Una nueva capa de espacio público: activación de los techos urbanos

El techo se convirtió en una herramienta para transformar la experiencia de la ciudad. Imagen: © Laurian Ghinitoiu

En entornos urbanos cada vez más densos, existe un nuevo interés en los espacios infrautilizados. Los techos se encuentran entre los recursos espaciales más interesantes, ya que se tiene el potencial de crear una ciudad de múltiples capas a través de la activación de tejados urbanos.

Una vista aérea de cualquier ciudad descubre el paisaje de la azotea como una superficie infrautilizada significativa. Los techos urbanos han entrado en la conversación sobre la densificación urbana. Además, dado que la pandemia resaltó la necesidad de más áreas al aire libre, los tejados se consideran una adición viable al espacio público.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by ROEF (@roefamsterdam)

Con la introducción de selladores para techos, el techo plano se convirtió en un elemento básico de la arquitectura moderna. Sin embargo, el entusiasmo por la hazaña tecnológica eclipsó las investigaciones sobre su potencial arquitectónico.

No fue hasta la década de 1990 que el techo comenzó a verse como más que un cerramiento, sino como una parte integral del concepto espacial. Tanto los arquitectos como los desarrolladores comenzaron a darse cuenta de la oportunidad perdida de un puramente técnico techo.

Los tejados existentes tienen el potencial para crear un entorno urbano hiperconectado de múltiples capas. Imagen: © John Siu

Techos: nuevos espacios recreativos

Los tejados existentes tienen el potencial más significativo para crear un entorno urbano hiperconectado de múltiples capas. Por ejemplo, en la instalación de Stairs of Kriterion, Winy Mass de MVRDV, y que aparece como foto de portada en este artículo, aboga por el uso de la quinta fachada como un medio para expandir el espacio público.

El estudio ha coqueteado con la idea de activar techos en varias otras ocasiones. Para el proyecto de renovación de If Factory, el estudio agrega un paisaje de bambú verde en el techo, lleno de actividades y accesible a través de una escalera pública.

Otro ejemplo de conversión de la capa superior de la ciudad en una extensión del espacio público es el parque de Rotterdam en la parte superior de la antigua estación de tren Hofbogen. El lugar es escenario de proyecciones de películas y espectáculos de danza, además de ser un popular jardín público.

Senior Citizen Community Center por f451 Arquitectura. Imagen: © José Hevia

Una oportunidad para una infraestructura sostenible

Los tejados existentes se aprovechan comúnmente como techos verdes o agricultura urbana. En particular, los techos vivos tienen una amplia gama de beneficios, ya que capturan las aguas pluviales, mejoran la calidad del aire, ayudan a mitigar los efectos de las islas de calor.

Además, las azoteas también podrían ser el futuro de la agricultura urbana, a medida que surgen más y más proyectos en Europa con resultados prometedores en la atención de residentes y restaurantes.

Aunque no está relacionado con el espacio público, cabe mencionar que también se especula sobre los tejados existentes como posibles soluciones a la crisis de la vivienda en las ciudades densas. Sin embargo, las opiniones sobre la viabilidad del esfuerzo están divididas y los estudios de casos construidos aún están por verse.

CopenHill por BIG. Imagen: © Hufton+Crow

La activación de los techos urbanos existentes plantea una serie de desafíos, desde la accesibilidad, las cargas adicionales en la estructura existente hasta la propiedad y el mantenimiento. Sin embargo, la densificación de las ciudades impulsa a arquitectos, habitantes y desarrolladores a visualizar los techos como la próxima frontera en la transformación urbana.

Leído en ArchDaily

También deberías leer en República Inmobiliaria:

Cómo los NFT podrían cambiar el futuro del diseño y la arquitectura