La ciudad ideal poscovid: zonas verdes, movilidad y espacios públicos
4 agosto, 2020
El índice de confianza económica se estanca en 40 puntos
5 agosto, 2020

Guía básica para elegir un grifo de cocina o baño

Redacción República Inmobiliaria

Un grifo es una válvula mecánica que sirve para regular, liberar o bloquear el flujo de un líquido desde una tubería. Aunque abrir un grifo es muy común hoy en día, no pensamos en todo el conocimiento y la tecnología necesarios para que tengamos agua, en cualquier momento, con un simple movimiento de la mano.

Los grifos han evolucionado, combinando funcionalidad y estética. Actualmente, hay opciones que consumen menos agua, que usan sensores de movimiento para encender y apagar, otras con filtros incorporados e incluso ejemplos que liberan agua hirviendo y agua carbonatada.

Sin embargo, más allá de sus formas y acabados, existe una serie de consideraciones a tener en cuenta al elegir el grifo para un baño o una cocina. Esta es una decisión importante, ya que se usarán con mucha frecuencia y cambiarlos luego de la instalación puede ser costoso. Compartimos con ustedes algunos puntos a considerar.

¿Grifo o mezclador?

Lo primero que debemos considerar es si existe o no un suministro de agua caliente en el punto a instalar. Mientras que los grifos son más simples, liberando solo agua fría, los mezcladores mezclan agua caliente y fría, permitiendo la temperatura deseada. En el segundo caso, la activación puede realizarse mediante controles separados o con mezcladores de palanca única, en los que la temperatura del agua se ajusta de acuerdo a su posición.

Imagen: © Lenny Codd

¿Encimera o pared?

Una segunda consideración se refiere a la altura de la tubería. Si el punto está debajo de la parte superior de la mesa de trabajo, una manguera conectará la tubería con la encimera (que se perforará) o con un orificio en el lavamanos. En este caso, se deberá comprar un grifo de encimera, que se apoyará sobre su superficie.

Imagen: © Lenny Codd

Pero hay arquitectos que prefieren diseñar la salida del punto de agua por sobre la parte superior de la encimera, que suelen tener alrededor de 90 cm de altura. En este caso, el grifo se conecta directamente al punto de agua en la pared. Aunque son menos comunes, también existen grifos de piso e incluso de techo.

¿Existe la altura ideal?

Para responder esta pregunta, es muy importante estar al tanto de las tareas que se realizarán. Por ejemplo, en un baño, la tarea más común será lavarse las manos. Por lo tanto, lo importante es tener un espacio de al menos 10 cm entre el grifo y la parte superior del lavamanos. Menos que eso será incómodo, pero una altura demasiado alta puede hacer que el agua salpique. Si el lavamanos va superpuesto sobre la encimera, es importante elegir un grifo alto.

Imagen: © Adolf Bereuter

En la cocina, las funciones son muy diversas. Aquí, es importante considerar el espacio necesario para lavar ollas y platos más grandes o desinfectar alimentos, por ejemplo. Se recomienda dejar al menos 30 cm de altura, independientemente de si el grifo se fijará a la pared o a la encimera.

Manejo

Existen varias opciones de grifos con sensores de activación automática para lugares públicos, los cuales han ganado espacio con la propagación de enfermedades que se contagian por contacto con las superficies. En los hospitales, por ejemplo, el uso de grifos operados por el pie o el codo es muy común, evitando el contacto de las manos con elementos potencialmente contaminados.

Imagen: © Milena Villalba

Materiales

En el mercado existen grifos y mezcladores de materiales plásticos o metálicos. Las opciones fabricadas de ABS (acrilonitrilo butadieno estireno), también llamado plástico de ingeniería, son generalmente blancas, pero pueden recibir pinturas metálicas u otros colores. Son más baratos, pero mucho menos resistentes que las llaves de metal.

Las llaves metálicas generalmente tienen un núcleo hecho de latón, cobre o aleación de zinc o acero inoxidable. El acabado externo más común es el cromo, sin embargo, existen también grifos de cobre, aluminio y latón, con superficies pulidas o mate.

Imagen: © Simon Devitt

Las opciones son diversas y todo dependerá de la estética deseada y las posibilidades financieras del usuario o cliente. Una pregunta importante a considerar es si la presión de la tubería es adecuada para el modelo de grifo elegido. En general, la instalación no es complicada si el grifo es simple. En cualquier caso, la ayuda de un fontanero profesional, y el respaldo técnico del fabricante o un distribuidor, siempre es una opción prudente para evitar futuros problemas.

Leído en: plataformaarquitectura.cl

También puedes leer en República Inmobiliaria:

La ciudad ideal poscovid: zonas verdes, movilidad y espacios públicos