Dinamarca aprueba construcción de isla artificial en Copenhague

El proyecto enfrenta la oposición de los ambientalistas que están preocupados por el posible impacto de su construcción.
La construcción de la isla artificial, del tamaño de unos 400 campos de fútbol. Rénder: Copenhagen Municipality

El parlamento de Dinamarca votó a favor de la construcción de una isla artificial con un costo de US$3.300 millones en Copenhague que albergará a 35 mil personas que estarán conectadas al centro a través de un túnel portuario y una línea de metro.

La aprobación de Lynetteholmen, el nombre sugerido para el nuevo distrito, recibió críticas por no haberse investigado a profundidad las consecuencias medioambientales de su construcción, entre otros temas. Se anticipa que el trabajo comenzará en 2035 y finalizará en 2070.

La isla artificial medirá tres kilómetros cuadrados y también funcionará como protección para futuras inundaciones en Copenhague debido a los niveles crecientes del mar.

Será construida al norte de la popular isla Refshale, una antigua zona industrial, y un túnel portuario que se planea conectar con la autopista E20.

Una vista de pájaro generada por computadora de la construcción planificada Rénder: Copenhagen Municipality

¿Qué es el proyecto Lynetteholm?

El proyecto está programado para durar 50 años con trabajos en Lynetteholm a partir de 2035 y se completará en 2070.

Se espera que la isla ayude a resolver la creciente escasez de viviendas en la capital y ayude a aliviar la congestión del tráfico al redirigir los automóviles por el centro de la ciudad en lugar de atravesarlo.

Se construirá al norte de Refshale Island, una antigua zona industrial gentrificada, mientras que se planea conectar un túnel portuario a la autopista E20 existente.

El plan lo presentó el gobierno de centroderecha del entonces primer ministro Lars Loekke Rasmussen en octubre de 2018. Se aprobó de inmediato por la municipalidad de Copenhague.

El visto bueno se dio el viernes pasado en una votación de 85 a 12 en el parlamento danés.

Preocupa construcción

También existe preocupación entre los ambientalistas sobre el movimiento de sedimentos en el mar y el posible impacto en los ecosistemas y la calidad del agua.

El puerto de Copenhague, donde está prevista la construcción de la isla artificial Lynetteholm, como está ahora. Foto: Reuters

Los manifestantes se reunieron frente al edificio del parlamento danés cuando el proyecto de ley se aprobó el viernes. La manifestante Eva Larsen dijo que estaba “muy preocupada” por la posibilidad de que camiones de construcción pasen por la ciudad a diario.

Carina Christensen, directora de la asociación danesa para el transporte de mercancías por carretera, dijo que el transporte más “respetuoso con el clima” era una opción a la hora de entregar materiales para la construcción de Lynetteholm, pero se requiere el visto bueno del gobierno.

“Los camiones eléctricos, por ejemplo, eliminarán las emisiones de CO₂ y reducirán el ruido, pero a cambio costarán más y generarán más viajes“, dijo.

Una evaluación medioambiental sugirió que se necesitarían hasta 350 viajes en camión por día a través de Copenhague para entregar las materias primas, una vez que se haya iniciado la construcción.

Otro manifestante, Nicholas Woollhead, dijo que no debería haberse tomado una decisión sobre Lynetteholm antes de las elecciones locales de noviembre.

“Este proyecto, uno de los proyectos de infraestructura más grandes en la historia danesa, se nos echa encima entre los períodos electorales en los que no tenemos la oportunidad de ser escuchados”, dijo.

Con información de: Euronews, BBC, AP

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Francia ofrece hasta €2 mil 500 a quien opte por una bicicleta eléctrica

Desde México hasta Argentina, compiten en el próspero mercado inmobiliario de Florida

El nuevo rascacielos de Nueva York: 343 Madison Avenue

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter