El nuevo edificio modular más alto del mundo: 546 viviendas y 135 metros de altura

Se trata de dos torres residenciales destinadas al alquiler, se encuentra al sur de Londres.
El edificio terminó de construirse en mayo, y fue bautizado como Ten Degrees. Foto: HTA Design

Cada vez es más frecuente encontrar edificios que se alejan de la tipología sencilla de pequeñas casas y cabinas prefabricadas. Hay más edificios de mucha altura y con características que no tienen nada que envidiar a los grandes edificios construidos de forma convencional.

Un buen ejemplo es el que creó el estudio de arquitectura británico HTA Design. El proyecto es un esquema de viviendas de dos torres en Croydon, al sur de Londres, y es el edificio modular residencial más alto del mundo, según explica el propio estudio.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by HTA Design LLP (@htadesignllp)

El edificio terminó de construirse en mayo, y fue bautizado como Ten Degrees. Cuenta con un total de 135 metros de altura y comprende 546 viviendas que se van a lanzar al mercado del alquiler, una galería de arte y un café en dos torres que abarcan 38 y 44 pisos.

“El desarrollo proporciona un nuevo espacio cívico para Croydon a nivel del suelo, un ‘jardín de invierno arbolado’ que ofrece un nuevo espacio verde a George Street y crea una puerta de entrada al barrio cultural emergente”, señala HTA Design.

Realidad virtual e impresión 3D

Ten Degrees incorpora casi 1.500 módulos y se construyó en colaboración con Vision Modular Systems y Tide Construction, quienes fabricaron cada uno de los módulos que forman parte del conjunto.

Tanto para el diseño como para la construcción se utilizaron diferentes técnicas y tecnologías. Hay desde realidad virtual hasta impresión 3D para la creación de prototipos y una fachada modular en ángulo.

El edificio de gran altura se fabricó fuera del sitio en el que se iba a levantar, desde que se presentó el proyecto, solo fueron necesarios 39 meses para completarlo.

Además, con estas técnicas se le dio un toque de sostenibilidad, ya que se pudieron reducir las emisiones de carbono hasta en un 40%.

Cada uno de los pisos residenciales contiene siete viviendas, de una y tres habitaciones. Las casas incluyen espacios de estar, ventanas de piso a techo y balcones Juliette.

En la base y en la parte superior hay espacios compartidos como un salón en la azotea, comedores privados, un gimnasio, instalaciones sociales y de ocio y espacios de ‘coworking’.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Greystar (@greystarapartments)

Las influencias del diseño

El exterior de las dos torres adquiere un diseño geométrico multifacético que refleja la influencia de una colección de torres locales de mediados del siglo XX, incluida la torre No.1 Croydon.

Las baldosas de terracota esmaltadas cubren el exterior de las torres para formar una manta reflectante de color verde en sus fachadas.

A lo largo de la torre de 38 pisos, se organizaron paneles de terracota para crear una formación puntiaguda entre las ventanas y los balcones de metal perforado.

Por su parte, la torre de 44 pisos tiene un aspecto más minimalista, con dos paneles que se combinan para formar un efecto de zigzag.

No está de más leer:

Congreso Mundial de Arquitectos propone modelo de ciudades pospandemia

La duración de los viajes diarios importa para los compradores de vivienda

Hogares se renuevan con la pandemia e impulsan al sector de muebles

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter