Azul: el color que se adapta a cualquier estilo de interiores

Un color universal que resulta idóneo para proporcionar personalidad a cualquier estancia.
El nuevo color en diseño de interiores es el azul en todos sus matices. Imagen: Kristin Baldeschwiler/Pixabay

El azul está a la conquista del mundo del interiorismo y del diseño. Este color no solo influye de manera positiva en el bienestar, y más si se combina con materiales cálidos como la madera, sino que también ofrece una sensación acogedora a cualquier ambiente.

Desde el Azur que hace soñar con playas exóticas hasta el misterioso Índigo que desde hace siglos se asocia con la espiritualidad. Cada matiz suscita diferentes sensaciones.

El vibrante cobalto o el azul eléctrico tienen un efecto más estimulante mientras que los tonos más suaves como el azul celeste y petróleo resultan más tranquilizadores. Por ello, no es de extrañar que estos últimos aparezcan cada vez más en cuartos de baño y dormitorios.

También los salones y cuartos de estar son susceptibles de sumergirse en este bello color por la combinación de diferentes tipos de tonalidades.

¿Con qué otros colores y elementos combinar el azul?

A pesar de que el azul es el color más fresco de toda la gama de colores, posee muchas variantes. Dependiendo de la combinación de colores y materiales, el azul adquiere un subtono cálido o frío. Es lógico pues que la elección de su suelo determine en gran medida el efecto del azul.

Para una sala de estar acogedora, lo mejor sería optar entonces por paredes en azul oscuro y un decorado en madera de tonos cálidos. Para reforzar aún más la calidez, se puede jugar con accesorios de tonalidades tierra como el rojo castaño, el marrón chocolate y el amarillo ocre, completados o no con ratán y cerámica oscura.

Y si una pared completamente azul resulta demasiado, también se puede optar por una llamativa butaca azul o elementos decorativos, como cerámica artesanal o turquesa intensa.

Para los aficionados al diseño escandinavo, lo idóneo sería entonces combinar el azul pastel con un decorado de madera en tonos claros. Y al revés, las tonalidades del azul claro también pueden suavizar el efecto grisáceo de un suelo.

Las tonalidades en claro y fresco, a su vez, se ven reforzadas por decorados de baldosas o de un austero vinilo que emule al hormigón, combinado o no con acentos de acero y metal negro para destacar aún más ese aspecto fresco y urbano.

¿Y cuál es la conclusión de todas estas combinaciones posibles? Que el azul es un color universal que resulta idóneo para proporcionar personalidad a cualquier estancia y en combinación con el suelo de nuestros sueños.

No está de más leer:

Luces de neón, el nuevo elemento retro en la decoración de interiores

Bañera o ducha: qué alternativa es la mejor para tu baño

Una minicasa prefabricada de 35 m² que tiene todo tipo de lujos

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter