COVID-19: No negociar un contrato de arrendamiento es perder a futuro
9 abril, 2020
Tendencias tecnológicas para modernizar el sector inmobiliario
14 abril, 2020

Diego Flores: “Pedimos más horas al día para trabajar, no amnistías ni recursos”

Braulio Palacios

La inmobiliaria y desarrolladora de proyectos Idea Central propuso en marzo pasado un Plan de reactivación para el sector construcción de manera urgente, una vez concluyan las disposiciones de aislamiento social.

El Plan que propone Idea Central se basa en que la Municipalidad de Guatemala amplié por tres horas adicionales el horario de trabajo para los desarrollos inmobiliarios en proceso, por un plazo mínimo de seis meses.

Diego Flores, director general de Idea Central, señala que uno de los objetivos principales es que la mano de obra que dejó de percibir ingresos por el COVID-19 enderece su situación financiera mediante horas extras.

Diego Flores, director general de Idea Central.

El permitir que las obras funcionen 14 horas diarias durante seis meses, permitiría continuar empleando personas, cumplir con entregas y que el sector recupere el espacio perdido en los desarrollos durante la cuarentena.

¿No cree usted que el Plan se centra demasiado en los proyectos con gran porcentaje de ventas y no en los nuevos, que verán afectada su demanda por el COVID-19?

– Cualquier proyecto inmobiliario de construcción vertical -edificios de apartamentos u oficinas– aunque se tenga vendido un solo apartamento u oficina, necesita ser terminado.

A diferencia de un condominio, en donde se construye una casa y a su alrededor hay lotes que, con el tiempo, se vuelven casas, en un edificio, se necesitar terminar todo. No se puede entregar un apartamento sino hay elevadores o las áreas comunes no están terminadas.

Todos los proyectos que ya iniciaron, independientemente de las ventas que tienen, necesitan terminar. La mayoría de proyectos de este tipo que están en ejecución tiene el mismo apalancamiento bancario.

“La propuesta es lograr tres horas adicionales de trabajo diarias (6 a.m. – 8 p.m.)”

Son millones de dólares que cuestan estos proyectos y que son financiados por el sistema financiero. En este tipo de proyectos se incluye el costo financiero que se necesitará para la ejecución. En nuestro caso, puede significar 20 meses de construcción y ahí se incorporan 24 meses de pago de interés.

Si el paro dura dos meses, y no hay cambios y no se logra la ampliación de horario que solicitamos, van a ver dos meses más de intereses por pagar y también serán dos meses que se aplazarán las entregas de proyectos.

En nuestro caso, tenemos un alto porcentaje de proyectos ya vendidos. Sin embargo, no es total. También dependemos de la recesión, que seguro traerá un atraso en las ventas pendientes. Pero independientemente de lo no vendido, debemos concluir y cumplir con la gente que ya nos compró.

¿Las personas aún demandan la entrega de sus apartamentos en medio de la crisis -y limitantes- que enfrenta el sector? ¿No hay opción de negociar?

– Tengo un cliente que nos compró un apartamento. El vive en la actualidad en una casa en Carretera a El Salvador y ya le informó a los propietarios que entregaría la casa a finales de año.

El cliente se comunicó conmigo y me dijo que debido a las circunstancias no podría pagar la cuota del enganche este mes, pero que la haría efectiva en diciembre. Sin embargo, también me pidió confirmación de que el apartamento sería entregado a tiempo. Dada la situación, le expliqué estábamos haciendo de nuestra parte para cumplir nuestro compromiso y también le explique sobre el Plan de Reactivación.

En nuestro caso, tampoco estamos 100% detenidos. Estamos a un 25%, cumpliendo los permisos del Ministerio de Economía. Si bien estamos con sobrecostes, estamos cumpliendo con las medidas solicitadas.

Si bien no estamos parados completamente debemos contar con una herramienta que nos permita recuperar el tiempo perdido. Caso contrario, será muy complicado entregar los proyectos en las fechas estipuladas.

Las personas que se han acercado con nosotros tienen como principales inquietudes son las cuotas de pago y también el tiempo. Las personas sí están contemplando que cumplamos una fecha de entrega.

Una parte fundamental es que se autorice la ampliación de horarios. ¿Ya tuvieron acercamientos con la Muniguate para exponer el Plan y que acepte?

– Tenemos relación con la Municipalidad pero muy fría e indirecta. Está propuesta no la hemos podido presentar de manera formal porque la Muniguate ha estado cerrada y será hasta que reanuden que podremos presentarla a la Ventanilla Única.

En lo que hemos avanzado para que se logre es con el resto de desarrolladores. La propuesta ha sido muy bien aceptada porque todos estamos en situaciones similares.

La propuesta si creo que tiene la posibilidad de que sea aceptada porque a diferencia de otros gremios no es una petición que hable de ayudas para derogar o poder pagar impuestos (amnistía) o que hable de recibir recursos. No estamos pidiendo dinero, estamos pidiendo una autorización de un horario extensivo.

“Las obras que iniciaron, deben ser finalizadas. Es más caro no terminarlas que terminarlas

Los únicos que se verían afectados serían los vecinos porque tendrían más ruido por unas horas adicionales. Sin embargo, no habría aversión sí la comunicación municipal es asertiva hacia los vecinos y se da a comprender que el beneficio es para el trabajador principalmente.

Hablamos de albañiles, carpinteros, ayudante, etcétera. Es un estimado de 300 y 500 personas por obra. Imagine a cuántas personas se podría apoyar con ingreso si consideramos la cantidad de edificios que se construyen en la actualidad. Y son ingresos que no restan al país, es el sector privado quien eroga ese dinero.

El empleado logra más ingresos en menor tiempo. Con esos ingresos, fácilmente endereza la situación económica en la cual pudo haber caído debido a la situación por la cuarentena.

¿Usted cree que el Plan de Reactivación Económica que proponen Idea Central tiene la aceptación y respaldo del gremio constructor del país?

– Totalmente, 100%. Si no no lo estaríamos haciendo.

En caso de ser aceptada la propuesta, ¿habría dificultad de ejecutar la ampliación las horas de trabajo en las obras sí se amplía el plazo del toque de queda?

La propuesta entraría en funcionamiento una vez termine la cuarentena. Si termina en dos semanas, la extensión de horario iniciaría después. Durante la cuarentena estamos claros que es de importancia el distanciamiento social.

¿Cree que seis meses bajo esta ampliación son suficientes para permitir al sector acercarse a las expectativas para el 2020?

– Nuestro estimado es que en seis meses, con esas tres horas adicionales diarias, logramos recuperar el tiempo perdido en los dos meses de cuarentena. Naturalmente, si las disposiciones se extiende, se necesitarán más meses con la ampliación.

Con esto, logramos igualar los números del año pasado. Con las obras que ya están en ejecución se logra alcanzar los resultados de 2019. La predicción de sobrepasar el año pasado, sería con las nuevas obras. Difícilmente lo que no se inició a construir iniciará, por el riesgo. Pero las obras que iniciaron, le aseguro deben ser finalizadas. Es más caro no terminarlas que terminarlas.

* Nota del autor: La palabra “amnistía” (de impuestos) incluida en el titular no es textual a lo dicho por el entrevistado. Sin embargo, se utilizó por un tema de espacio y porque reúne la idea central brindada durante la entrevista.

También puedes leer de República Inmobiliaria: