de cerámica de diversos tamaños.

Tumba colectiva

El equipo que explora cada milímetro del terreno y a pesar de carecer de arquitectura funeraria, respondería a una suerte de necrópolis colectiva y no tanto a un lugar de sacrificio.

“Aun cuando la evaluación preliminar de tales restos no han llegado a evidenciar la causa de fallecimiento. No es posible sostener que se trate de personas sacrificadas”, destacó el arqueólogo responsable, Jorge Meneses.

Las hipótesis iniciales estiman, más bien, que se trataría de entierros primarios y secundarios. Es decir, un conjunto de cadáveres que mantiene su posición anatómica original, pero también de otro grupo de restos óseos que habría sido reubicado.

Se encontraron apilados 25 restos óseos humanos en un área de tan solo 10 m². Foto: Proyecto Chan Chan/ Roger Guerrero

“Hay cadáveres con huesos dispersos y con una coloración particular, blanquecida, que da la impresión de que en algún momento fueron expuestos en la intemperie y que han sido reubicados a partir de la cosmovisión que manejaban los Chimú”, especificó Juárez.

Lo más sorprendente de este nuevo hallazgo, agregó, es que los investigadores pensaban que los antiguos habitantes de Chan Chan habrían dedicado un espacio más aislado y concreto al entierro de sus difuntos.

No se pensó que en áreas contiguas a los muros había este tipo de contextos funerarios. Se creía que había un sector en particular, pero estamos viendo que no es así”, relató el titular de la DDC La Libertad.

Inversión fructífera

El descubrimiento de lugar funerario se dio en el marco de la cuarta temporada de los trabajos de conservación e investigación arqueológica que desde 2017 se ejecutan en Utzh An. Este año demandó una inversión que supera los US$157.000.

Desde que se inició el proyecto, las investigaciones han sorprendido año tras año a los arqueólogos, que primero encontraron el muro norte. En 2018, un total de 19 estatuillas antropomorfas de madera y un corredor decorado con relieves de barro.

Para Juárez, la fosa que se halló “demuestra que la inversión que está haciendo el Estado está rindiendo sus frutos”.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Christian Barron (@christianbarron22)

En la actualidad, el sitio arqueológico de Chan Chan está cerca de la ciudad de Trujillo, a unos 570 kilómetros al norte de Lima.

Se calcula que el lugar albergó en su época hasta 60.000 habitantes en 1.400 hectáreas, donde se construyeron palacios, centros administrativos y templos con forma piramidal con paredes decoradas.

No está de más leer:

Construir y alquilar viviendas unifamiliares es una inversión de alto rendimiento

El ‘retail’ del futuro: omnicanalidad, sostenibilidad y tienda física

¿Cuál es la dirección en la que se deben orientar los paneles solares?

Suscríbete a nuestro Newsletter