¿Es oportuna una valuación inmobiliaria durante el Covid-19?
9 junio, 2020
Cómo transformarse en un vendedor virtual en bienes raíces
11 junio, 2020

España: Primeros datos oficiales del “shock” Covid-19 en el sector inmobiliario

Braulio Palacios

El portal Idealista publicó un artículo este 10 de junio que arroja los primeros datos oficiales sobre el ‘shock’ que ha provocado el estado de alarma por el Covid-10 en el mercado inmobiliario en España. 

Las industrias inmobiliarias de Europa y Asia aventajan a la industria guatemalteca en términos de fuentes de información y acceso a datos, por lo que no está de más saber en qué puntos se han visto más golpeados.

En Guatemala, muchos expertos del sector inmobiliario coinciden en la escasez de data del Real Estate que permita determinar los efectos del coronavirus. Lo que tomó meses a España, podría llevar más en el país.

Si bien estos mercados se comportan diferente, brindan una luz sobre los indicadores a tomar en cuenta en el país cuando se analice el “recuento de daños” y se estructure una agenda con miras a una futura recuperación.

¿Qué dicen los datos?

Según los notarios, en abril apenas se firmaron 14 mil 459 compraventa de viviendas, un 71.3% menos en términos interanuales, y se formalizaron 10 mil 597 préstamos hipotecarios, un 57.2% menos. 

En el caso de las transacciones de viviendas, se trata de la mayor caída de la serie histórica y del número más bajo que se ha registrado hasta la fecha, tras empeorar el dato de enero de 2013, cuando se firmaron 14 mil 674.

En el caso de las hipotecas, sin embargo, se ha quedado al borde de mínimos. En agosto de 2015 se formalizaron poco más de 8 mil 500 préstamos, mientras que en diciembre de 2011 el descenso interanual llegó a superar el 58%. 

Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, explicó que tal y como era de esperar los datos de compraventas e hipotecas de abril reflejan el parón absoluto vivido por la economía española durante el confinamiento y en especial en el inmobiliario.

Las enormes caídas muestran un mercado hibernado, en el que la ley solo permitió firmar las operaciones consideradas de emergencia. Además, para mayo, es previsible que los datos de mayo sean “malos”.

“Aun así, gran parte de la actividad parece haber vuelto, según avanza la desescalada. Tanto las visitas a Idealista como la actividad de los profesionales inmobiliarios se sitúan en niveles similares a los anteriores a la pandemia”, agregó Encinar.

De vuelta a los datos de los notarios, la mayor caída se ha producido en las operaciones de compraventa de pisos. La reducción interanual alcanzó el 71.7% y las transacciones de viviendas unifamiliares bajaron un 69.6%.

En términos de precios, el m2 de las viviendas vendidas en abril alcanzó los €1 mil 464, lo que refleja un alza del 3.3% interanual, impulsado principalmente por el repunte de las viviendas unifamiliares (+9.1%). De hecho, los chalets han tenido demandada en los meses de confinamiento.

Repunte en hipotecas

En el caso de las hipotecas, el importe medio también repuntó en el cuarto mes del año. Según los notarios, el capital medio fue de €139 mil 649, lo que se traduce en un incremento del 2.2% interanual.

Por otro lado, el porcentaje de compras de viviendas financiadas mediante un préstamo hipotecario se situó en el 73.2%, un nuevo récord.

Fuertes caídas

El freno histórico que han registrado las compraventas en abril se suman al 37.5% interanual que ya se dejaron en marzo (el mayor descenso desde 2013), en el que el impacto del Covid-19 solo afectó a la mitad del mes.

Con estas cifras sobre la mesa, y teniendo en cuenta que en mayo el mercado también ha estado operando bajo mínimos, los expertos dan por hecho que en 2020 se producirá una fuerte caída de las operaciones.

Si bien no hay un número exacto, se habla que estará entre el 10% y el 30%, dependiendo de las zonas y de cómo evolucione la economía y la contención de la pandemia. También esperan caídas de doble dígito en el precio de la vivienda, sobre todo casas de segunda mano en zonas turísticas.

De momento, el Banco de España descarta una rápida recuperación económica y cree que hay muchas posibilidades de que la vuelta a la situación precovid se retrase hasta 2023. 

En lo que al PIB se refiere, sus previsiones apuntan a una contracción histórica que estará entre el 9% y el 15%, en función de si se producen nuevos brotes del coronavirus y de cómo retomen las empresas su actividad. También prevé una fuerte subida del paro, que podría situarse cerca del 25% el año que viene.

También puedes leer en República Inmobiliaria: