El impacto del covid-19 en los patrones y la demanda de movilidad

Si bien muchos se han familiarizado con cambios repentinos y profundos en la forma de vivir, trabajar y socializar propia de la “era covid-19, estos desafían muchas suposiciones que se han mantenido por mucho tiempo sobre los patrones y demanda de movilidad.

El índice de movilidad de los consumidores, realizado por la firma EY, estudió en nueve países los patrones de traslados y viajes de los consumidores en tres segmentos de movilidad clave: trabajo, ocio y entretenimiento, viajes domésticos y por propósitos sociales.

Andrés Dobles, Líder del sector de movilidad de EY, señaló que los hallazgos sugieren una desaceleración importante en la movilidad de los consumidores en todo el mundo.

“A medida que las personas se han concentrado más en sus casas en lugar de sus oficinas de trabajo, los viajes han sido menos frecuentes, más locales y cada vez más dentro del territorio nacional. Los viajes se enfocan en obtener productos básicos para el hogar en lugar de ir a trabajar o entretenerse“, explicó. 

El análisis muestra también un triple golpe al transporte público. Este sector que se ha enfrentado a desafíos como la reducción de ingresos, el aumento de los costos operativos y una batalla cuesta arriba para persuadir a los consumidores de que es seguro utilizar sus redes.

Los viajes en taxi y transporte público registraron las mayores disminuciones por segmento en todos los ámbitos. Mientras que los viajes realizados en vehículos personales (automóvil o motocicleta) o los viajes en micromovilidad (bicicletas, bicicletas eléctricas y scooters, en algunas partes del mundo) están entre los menos afectados.

Disminución mensual promedio en viajes por tipo de transporte, de acuerdo al índice de movilidad de consumidores de EY. Imagen: EY

Cambio en los patrones y demanda

Dobles comentó que si bien las compañías de transporte público trabajan para convencer a los consumidores de que las medidas en las unidades son efectivas para bajar el riesgo, es difícil imaginar regresar a los niveles anteriores de pasajeros. “Al menos hasta que el covid-19 se haya controlado mucho más”, resaltó. 

Los patrones sugieren que los consumidores siguen eligiendo viajar en automóvil, con el objetivo de evitar compartir espacio con extraños. Sin embargo, amplían la percepción de seguridad a una categoría que involucra higiene, limpieza y bienestar, más allá que accidentes y lesiones en carretera.

El índice reveló que los viajes en general disminuyeron en un 61% como consecuencia del aumento en la cantidad de personas que informan trabajar desde casa, al menos el 60% del tiempo (aumento de 4,5 veces del 16% al 73%). Asimismo, los viajes por ocio y entretenimiento disminuyeron en 51%.

El análisis del índice de movilidad de EY muestra un triple golpe al transporte público.

El cambio hacia priorizar los viajes esenciales también se refleja en los viajes con fines domésticos y sociales, que muestran la menor disminución (40%). Los viajes para encontrarse con amigos y familiares disminuyeron más (50%). Mientras que los viajes para necesidades inevitables -comprar artículos básicos para el hogar-, disminuyeron menos (21%).

Reinventarse

De acuerdo con los resultados de EY, el tiempo promedio de viaje semanal por persona se redujo en un 40%. Pasó de un promedio de 6 horas a 3,7 horas. Lo anterior, da pie a considerar que un consumo consciente, asociado con los alimentos y los bienes de consumo, ahora puede estar entrando en el ámbito de la movilidad.

Ello representa tanto un enorme desafío a corto plazo para las redes de transporte existentes. También, existe una “tremenda oportunidad para reimaginar y reinventar los entornos y economías locales” en una mayor escala de tiempo.

Según EY, el estudio de patrones se realizó en Suecia, India, Singapur, China, Corea del Sur, Alemania, EE. UU., Reino Unido e Italia. “Sin embargo, las tendencias son muy similares a la región de Centroamérica, por lo que los datos pueden ser extrapolados”, agregaron desde la firma internacional.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Las ventajas y desventajas de un compañero de cuarto (roomie)

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter