Energy Hub, el edificio de Silicon Valley que no emite CO₂

Está pensado para conseguir una emisión de carbono cero o incluso positiva.
Este edificio no solo no emite CO₂, sino que también lo puede eliminar. Render: BIG

San José, en el estado de California, es el centro neurálgico de Silicon Valley. En la ciudad no paran de levantarse nuevos edificios. Algunos de ellos, como este ‘Energy Hub’, proponen un crecimiento más controlado y sostenible.

Para Naciones Unidas la industria de la construcción representa el 38% de todas las emisiones de CO₂, un récord histórico según ellos. Su recomendación es reducir las emisiones directas de los edificios a la mitad antes de 2030 y conseguir edificios con cero emisiones para 2050.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Westbank (@westbankcorp)

El Energy Hub lo diseñó BIG (Grupo Bjarke Ingels) y está pensado para conseguir una emisión de carbono cero o incluso positiva. Es decir, no solo no va a emitir CO₂, sino que también es capaz eliminarlo de la atmósfera.

Parque urbano

La fachada exterior dispone de un sistema de lamas horizontales integradas y balcones. Las lamas se han dispuesto alrededor del edificio con un espaciado y una profundidad más eficientes que consigue minimizar la incidencia del sol sobre el edificio en más de un 45%.

En la parte superior de cada una de las lamas se han instalado además paneles fotovoltaicos capaces de generar 1.105 kWh de electricidad al año.

Las láminas de su fachada reducen la incidencia del sol en más de 45%. Rénder: BIG

El diseño se inspiró en los materiales con los que se construyó el edificio anexo, la icónica torre del Banco de Italia. El equipo tiene pensado utilizar terracota y materiales similares para las lamas horizontales exteriores. Estas lamas están menos presentes en la fachada norte, donde la luz solar directa es escasa o nula, dejando así al descubierto el acristalamiento.

“El resultado es una tipología única, moldeada por su programación y anclada por un arco que llamamos “sala urbana”, que amplía el ámbito público y conecta dos callejones a través de nuestro emplazamiento”, comentan los promotores del proyecto.

“A partir de una huella ovalada, dos patas comerciales y residenciales están conectadas por un espacio de trabajo en la parte superior, con todos los componentes unidos por un servicio compartido en la azotea que creará un parque urbano con vistas a la ciudad”.

El edificio está pensado para combinar naturaleza y ciudad. Rénder: BIG

Naturaleza y ciudad

En los próximos meses, el Energy Hub pasará a la fase de desarrollo. Para Bjarke Ingels, uno de los arquitectos del proyecto y fundador de BIG, este edificio representa el poder de la arquitectura porque es capaz de crear un próspero ecosistema de vida y trabajo, naturaleza y ciudad.

“El ‘Energy Hub’ introduce la naturaleza en lo inesperado creando híbridos de paisajearquitectura que invitan a la gente a reconectarse con la naturaleza”, comentó Ingels.

La ‘Sala Urbana’ será un lugar de encuentro. Rénder: BIG

Leído en: El Confidencial

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Inicia la construcción del primer rascacielos de Mérida

9 cosas que debes tener en cuenta antes de alquilar una oficina

Lo último imprescindible para los ricos: árboles de trofeo