El pabellón de Filipinas explora la solidaridad en tiempos de covid en la Bienal de Venecia

Los curadores interpretaron la pregunta de la Bienal sobre cómo vivimos juntos como una cuestión de cómo construimos juntos.
El pabellón estará en exhibición en el Arsenale desde el 22 de mayo hasta el 21 de noviembre de 2021. Fotos: © Andrea D_Altoe

Titulado “Estructuras de apoyo mutuo”, el pabellón de Filipinas en la 17ª Exposición Internacional de Arquitectura – La Biennale Di Venezia, explora cómo los principios del apoyo mutuo pueden dar forma a la arquitectura.

Curado por Framework Collaborative y los arquitectos Sudarshan Khadka, Jr. y Alexander Eriksson Furunes, el pabellón estará en exhibición en el Arsenale desde el 22 de mayo hasta el 21 de noviembre de 2021.

Los curadores de Filipinas interpretan la pregunta de la Bienal sobre cómo vivimos juntos como una cuestión de cómo construimos juntos.

Ofrece a los visitantes la oportunidad de mirar a Bayanihan y Dugnad en relación con el contexto más amplio de apoyo mutuo global, y cómo sus principios sirven como una crítica de las producciones arquitectónicas y culturales actuales.

Los bayanihans se utilizaron tradicionalmente para trasladar una casa de un pueblo a otro, y para el pabellón, el equipo se centró en cómo el apoyo mutuo puede proponer métodos alternativos para construir espacios y comunidades que den primacía a la colaboración y la participación.

El comité llevó a cabo un taller de 22 días en la ciudad de Brgy junto con agricultores, carpinteros, amas de casa y estudiantes. Discutieron las ventajas de construir una estructura dentro de la comunidad y evaluar dónde se ubicaría la estructura final.

El taller también incluyó un estudio de cuáles deberían ser los componentes integrados más adecuados, en función de las necesidades comunes de la comunidad.

Khadka y Furunes

El concepto del Pabellón de Filipinas se destaca con frecuencia en la práctica de los dos arquitectos Khadka y Furunes. Uno de sus proyectos, Streetlight Tagpuro, es una estructura de reconstrucción posterior al desastre en Tacloban, tras las secuelas del supertifón Haiyan.

El proyecto ganó la Categoría Cívica y Comunitaria y el Premio al Pequeño Proyecto del Año en el Festival Mundial de Arquitectura 2017. Su práctica recibió una nominación para los premios Architectural Review Emerging Architecture Awards en 2021.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

El nuevo rascacielos de Nueva York: 343 Madison Avenue

Un “pueblo” bajo la autopista con ducha, cocina, huertos y una tienda

Teletrabajo: las condiciones de la vivienda determinan la productividad

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter