Estudiantes de Arquitectura testan la resistencia sísmica con espaguetis

Tres proyectos de edificios construidos con espaguetis a escala reducida ganaron el I Concurso Nacional de Estructuras. Foto: City Navarra

Estudiantes de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra testaron la resistencia sísmica de estructuras mediante pruebas realizadas en maquetas de edificios y aerogeneradores construidas con diferentes materiales, entre ellos espaguetis.

El objetivo es que futuros arquitectos e ingenieros estudien la competencia de sus estructuras respecto a una carga gravitatoria con el añadido de un movimiento oscilatorio, tal y como sucede en un evento sísmico real. De hecho las pruebas que se van a llevar a cabo son similares a las pruebas que se realizan en ingeniería sísmica profesional.

Se trata de una prueba en el marco del Concurso Nacional de Estructuras, impulsado por Tetrace, FSGROUP Engineering, Ingenialma, el Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales de Navarra y Nabrawind.

Para ello, sirviéndose de una mesa especial que permite replicar el movimiento sísmico para dos estructuras a la vez, los estudiantes variaron en las pruebas las fuerzas sísmicas en función de la resistencia que muestren las estructuras, creadas en la asignatura Structural Systems junto con participantes externos.

En su elaboración se pudo emplear como máximo un kilogramo de espaguetis y ayudados de una pistola de silicona caliente tenían que construir un edificio con una cimentación de 60 cm de base y una altura de algo más de un metro.

En total, hubo más de 70 concursantes de entre 18 y 30 años divididos en grupos, todos ellos estudiantes o recién titulados.

Se podía emplear como máximo un kilogramo de espaguetis para construir un edificio con una cimentación de 60 cm de base y una altura de algo más de un metro. EFE/ Jesús Diges

Los premiados

Si bien se pensaban entregar cinco reconocimientos a dos torres, dos aerogeneradores y un premio especial, dos quedaron desiertos. Los premios tenían una dotación económica de 1.200 euros en total.

El jurado valoró la mejor capacidad estructural y el mejor diseño en las categorías de aerogeneradores y edificios sometido a seísmo (prueba oscilante).

Los ganadores: 

Premio a la mejor capacidad estructural dentro de la categoría “Edificio sometido a seísmo (prueba oscilante)”: se valoró la mayor carga gravitatoria resistida ante un mismo movimiento oscilatorio (seísmo).

El equipo ganador estuvo compuesto por Marieme Obama, Maria Fernanda Moreno y Sarai Natalia Alegría. Llegando a soportar una carga de 10 kg.

Premio al mejor diseño dentro de la categoría “Edificio sometido a seísmo (prueba oscilante)”: se valoró el proceso de diseño y resultado final más original.

El equipo ganador estuvo formado por Ana Etayo, Natalia Carballo y Amelia Menasanch.

Accésit para el mejor diseño de los estudiantes de la Escuela de Arquitectura de la UNAV: se valoró el proceso de diseño y resultado final más original.

El equipo ganador estuvo formado por Elvira García y Tomás Hurtado.

Con información de: EFE, City Navarra

También deberías leer en República Inmobiliaria:

Mezcla diseño y comodidad en una minicasa de apenas 50 m²