Hormigón ciclópeo: usos y aplicaciones en obras de arquitectura

No es más que la hibridación entre esta antigua técnica y los recursos constructivos contemporáneos.
El Parque Venecia engloba una infraestructura urbana de carácter lineal, de 415 metros de longitud y 60 metros de anchura media. Foto: © Montse Zamorano

Antes se conocía como “ciclópea” a la técnica constructiva basada en la utilización de bloques de piedra de grandes dimensiones que, superpuestos y vinculados entre sí, sin ningún tipo de argamasa o mortero, permitían materializar diversas estructuras.

Las civilizaciones a las que se les atribuye la utilización de esta técnica son muy diversas. La misma se aplica con distintas funciones que van desde la construcción de murallas defensivas, templos, tumbas y límites de castros.

En general, suele asociarse con este tipo de género a cualquier construcción antigua que utilice elementos pétreos de gran tamaño, cuyo aparejo sea más o menos poligonal.

Talaiot de Sant Agustí, Menorca. Foto: © Mcarbonellsalom

El hormigón ciclópeo, también llamado concreto ciclópeo, no es más que la hibridación entre esta antigua técnica y los recursos constructivos contemporáneos. Lo que diferencia al hormigón ciclópeo del hormigón simple es esencialmente el tamaño del agregado grueso.

El hormigón ciclópeo incorpora en la masa de concreto piedras de grandes dimensiones, como pueden ser cantos rodados y, además, en general carece de armadura.

Por su economía se ha utilizado en la construcción de cimentaciones, obras hidráulicas en lechos marinos y ríos, muros de contención y solados.

En la arquitectura contemporánea, la técnica aún se utiliza en ciertos casos donde los requerimientos estructurales lo permiten.

Reducir el impacto ambiental 

CASA 1413 / HARQUITECTES. Foto: © Adrià Goula

En el proyecto para el Parque Venecia, por ejemplo, Héctor Fernández Elorza y Manuel Fernández Ramírez dan forma a un muro ciclópeo de 100 metros de largo y 10 metros de altura.

En este caso, los muros componen una infraestructura urbana de carácter lineal que no soporta más que su propio peso. Su función es generar una barrera acústica que mitigue y disipe la contaminación sonora, protegiendo a las viviendas.

En este caso, la piedra también colabora en la reducción del aglomerante (cemento) y la disminución del costo final de la obra. Por lo general, este suele ser el componente más caro de la mezcla.

En la Casa Del Horizonte de Jesús Aparicio, los muros perimetrales se componen con un hormigón ciclópeo formado por piedras de una cantera ubicada en las proximidades de la vivienda.

Esta decisión está basada, por un lado, en la idea de reducir el impacto ambiental de la obra, potenciando la utilización y materiales a km 0, y por el otro, en búsqueda de diálogo entre la arquitectura y el entorno.

Según los autores, “la textura rugosa de los muros verticales (ciclópeos) hace que la naturaleza los reconozca como algo propio, al facilitar que los líquenes, los musgos y las plantas del lugar aniden en ellos”.

Casa Angatuba / Messina | rivas. Foto: © André Scarpa

Desperdicios mejor aprovechados

En otros casos como la Casa 1413 de HARQUITECTES o la Casa Angatuba de messina | rivas, los elementos que se incorporan como agregado grueso son directamente escombros o piedras de demolición.

Esto no solo colabora en la reducción de costos, sino que también reduce los desperdicios generados por la remoción de las construcciones previas.

En la Vivienda 1413 se reutilizan las piedras de un muro existente y áridos propios del solar, que al mezclarse con dosificaciones específicas de cal y cemento permiten constituir muros de carga.

La Vivienda Angatuba, en cambio, el agregado ciclópeo son ladrillos de demolición. Los muros que se constituyen no soportan cargas, sino que configuran el cerramiento de un núcleo de servicio.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

5 consejos para comprar vivienda en una feria virtual

La vuelta al mundo con las casas prefabricadas más increíbles

5 principales alzas y bajas de los materiales de construcción en abril

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter