Construcción de casas con impresoras 3D busca revolucionar el mercado inmobiliario

En California (EE. UU.), el costo de construcción de una vivienda con impresoras 3D es un 40% más bajo que el de las casas tradicionales.
La primera casa de hormigón impresa en los Países Bajos se entregó a sus dueños el pasado 30 de abril. Foto: ©Bart van Overbeeke

Una nueva generación de startups se propone revolucionar el mercado inmobiliario automatizando la construcción de viviendas con impresoras 3D industriales. Las impresoras 3D emplean máquinas que despiden delgadas capas de plástico, metal, cemento y otros materiales, y las depositan una encima de la otra, produciendo objetos tridimensionales.

En los últimos años, las impresoras 3D se usaron para producir pequeñas cantidades de objetos especializados, como repuestos de automóviles y prótesis. Permiten al consumidor o a los negocios producir solo la cantidad necesaria usando máquinas en la casa o el trabajo.

Una pequeña cantidad de startups de todo el mundo utiliza ahora las impresoras 3D en la construcción de viviendas, afirmando que es un proceso más rápido, barato y sustentable que los métodos tradicionales.

Aseguran que esta tecnología podría ayudar a combatir la escasez de viviendas, que hace subir los precios, genera hacinamientos y provoca desalojos.

La construcción con este método, no obstante, está dando recién sus primeros pasos. La mayoría de las startups del sector desarrollan nuevas tecnologías, sin llegar a construir viviendas.

Las empresas tienen que convencer a la gente y a los reguladores de que las casas fabricadas con impresoras 3D son seguras, durables y lindas de ver. Además, deben capacitar al personal que operará las máquinas e instalará las casas.

Imprimir lo que se necesita en 3D

“Si las impresoras 3D pueden facilitar la construcción de una casa más rápidamente y con menos gastos, pueden ayudar a resolver parte del problema de la vivienda“, expresó Michelle Boyd, que dirige el Housing Lab del Centro Ternere para las Innovaciones en la Vivienda de la Universidad de California.

“Para combatir realmente la enorme escasez de casas con esta tecnología, sin embargo, habría que levantar muchas restricciones a la construcción de departamentos de varios pisos“, señaló Boyd.

Los partidarios de esta tecnología dicen que ahorra grandes cantidades de madera, metal y otros materiales de construcción que terminan en vertederos. Agregan que reduce la necesidad de obreros de la construcción en momentos en que esa mano de obra escasea.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by ICON (@icon3dtech)

Jason Ballard, CEO y cofundador de la startup ICON, dijo que el sistema de impresoras 3D puede hacer el trabajo de 10 o 20 obreros en cinco o seis oficios distintos. A diferencia de los humanos, las máquinas pueden trabajar las 24 horas del día, ahorrándole a las empresas tiempo y dinero.

“Con las impresoras 3D, podemos imprimir exactamente lo que necesitamos”, dijo Sam Ruben, cofundador de la firma y director de sustentabilidad de Mighty Buildings. El proceso puede eliminar casi todo desecho de la construcción y ahorrar de dos a tres toneladas de carbono por unidad.

“El sistema de automatización más poderoso”

En un taller de Mighty Buildings de Oakland (California), una impresora 3D deposita delgadas capas de un material parecido a la piedra que se endurece rápidamente bajo rayos ultravioletas y resiste el agua y el fuego.

Los paneles que harán de paredes salen una capa a la vez y son rellenados con una espuma aislante. Aparatos automáticos incorporan diseños a las superficies.

La impresora puede producir toda la capa exterior de una vivienda pequeña o paredes interiores que se ensamblan fácilmente. La empresa produce pequeñas unidades de 32 metros cuadrados para los patios, que pueden ser usadas como habitaciones, oficinas, salas de juegos o gimnasios.

La firma ya entregó seis unidades y tiene 30 órdenes. Las unidades cuestan de US$$115 mil para arriba, sin incluir la instalación. Se pueden combinar dos unidades para generar un espacio de unos 65 metros cuadrados.

Ruben afirma que el costo de construcción de estas viviendas es un 40% más bajo que el de las casas tradicionales en California.

Fotografía de uno de los primeros proyectos de ICON, presentado en 2018. Foto: ICON

La mayoría de los módulos son ensamblados en la fábrica y transportados en camiones a las propiedades, donde se instalan con grúas. El tamaño de las unidades depende de consideraciones como el camión de transporte a ser usado y la altura de los túneles y pasos a nivel que hay en el camino.

Mighty Buildings planea construir más fábricas y 1 mil unidades el año que viene. Además, está generando software que permite la construcción de casas al gusto del comprador.

El objetivo a largo plazo es producir viviendas de varios pisos y complejos habitacionales, según Ruben.

ICON, con sede en Austin, Texas, usa impresoras 3D para producir viviendas de bajo costo. Ya construyó unidades para indigentes en Austin y para familias pobres de Nacajuca, en México.

“Los beneficios de la automatización y la digitalización que explotan tantas otras industrias no se habían aprovechado en el sector de la construcción”, manifestó Ballard. “Las impresoras 3D son el sistema de automatización más poderoso que hay”.

¿Podrían las impresoras 3D ser una solución?

Según artículo del World Economic Forum (WEF, en inglés), las impresoras pueden producir casas más baratas y más rápidas que las técnicas de construcción tradicionales y ya han proporcionado hogares a personas de todo el mundo.

“Si se adopta a escala, este enfoque podría poner un techo sobre las cabezas de millones de personas”, indican desde el WEF.

A continuación, tres ejemplos de impresión de casas en 3D en acción que muestran la promesa de este método de construcción revolucionario:

India

En la ciudad de Chennai se construyó la primera casa impresa en 3D de la India. Tiene un tamaño de alrededor de 56 m² y se edificó teniendo en cuenta la eficiencia, según Tvasta Manufacturing Solutions.

La primera casa impresa en 3D de la India, ubicada en Chennai. Foto: Tvasta Manufacturing Solutions

Además de completar la casa en solo cinco días, se estima que la construcción es un 30% más barata de hacer y generó menos desechos en el proceso.

Holanda

Project Milestone es un proyecto de cinco casas en la ciudad holandesa de Eindhoven. La primera casa terminada ya tiene ocupantes, Harrie Dekkers y Elize Lutz, y es la primera casa impresa en 3D legalmente habitable en Europa.

La casa tiene 94 m² de superficie en una planta y se construyó como parte de una colaboración entre la Universidad Tecnológica de Eindhoven, el municipio de Eindhoven y empresas del sector privado.

La vivienda tiene 94 metros cuadrados de superficie. Foto: Cortesía de Project Milestone

La casa se diseñó para parecerse a la forma de una gran roca y mezclarse con simpatía con su entorno natural. Poder crear curvas fácilmente es solo una de las ventajas que tiene la impresión 3D sobre los métodos de construcción tradicionales.

EE. UU.

Se construye un desarrollo de viviendas de dos a cuatro dormitorios en Austin, Texas, utilizando una combinación de construcción tradicional e impresa en 3D.

La planta a nivel del suelo de las casas se ha impreso en 3D y los tejados están hechos de materiales convencionales.

Utilizando Lavacrete, una forma de cemento, las casas están diseñadas para resistir incendios, inundaciones, vientos y otros desastres naturales mejor que las casas construidas convencionalmente, según ICON, la empresa de impresión 3D involucrada en el proyecto.

Con información de: AP, WEF

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Los apartamentos que “de la noche a la mañana” son invendibles en Reino Unido

Piden US$44 mil por un micro apartamento en Buenos Aires

Edificio de apartamentos de lujo en Miami acepta criptomonedas como forma de pago