Avances de Comercial Plaza del Parque en Cobán
15 noviembre, 2019
Realidad virtual en el sector inmobiliario
18 noviembre, 2019

¿Cómo eran las casas medievales de Europa?

inmobiliaria_admin

Las casas han sido un elemento fundamental de la humanidad a lo largo de la historia y durante las diferentes épocas.

Del mismo modo que en cualquier otro aspecto de la vida diaria, la casa en la antigüedad dependía en gran medida del nivel socioeconómico de los habitantes.

Los materiales de construcción también variaban en función de la zona y el clima.

¿Cómo construían las casas?

En algunas zonas de Europa las casas eran construidas con piedras mientras que en otras regiones abundaba la madera y el barro.

Los tabiques se fabricaban a base de paja, pelo de vaca, estiércol y barro húmedo sobre una estructura de madera. La madera se cortaba cuando aún estaba verde, a fin de moldearla con mayor facilidad.

Entre los inconvenientes de estos materiales estaba el peligroso uso de las velas por las noches y también que la madera acababa pudriéndose con el paso del tiempo.

Para evitar el problema se erigía el armazón de madera sobre un plinto de piedra o ladrillo.

Los distintos armazones de la casa se construían en el taller de un carpintero y una vez listos se trasladaban al lugar de la construcción.

Casas humildes

Las viviendas más humildes, las de los campesinos, sólo tenían una estancia, la cual hacía al mismo tiempo las veces de salón, cocina y habitación.

En cuanto a los artesanos, compartían su casa con el taller y en muchos de los casos incluso con la tienda. La casa se unía un pequeño patio trasero donde pueden instalar un huerto, un corral, un pozo, un horno o la tan sabida letrina.

El interior de las casas medievales de campesinos y artesanos era muy humilde.

Casas de clase alta

En el espacio urbano, las casas se convierten en reflejo del poder de las personas demostrado por medio de la fachada.

Con el aumento de la población urbana, las necesidades organizativas y visuales de las ciudades mejoran.

Las casas más habituales en las ciudades, que eran las de clase alta, se componían de dos pisos y estaban construidas de piedra y madera. 

El nivel inferior estaba destinado a recibir las visitas, y estaba compuesto por un patio interior y varias estancias a su alrededor. Las habitaciones de la familia se situaban en la planta superior.