Interiores ecológicos: cómo tener una decoración sostenible en 5 sencillos pasos

Hay aspectos pequeños, pero de mucha trascendencia, toma nota y forma parte del cambio.
Recuerda la máxima: antes de comprar es preferible restaurar y reciclar todo lo que sea posible. Foto: Sue Rickhuss/Pixabay

¿Sabías que hasta la pintura de las paredes puede contaminar? Te contamos más sobre cómo hacer más ecológica y sostenible tu decoración de interiores. Hay aspectos pequeños, pero de mucha trascendencia, ¡como los jarrones de vidrio reciclado! Toma nota y forma parte del cambio.

1) Colores libres de químicos

Que tus paredes luzcan impecables es básico, lo cierto es que no siempre contemplamos pinturas y esmaltes sin tóxicos. ¿Sabías que compuestos orgánicos volátiles, incluidos en pinturas industriales, liberan químicos perjudiciales que, de acuerdo con Environmental Working Group, daña al planeta e irritan las mucosas?

Por fortuna hay opciones verdes, con múltiples acabados y encantadores tonos disponibles en las marcas más conocidas del mercado. No hay pretextos.

2) Recupera, reutiliza y recicla

Vivir en una hogar más limpio ya no es un lujo ni una moda, es una necesidad. Así que recuperar muebles es uno de los primeros pasos para disfrutar de un espacio con espíritu ecológico, y es que aportan personalidad y cuentan su propia historia.

¿Qué más puedes hacer? Recuerda la máxima: antes de comprar es preferible restaurar y reciclar todo lo que sea posible.

3) Entre más artesanal, mejor

Elementos decorativos hechos a mano con cariño y materiales 100% naturales es la apuesta, así como elegir muebles de maderas ecológicas sin barnices sintéticos.

En países como Guatemala y México, hay muchos artesanos con una producción limitada para llenar de vida tu casa y además puedes apoyar al comercio local.

4) Tejidos veganos

Nada mejor que proteger la piel de tu casa con blancos biodegradables certificados. Las telas sostenibles por excelencia son el lino, el bambú y el algodón orgánico, el cual es cultivado en terrenos en los que se prohíben pesticidas y herbicidas, según Better Cotton Initiative.

Los puedes encontrar en ropa de cama divina, que seguro vas a adorar, así como en tapices, toallas y alfombras. Preferir textiles orgánicos más que un capricho es un must, ya que su elaboración implica una reducción en el uso de agua.

5) De vidrio, por favor

¡Apúntate al vidrio reciclado! Ya sea para poner flores naturales en un jarrón, reemplazar tus vasos rotos o almacenar y hasta ordenar tu cocina. Cada vez hay más opciones que en verdad abogan por un mundo menos contaminado. Al ser reciclado, este tipo de material requiere menos energía para su producción. ¿No es genial?

Con información de: Vanidades

No está de más leer:

Las ciudades poscovid, a debate en el Congreso Mundial de Arquitectura

No quieren subirse al andamio: el problema generacional que atraviesa la construcción

Dos apartamentos que se convierten en uno: no es fácil pero lo vale