Llenan de vida y color las calles de Antigua Guatemala
12 agosto, 2019
Prácticas urbanistas: ciclovías
16 agosto, 2019

Confianza: clave del negocio inmobiliario

inmobiliaria_admin

El experto en el negocio inmobiliario regional, Raúl Calvet, nos comparte su opinión sobre la tendencia en inversión inmobiliaria.

Cuando empecé a pensar en este artículo Guatemala vivía sus días finales de incertidumbre ante los resultados de las elecciones presidenciales.

Hoy los guatemaltecos tienen un nuevo Presidente, se renovaron las expectativas, volvieron a recargarse las esperanzas.

También a reactivarse los planes de la vida de 9 millones de personas entre los 20 y los 69 años, casi el 50% de la población de Guatemala.

El negocio inmobiliario y su alter ego, la industria de la construcción, son motores importantes que dinamizan la economía de Guatemala, la cual ha visto surgir nuevas actividades como la intermediación financiera y las telecomunicaciones que lideran el PIB junto con la industria manufacturera y la producción agrícola.

Lo particular del negocio inmobiliario y en gran medida de la construcción, es que dependen no solo de la capacidad económica de los individuos y su acceso al financiamiento, sino también al sentimiento de confianza y el estado anímico del ciudadano.

En Estados Unidos, el principal socio comercial de Guatemala, es tan claro e importante este concepto que instituciones como el Federal Reserve, el Conference Board y la Universidad de Michigan, miden y publican periódicamente el Índice de Confianza del Consumidor, el Índice de Confianza de las Empresas y el Índice del Sentimiento del Consumidor.

Así, proyectan el comportamiento futuro del gasto e inversiones de las personas y empresas y su impacto en la economía.

Para proyectar la demanda futura de vivienda de los países de Centroamérica, los modelos financieros parten del análisis del PIB y de los Índices de Confianza de los Estados Unidos.

Lo anterior tiene mucha lógica: Estados Unidos es destino de casi el 50% de las exportaciones, casi 40% de los turistas, fuente de remesas familiares y origen mayoritario de la Inversión Extranjera Directa.

La pregunta que nos debemos plantear es la siguiente ¿si el sentimiento de confianza en la economía de un ciudadano en Kalamazoo, Michigan a mas de 3,000 kilómetros de distancia afecta la economía de Guatemala, como deberá afectar el sentimiento y la confianza del propio ciudadano guatemalteco? 

Esta pregunta que es medida mensualmente por el Banco Central de Guatemala (ICAE) debería ser vista también como parte de la responsabilidad de los ciudadanos, los empresarios los gobernantes y los medios de comunicación de generar un ambiente positivo en el país..

Durante los meses previos a las elecciones era común escuchar que las inversiones inmobiliarias estaban en stand-by a la espera de los resultados. Si bien en una elección tan polarizada políticamente se podía pensar que según el candidato se tomarían caminos distintos para la economía, la verdad es que la construcción no se detuvo y más bien en el 2019 tuvo un excelente desempeño y su crecimiento fue ajustado a la alza por el Banco Central. 

Claro, debemos entender que el comportamiento del comprador de vivienda para su uso personal es diferente al del comprador para inversión.

Este último es el principal segmento de la industria inmobiliaria en muchos periodos, sobre todo en los momentos de economías débiles, ya que la demanda de usuarios de vivienda se dirige al alquiler como respuesta a sus necesidades de vivienda.

Conforme mejora la economía y por ende las capacidades del mercado, la tendencia a la compra empieza a subir.

La mejor manera de combatir la incertidumbre que afecta las ventas inmobiliarias es informarse y educarse para entender mejor las tendencias del país y su contexto. Menos mal que este corto periodo terminó y la industria inmobiliaria de Guatemala vuelve a tomar la velocidad que tenía.

El mejor indicador del crecimiento sostenido es el nivel de precios de las viviendas, oficinas y espacios comerciales: solo hemos visto variaciones generadas por el exceso de oferta en ciertos segmentos, pero no por otros factores.

Confiamos en que se mantendrán y que mejorarán estas condiciones y que la construcción y el negocio inmobiliario seguirá creciendo con respuestas y oportunidades para Guatemala.