Un “pueblo” bajo la autopista con ducha, cocina, huertos y una tienda

El "barrio" se construyó con materiales reciclados y fue bautizado como "Cob on Wood" (Arcilla en Wood).
El “Cob on Wood” es un refugio para quienes viven en un campamento de personas sin hogar cercano en Oakland. Foto: EFE/JOHN G. MABANGLO

Cansados de vivir en condiciones inseguras e insalubres, un grupo de personas sintecho de Oakland (California, EE. UU.) construyó su propio pueblo. Crearon una vibrante comunidad bajo la autopista que cuenta con ducha, cocina, huertos, una tienda y hasta una clínica.

“Aquí me siento segura. Esta es una zona neutral, y además hace que me suba la autoestima. Aquí vengo a comer, a ayudar y a conectar con otras personas“, cuenta Kathy. La mujer de pelo largo castaño vive sin hogar desde hace seis años y es una víctima de violencia doméstica.

Kathy ejerce de improvisada guía. Con lágrimas en los ojos, habla del esfuerzo y dedicación que significó la construcción del poblado. El “barrio” se construyó con materiales reciclados y bautizado como “Cob on Wood” (Arcilla en Wood), al encontrarse junto a la calle con el mismo nombre de Oakland.

Casetas con motivos florales

Formado por pequeñas construcciones que recuerdan casetas de adobe y decoradas con motivos florales, “Cob on Wood” también cuenta con un horno para pizzas, un escenario y una cabaña para pasar la noche. Todo está debidamente señalizado.

Kathy, una residente cercana sin vivienda, ofrece una demostración del horno de pizza en el “Cob on Wood”. Foto: EFE/JOHN G. MABANGLO

Las estimaciones más recientes calculan que en EE. UU. viven más de medio millón de personas sin hogar. Es un problema nacional que se manifiesta de forma cruda en regiones acaudaladas como la Bahía de San Francisco, con una de las mayores rentas per cápita del país.

Sin embargo, San Francisco y poblaciones aledañas como Oakland, Berkeley y San José se ven incapaces de dar respuesta a una situación que en los últimos años ya iba al alza.

Con la pandemia la situación se disparó. Hubo un aumento sin precedentes de gente viviendo en la calle y en precarios campamentos al lado de la autopista.

Entre Oakland y San Francisco

Es precisamente en el corazón de uno de estos campamentos, situado bajo los carriles que dirigen al puente que conecta Oakland con San Francisco, donde a principios de este año, tres organizaciones locales (Essential Food and Medicine, Artists Building Communities y Living Earth Structures) impulsaron la construcción de “Cob on Wood”.

La adicción, la desnutrición, las enfermedades… en cierta manera son violencia, porque al lado tienes una economía enormemente rica y con todos los recursos para ponerle fin”, dice Ashel Seasunz Eldridge, cofundador de Essential Food and Medicine junto a Xochitl Bernadette Moreno.

Aunque es difícil de estimar una cifra exacta, por “Cob on Wood” pasan cada día decenas e incluso centenares de personas, que acuden desde los campamentos aledaños a comer, ducharse, coger ropa o productos sanitarios de la tienda, totalmente gratuitos. Usan los servicios de la clínica (operada por personal sanitario voluntario), charlar y conectar con otras personas.

Todo se financia a través de donaciones, y las organizaciones promotoras funcionan como canalizadores de estos recursos, además de ayudar en la gestión de la comunidad.

El anhelo de independencia

“Empezamos esto porque no queremos tener que depender completamente de los recursos del Ayuntamiento. Queremos ser independientes, demostrar que podemos valernos por nosotros mismos“, cuenta Leajay Harper, una mujer afroamericana que hace de voluntaria como responsable de la cocina en “Cob on Wood”.

Kathy frente a la tienda gratuita “Cobissary” en el “Cob on Wood”. Foto: EFE/JOHN G. MABANGLO

Además de ofrecer comidas nutritivas y con vegetales frescos, la comunidad organiza cada domingo una cena grupal con pizzas al horno de leña y espectáculos protagonizados por los propios miembros, en los que cada uno muestra sus habilidades artísticas.

Pese a lo vibrante de esta comunidad, que quiere convertirse en un ejemplo a seguir para otras ciudades y países y que ya recibió peticiones de estados vecinos como Oregón y de la costa Este de EE. UU., el poblado vive bajo la amenaza de desahucio, ya que se alzó sin permiso en terrenos del Departamento de Transporte de California (Caltrans).

La amenaza del desahucio

“Caltrans nos dice que por ahora no tenemos que sufrir por las construcciones, pero que podrían forzar a los residentes a desplazarse. ¿De qué sirve tener un pueblo si no hay nadie que habite en él?”, cuenta Bernadette Moreno, una de las impulsoras de “Cob on Wood”.

Moreno interrumpe sus explicaciones para saludar a “Major”, un hombre corpulento con un gorro del equipo de fútbol americano Oakland Raiders, que se añade a la conversación y explica que desde que se creó el poblado pasa en él el 80% de su tiempo cada día.

Esto es más que una comunidad para mí. Esto es mi mundo. Antes estaba en la calle y me prometí a mí mismo que saldría adelante. Ahora tengo algo a lo que aspirar”, dijo.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Tener una vivienda estable mejora la salud de las personas de bajos recursos

Teletrabajo: las condiciones de la vivienda determinan la productividad

¿Cuánto demora vender un apartamento en la ciudad de Buenos Aires?

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter