Cómo será el futuro de la movilidad: autos eléctricos y propiedad compartida

"No necesitamos tener automóviles que usemos una hora y estén ocho horas parados", indica el CEiiA.
"Buddy" es el primer auto eléctrico de Portugal (2007-2009), lo construyó el CEiiA.

El futuro de la movilidad de seres humanos será y cada vez con menos vehículos bajo propiedad de una sola persona. Todo será autos eléctricos y propiedad compartida, así lo plantea el Centro de Innovación e Ingeniería para la Industria (CEiiA), con sede en la localidad portuguesa de Matosinhos (Oporto).

Ese fue el mensaje que trasladó su director, Miguel Sá Pinto, a los jóvenes iberoamericanos del proyecto Vuelta al Mundo que desde el 21 de julio recorren parte de España y Portugal en un viaje que homenajea la primera circunnavegación del mundo (1519-1521).

«Los jóvenes de mi época esperábamos cumplir 18 años para tener un auto, era lo único que queríamos. Ustedes no quieren eso. Quieren servicios, transportes que les permitan desplazarse de otra manera, cuidando del planeta», les dijo Sá Pinto.

Buddy, el primer auto eléctrico portugués

El CEiiA se fundó en 1999 y ha trabajado junto a grandes marcas de autos como Ferrari o McLaren o con compañías aeronáuticas como la brasileña Embraer para generar una tecnología más eficiente y responsable con el medioambiente.

La empresa trabaja en tres ejes. Mar y espacio, aeronáutica, automóvil y movilidad, todos ellos atravesados por una mirada de preservación del medioambiente y sostenibilidad.

De sus oficinas salió el primer auto eléctrico portugués, llamado Buddy, que desarrollaron en 2009 junto a una empresa holandesa que se encargó de venderlo en su país.

«Nos decían que estábamos locos, que no había mercado para venderlo, pero fuimos creciendo y desarrollamos los cargadores, los puntos de carga…», explicó.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Andreas Feydt (@andreasfphoto)

No necesitamos un auto individual

Sá Pinto insistió en que actualmente no necesitamos un vehículo privado para cada persona. Y recordó que existen alternativas para desplazarse distintas al auto privado y el transporte público.

«En el futuro no puede haber autos en propiedad, el automóvil del futuro será compartido en uso y en propiedad, no necesitamos tener automóviles que usemos una hora y estén ocho horas parados», ejemplificó.

A su juicio, lo que precisarán las generaciones actuales y futuras serán «servicios de calidad para moverse dentro de la ciudad», que funcionen gracias a energías renovables tales como «el hidrógeno o la solar«.

La visita de los jóvenes de la Vuelta al Mundo fue especialmente interesante para Ramón, expedicionario español y estudiante de Ingeniería Industrial, que no perdió detalle de la explicación.

«Me ha encantado porque es un ejemplo real de innovación, creo que nunca había visto un centro de innovación como tal», contó.

Para Ramón, conocer este centro fue además «un motivo de esperanza» de que una empresa de innovación pueda existir fuera de las grandes potencias tecnológicas.

«No está en EE. UU. o en China, está en Portugal, aquí al lado de España y trabaja gente joven, de unos años más que yo, que habrán estudiado cerca y pueden desarrollar su carrera sin tener que irse de su país», resaltó el joven.

Con información de: EFE

No está de más leer:

Santa Catarina Pinula adjudica compra de buses eléctricos con paneles solares

Ischia, la isla más bella del mundo en 2022

Cómo lidiar con un inquilino moroso: Los trucos para que pague el alquiler

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente

Las noticias inmobiliarias en tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter