7 edificios y lugares abandonados más impresionantes del mundo

La naturaleza ha intervenido para dejar postales curiosas y en ocasiones un poco terroríficas.
La construcción del hotel en Balí, Indonesia, nunca se completó. Foto: Romain Veillon

1. Antigua mina de carbón Gunkanjima

Ubicada en la Prefectura de Nagasaki, esta mina de carbón también llegó a ser conocida como Gunkanjima (isla del Acorazado) tras la construcción de la muralla a su alrededor para proteger los edificios del fuerte oleaje.

Después de ser el hogar y trabajo de los mineros de la zona, en 1975 su población pasó a ser cero, y sus alrededores quedaron abandonados.

La mina forma parte de la lista de «Sitios de la revolución industrial japonesa» que recibió la insignia de Patrimonio de la Humanidad.

2. Torre Scola

Este edificio militar que servía de protección estratégica en el siglo XVII, fue abandonado después del deterioro causado por las guerras napoleónicas.

Torre Scola, o Torre de San Juan Baptista, se ubica en el llamado Golfo de los Poetas que pertenece a la provincia de La Spezia y, aunque en el año 1915 tenía prevista su demolición, varias obras de restauración han conseguido hacer de ella un nuevo destino turístico.

3. Acuario inesperado en Bangkok

La suerte y la naturaleza han hecho que este edificio en Bangkok, Tailandia, pasase de ser un centro comercial, el New World Mall, durante sus días de actividad a un acuario inesperado. Tras su abandono en la década de los 90s el lugar se fue inundando.

Para evitar los mosquitos que atraía el nuevo «estanque», los vecinos llevaron peces tilapia como medida anti-plaga natural (esta especie fue apodada como pez anti-malaria).

Ahora, habitan en el centro comercial los peces que han ido conquistándolo para convertirlo en su nuevo hogar, entre las escaleras mecánicas y los viejos carteles de ofertas.

4. Un cementerio de cabinas telefónicas rojas

A las afueras de Londres se ubica una especie de cementerio dedicado, probablemente, a uno de los iconos de la ciudad más repetidos en imanes y postales: la cabina telefónica roja.

5. Parque de atracciones en Japón

El teleférico esférico era parte del parque de atracciones japonés Spaceship Ropeway inaugurado en la década de los años 60, desde el cual se podían apreciar las vistas del valle y el río donde está ubicado.

6. Las paradas de autobús ex-soviéticas

A raíz de este ejemplo de Kazajistán, se podrían considerar las paradas de autobús ex-soviéticas una atracción turística en sí mismas, pese a ser espacios públicos abandonados.

El paso del tiempo en el deterioro de sus materiales no ha hecho más que dotar la infraestructura de un misterioso encanto digno de fotografiar.

7. El hotel fantasma de Bali

El conocido como Hotel Fantasma de Bali, Indonesia, nunca llegó a abrir sus puertas, pero a día de hoy recibe igualmente visitantes curiosos por conocer sus habitaciones o estructuras como el dragón de piedra que decora las escaleras.

En el resort de lujo y sus aposentos abandonados que no se llegó a terminar de construir, la vegetación ha ido poco a poco tomando espacio.

No está de más leer:

De no creer: Los baños más raros y sin sentido del mundo

Convierten una furgoneta Peugeot en una minicasa y oficina móvil

‘Scandicraft’: Todo lo que debes saber de la tendencia por excelencia de 2022

Suscríbete a nuestro Newsletter