Guía con 5 consejos si no sabes cómo elegir el tamaño adecuado de una cama

¿Cómo saber el tamaño de cama óptimo para mi dormitorio? ¿Cuánto espacio necesito alrededor de la cama?
Para aquellos que buscan aún más espacio extra, la cama tamaño king es la más ancha del mercado. Foto: Simon Berger/Unsplash

Para asegurar un buen descanso nocturno, contar con una cama cómoda es fundamental. La elección de su tamaño debe ser bien pensada y tener en cuenta factores estéticos y de funcionalidad.

Antes de tomar cualquier decisión estilística o de materiales, es crucial comenzar con lo básico: Definir el tamaño del colchón.

Para responder a esto y facilitar el proceso de selección, a continuación presentamos cinco consejos para elegir el tamaño de cama adecuado.

1. Conocer los tamaños de cama

El tamaño de una cama debe ayudar a que un dormitorio funcione a su máximo potencial y realce su diseño. Un colchón demasiado grande hará que el espacio se sienta abarrotado, mientras que uno demasiado pequeño puede parecer fuera de lugar.

Por lo tanto, el primer paso para elegir el tamaño de cama adecuado es conocer las opciones disponibles, ya sean camas individuales o camas dobles.

Aunque estos pueden variar ligeramente en diferentes ubicaciones, generalmente hay seis tamaños comunes: Twin, Twin XL, Full, Queen, King y California King. Sus dimensiones (ancho, largo y área) se detallan en el siguiente cuadro:

2. Tamaño y cantidad de personas

Después de considerar todas las alternativas, es importante priorizar las camas que se adapten a sus ocupantes.

Esto implica determinar cuántas personas, niños y mascotas usarán la cama en un momento dado, además de tener en cuenta su tamaño y altura.

Un colchón de tamaño doble, por ejemplo, suele ser el tamaño estándar más pequeño y está destinado a niños y adolescentes, pero también puede funcionar para adultos que viven en un espacio pequeño y tienen una estatura promedio o más baja.

Por lo general, la mayoría de las literas utilizan esta tipología. Las camas Twin XL son similares, pero agregan cinco pulgadas adicionales de espacio para las piernas que las hacen ideales para personas más altas.

El ancho y el largo, la altura también puede ser una medida valiosa a tener en cuenta al seleccionar el colchón, ya que es posible que las camas destinadas a personas mayores o niños deban estar más cerca del piso para facilitar el acceso.

3. Medir y planificar el dormitorio

Además de responder a las necesidades de los usuarios, conocer la cantidad de espacio disponible para la cama es crucial durante el proceso de selección.

Una cama muy grande en un apartamento pequeño, por ejemplo, probablemente no sea el mejor uso del espacio limitado. Por lo tanto, primero se recomienda calcular el área de la habitación (largo x ancho = área).

Si el espacio no tiene forma cuadrada, la superficie se puede dividir en diferentes secciones que deben sumarse para obtener el total.

Al conocer también el área de cada colchón, es posible imaginar cuánto espacio quedará en la habitación. Como regla general, una cama debe tener al menos 70 a 90 centímetros de espacio para caminar a su alrededor.

Durante este proceso de planificación, puede ser útil trazar el perímetro de la cama. Esto permite visualizarlo todo y también puede servir para experimentar con diferentes distribuciones de dormitorios.

Además, otro factor a tener en cuenta es la ubicación de la habitación, ya que puede ser complejo transportar un colchón grande a un espacio de difícil acceso.

Sin embargo, una manera simple de evitar cualquier problema potencial es comprar un colchón estilo cama en una caja.

4. Soluciones que ahorren espacio

También es importante saber que existen otras formas de liberar espacio valioso además de reducir el tamaño del colchón, especialmente en espacios reducidos y angostos.

Las camas abatibles pueden ser de gran utilidad. No importa el tamaño del colchón, con el sistema adecuado estos pueden plegarse y desaparecer cuando no se usan.

5. Preferencias personales

Aunque las cualidades relacionadas con el espacio influyen en gran medida en la elección de la cama, la comodidad, el gusto personal y el estilo de dormir también juegan un papel crucial.

Al mismo tiempo, independientemente del tamaño de la habitación, algunos pueden optar por una cama más pequeña para priorizar más espacio en el suelo, mientras que otros pueden optar por sacrificar espacio por un colchón más grande.

También se puede tener en cuenta el estilo de dormir. En cualquier caso, sin embargo, debe haber suficiente espacio para dormir y vivir cómodamente, ya sea que se trate de un colchón más pequeño o más grande.

Con información de: ArchDaily

No está de más leer: 

¿Estrenas casa? 10 consejos para mudarte sin contratiempos – República Inmobiliaria

Las 6 mejores ciudades para vivir con US$1.000 o menos

Galería: Así quedó el parque ecológico Sakerty tras su revitalización

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente

Las noticias inmobiliarias en tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter