Las 10 cualidades de una vivienda, según Anne Lacaton

La ganadora del premio Pritzker 2021 explicó su concepto de lo que es un lugar habitable.
El premio Pritzker, que ganó Anne Lacaton junto a Jean-Philippe Vassal, es considerado el principal premio arquitectónico mundial. Foto: Universidad Ramon Llull

Una de las palabras más repetidas durante la intervención de Anne Lacaton en el Congreso de Arquitectura y Sociedad fue “calidad”. Otra, “espacio”. Con estas dos ideas, la última ganadora del premio Pritzker —consiguió el galardón junto a su socio, Jean-Philippe Vassal—, estructuró una ponencia centrándose en la importancia de la vivienda, que, en su opinión, se ha redescubierto estos meses.

“El lugar que habitamos se ha revelado el más importante durante la pandemia”, dijo. Y calificó la vivienda como “el reto más hermoso al que se enfrenta la arquitectura contemporánea”.

“De la calidad de la vivienda dependen la calidad de las relaciones (entre las personas) y la calidad del espacio público”, aseguró Lacaton al comienzo de su intervención.

Señaló que desde el principio de su carrera reflexionó junto a Vassal sobre cuáles deberían ser las cualidades de los lugares que habitamos.

La arquitecta proporcionó una lista con esas 10 cualidades:

— Generosidad

— Espacio libre y espacio extra

— Capacidad de apropiarse el espacio

— Transparencia

— Continuidad entre el interior y el exterior

— Movimiento

— Estructura abierta

— Espacio privado exterior

— Espacio de transición

— Placer e imaginación.

Estándares de vivienda pequeños y restrictivos

Lacaton se quejó de que “en general los estándares de las viviendas son demasiados pequeños, demasiados restrictivos”, ya que ella defiende espacios más amplios cuyo uso no esté programado, en forma de habitaciones que tengan que ser cocinas, salones o dormitorios.

“Un espacio para vivir debe ser generoso, cómodo, adaptable, flexible, lujoso y asequible”, insistió.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Liska + Associates (@liskadesign)

La arquitecta resaltó la idea de que la vivienda debe proporcionar libertad a sus habitantes, recalcó en que “las viviendas deben ofrecer tanto espacio extra como espacio programado, para proporcionar situaciones placenteras” y que cada persona pueda configurar su espacio vital.

También habló de la necesidad de que incluso en las ciudades, “toda vivienda debe tener un espacio exterior privado, como un balcón o una terraza para dar la posibilidad de vivir en exterior, de tener un jardín como en un chalet”.

“Nuestro objetivo —recalcó la arquitecta francesa— es redesarrollar en las ciudades el concepto de villas, de casas con jardín”.

Lacaton: “Hacer más con menos”

Lacaton dedicó una parte importante de su charla a explicar algunos de los proyectos de rehabilitación o transformación de edificios, que podían haber tenido un uso diferente, en viviendas.

En estos casos se trataba de mejorar la calidad, extender el espacio vital, incrementar el placer y la comodidad, ahorrar energía y dar más luz, hacer más con menos, y hacerlo con y para los habitantes.

Comparó el coste entre demoler y reconstruir edificios de apartamentos, sobre todo los construidos en los años 60 y 70, para convertirlos en viviendas no convencionales: demoler y reconstruir cuesta US$194.900 por vivienda, mientras que readaptarlos supone un tercio, US$64.900.

También incidió en que cuando se encargaron de la renovación de tres bloques de pisos en Burdeos lo importante no eran esos tres bloques, sino poner en el centro de la intervención los 503 pisos sobre los que tenían que actuar y sus habitantes.

Aquí puedes ver la ponencia completa de Anne Lacaton:

Con información de: Diario de Navarra

No está de más leer:

10 datos que debes saber del Palacio Nacional de la Cultura

¿Qué piensa un arquitecto como Juan Carlos Baumgartner sobre el futuro de oficinas?

La digitalización en la construcción: los beneficios de las librerías BIM

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter