Evergrande mantiene la incertidumbre sobre bonos ‘offshore’ tras vencer plazo

Mientras tanto, continúa el silencio oficial: las autoridades siguen sin intervenir, al menos de manera pública.
Vista del logo del Evergrande Center en Shanghai, China. Foto: EFE/Alex Plavevski

Continúa la incertidumbre sobre los problemas financieros del gigante inmobiliario chino Evergrande, que entró este viernes en una prórroga de 30 días para hacer frente al pago de los intereses de un paquete de bonos ‘offshore’ cuyo plazo vencía el 23 de septiembre.

Si bien la principal subsidiaria del grupo, su filial inmobiliaria, prometió que cumpliría con sus obligaciones con un conjunto de bonos cotizados en yuanes a través de la Bolsa de Shenzhen —que también vencía ayer—, todavía no se ha pronunciado sobre si hará lo propio con los citados bonos ‘offshore’.

El pago de los bonos chinos ascendería a unos US$36 millones, mientras que la cantidad que ha de abonar en esta tanda de pagos de intereses de bonos ‘offshore’ es de unos US$84 millones.

“No creo en un pago total”

Alicia García-Herrero, economista jefe de Natixis para Asia-Pacífico, cree que en este último caso se llevará a cabo una reestructuración con una quita “elevada”, de “al menos el 50%”. “No creo que vayan a pagarlo en su totalidad. Los bonistas internacionales tendrán que aceptar la quita, muchos de ellos han entrado a través de banca privada”, afirmó.

A ello hay que sumar que el próximo 29 de septiembre cumple el plazo para pagar otros US$47,5 millones de otro conjunto de bonos denominados en dólares y cotizados en el extranjero.

Acerca de los bonos ‘onshore’ en yuanes, García-Herrero cree que la solución será diferente, y pronostica un alargamiento de los plazos sin que se reduzca la deuda nominal.

La situación ha provocado que Evergrande haya vivido las dos últimas jornadas bursátiles en una auténtica montaña rusa. Si bien ayer se disparó un 17,6 % tras la promesa de que pagaría los bonos chinos, el hecho de que no cumpliese con la fecha para afrontar el pago de intereses de los ‘offshore’ hacía que sus acciones se derrumbasen un 11,6 % hoy.

Silencio oficial en China

Mientras tanto, continúa el silencio oficial en China. Las autoridades siguen sin intervenir, al menos de manera pública, y el aparente desinterés de la prensa oficial por el tema contrasta con las portadas desde hace días en los medios internacionales.

Algunas de las cabeceras más importantes a nivel global afirman que China exigió a Evergrande que no incurra en el impago de sus bonos ‘offshore’ mientras que otras aseguran que Pekín pide a las autoridades locales que se preparen para la caída de la compañía.

Uno de los pocos medios oficiales que se pronunció sobre el asunto es el diario nacionalista Global Times, con un artículo que recopila opiniones de analistas locales y asegura que las noticias sobre el caso de Evergrande y su influencia en la economía china suponen una “falta de profesionalismo”.

En declaraciones al citado diario, Cong Yi, profesor de la Universidad de Finanzas y Economía de Tianjin, explica que la crisis de Evergrande “no es inesperada” debido a que el crecimiento del conglomerado ha venido del “acaparamiento de capital”.

Cong aseguró que Evergrande “no es demasiado grande para caer” y que es “demasiado pronto” para hablar de un rescate gubernamental, algo que, en su opinión, “no encaja con los principios” de las autoridades de Pekín.

Medidas políticas

De hecho, según García-Herrero, la situación “no es una sorpresa para el Gobierno chino”, que ya había tomado medidas para “acotar el tamaño” del sector inmobiliario y de su deuda al tiempo que trataba de limitar el impacto sobre el crecimiento económico.

Entre esas medidas, la analista destaca la política conocida como “tres líneas rojas”, impulsada por Pekín el año pasado para tratar de atajar el problema del creciente endeudamiento de grandes inmobiliarias como Evergrande.

Ahora, la pregunta es qué ocurrirá con la compañía: otro analista citado por Global Times habló sobre la posibilidad de que los gobiernos locales se hagan cargo de ella tras una reestructuración. También advierte de que las autoridades estarían barajando medidas políticas contra Evergrande y revisando otras que atañen al sector en su conjunto.

García-Herrero cree que el proceso pasará por despedazar el conglomerado en distintas unidades, de las que algunas se cerrarán.

China no quiere tener empresas tan sistémicas porque son difíciles de gestionar y crean ‘riesgos morales’, por lo que el Gobierno se ve obligado a intervenir y a salvar empresas solo por su tamaño”, explica.

No está de más leer:

Brunelo, nuevo proyecto vertical en Ciudad Vieja zona 10

El pabellón fabricado con robótica debuta en la Bienal de Arquitectura de Chicago

Lava afectó viviendas y suelos por valor de €87 millones en La Palma

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter