Firmaron contratos y ahora podrían asumir costos adicionales por el incremento de tasas hipotecarias

Las personas que acordaron comprar casas en construcción, pero que aún no han cerrado la compra, se enfrentan a tasas de interés hipotecario que podrían ser casi el doble de lo que anticiparon cuando pagaron sus depósitos.

Los compradores de viviendas nuevas se enfrentan a múltiples obstáculos este año, desde el aumento de las tasas hipotecarias hasta la construcción de viviendas que está tardando más de lo habitual debido a las limitaciones laborales y de la cadena de suministro.

Muchos compradores de viviendas que firmaron contratos para viviendas nuevas en 2021 o principios de este año calcularon los pagos mensuales en función de tasas hipotecarias casi récord de alrededor del 3 % o menos. Pero las tasas hipotecarias promedio subieron esta primavera al 5,3 %, según Freddie Mac, ya que la Reserva Federal comenzó a subir las tasas de interés a corto plazo.

La diferencia puede traducirse en cientos de dólares más al mes en pagos de hipoteca, lo que deja a los compradores con la opción de asumir los costos adicionales o abandonar el trato y potencialmente sacrificar el depósito.

Los prestatarios, hasta ahora, han estado mayormente dispuestos a absorber los costos adicionales para mantener su compra, dicen los corredores de hipotecas y los constructores de viviendas.

Pero es probable que la combinación de precios en rápido aumento para la nueva construcción y tasas hipotecarias más altas reduzca el grupo de compra de viviendas de nueva construcción en los próximos meses.

Los compradores de viviendas existentes enfrentan un riesgo de tasa de interés mucho menor porque generalmente cierran dentro de uno o dos meses después de firmar un contrato. Los compradores de viviendas preocupados por las fluctuaciones repentinas de las tasas pueden fijar una tasa de préstamo, a menudo por un período de 30 o 60 días.

Los compradores de casas nuevas, que representan más del 10 % de las compras de casas en los EE. UU., a menudo firman contratos y pagan depósitos varios meses antes de que sus casas estén listas.

Los problemas de la cadena de suministro han retrasado los tiempos de construcción y han retrasado el cierre de muchas casas durante semanas o meses adicionales.

“Simplemente, introdujo mucha incertidumbre y volatilidad en la decisión del consumidor”, dijo Rick Palacios Jr., director de investigación de John Burns Real Estate Consulting LLC. “Las posibilidades de que [el comprador] ya no pueda calificar para esta casa aumentan significativamente”.

Los constructores pueden revender casas que no tienen contrato a otros compradores en sus listas de espera, dijo Palacios. Pero en una encuesta realizada en abril por su firma, algunos constructores informaron que sus listas de espera de compradores potenciales se están reduciendo a medida que aumentan las tasas de interés.

Cuando Lauren Sparks y Taylor Briggs pagaron un depósito por una casa nueva con patio en Savage, Minnesota, el verano pasado, la estimación de su préstamo tenía una tasa de interés del 2,87 %. En enero, tenían la opción de fijar una tasa de interés del 3,75 % durante 75 días, pero decidieron no hacerlo en caso de que la construcción se retrasara más allá de la ventana de 75 días, dijo Briggs.

“No tenía idea de que las tasas iban a explotar tanto como lo hicieron”, dijo.

En febrero, la pareja optó por una tasa fija de 45 días al 4,37 % y pagó más por adelantado para reducir su tasa de interés al 3,625 %, dijo Briggs. La compra se cerró en marzo.

La mayoría de los compradores están estirando sus presupuestos en lugar de darse por vencidos con la compra, a menos que no puedan calificar para una hipoteca a la tasa actual, dicen los corredores de hipotecas y los agentes de bienes raíces.

Muchos compradores que acordaron comprar una casa hace meses son reacios a retractarse del trato y comenzar a comprar nuevamente. El número de viviendas existentes a la venta está cerca de mínimos históricos y los precios de las viviendas continúan aumentando considerablemente cada mes.

Micah Barber y Stephanie Dodoo decidieron el año pasado reemplazar su hogar en Austin, Texas, con una casa más grande en el mismo lote. Pagaron depósitos a un constructor en septiembre y octubre y esperaban que la construcción comenzara en enero. Cuando se retrasó y las tasas de interés comenzaron a subir, consideraron retirarse, dijo Barber.

“Hay una diferencia bastante significativa, cuando pides prestada una cantidad de dinero de seis cifras, pagar el 3,5 % y pagar el 5,5 %”, dijo. «He perdido algo de sueño».

Inicialmente, tenían la intención de obtener una hipoteca de tasa fija, pero cambiaron a una hipoteca de tasa ajustable con una tasa fija de 3,75 % durante los primeros 15 años después de que se construyó la casa.

En respuesta al aumento de las tasas de interés, los constructores están ayudando a los compradores a fijar las tasas. La directora ejecutiva de Taylor Morrison Home Corp., Sheryl Palmer, dijo que el constructor de viviendas probablemente había visto más bloqueos de tasas de seis, nueve o 12 meses en los últimos 10 días que en los últimos cinco años.

El corredor hipotecario Chris Robson en Fresno, California, dijo que muchos de sus clientes que están comprando casas recién construidas están optando por bloqueos de tasa de nueve meses o 12 meses, que se pueden obtener por un precio superior a la tasa de interés actual.

En algunos casos, dijo, los compradores que precalificaron a tasas más bajas han tenido que pagar o refinanciar otras deudas, como préstamos para automóviles, para seguir calificando a las tasas actuales.

En el lado positivo, algunos trabajadores han obtenido aumentos desde que fueron precalificados hace nueve o 12 meses, lo que ayudó a compensar el efecto de la tasa de interés más alta, dijo Robson.

Bob y Anna Bergen firmaron un acuerdo de compra con un constructor de casas en febrero, después de luchar por encontrar una casa en los suburbios de Detroit. Esperan que su casa esté terminada a principios de 2023.

“Es emocionante, pero estresante al mismo tiempo”, dijo Bergen. Todavía no han buscado una hipoteca, no obstante, él está presupuestando una tasa de interés del 5,5 %. La pareja también planea poner a la venta su casa actual el próximo año cuando la nueva casa esté lista.

“La incertidumbre financiera es, diría yo, probablemente el punto más alto en cualquier historia reciente, por lo rápido que podrían cambiar las tasas o el mercado inmobiliario”, dijo.

Con licencia de nuestro socio WSJ.
Este artículo lo tradujo del inglés Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

Propietarios de edificios de oficinas se ahogan en la marea del subarriendo

EE. UU.: Los compradores de vivienda se anticipan a las subidas de las tasas hipotecarias

Los mejores lugares para vivir en EE. UU. ahora suelen ser los más asequibles

Suscríbete a nuestro Newsletter