Los huertos solares impulsan la energía limpia y son rentables

La energía solar fotovoltaica es cada vez más demandada y presenta muchas ventajas.
Existen instalaciones de varios tipos, desde las grandes extensiones de paneles solares hasta placas individuales para consumo doméstico. Foto: Red Zeppelin/Pexels

Las energías renovables, especialmente la energía solar, son cada día más demandadas por las personas. Por eso, una opción muy demandada es la de los huertos solares, pequeños parques fotovoltaicos compartidos por varios propietarios.

Los huertos solares, llamados campos o granjas solares, son recintos acotados de pequeños inversores en los que se instalan paneles solares. La energía generada se utiliza para consumo de los propietarios o para venderla a una red eléctrica.

Normalmente, los huertos son compartidos por varios propietarios, que compran huertos solares en venta o encargan su construcción en un terreno vacío.

Un huerto solar se compone de diferentes paneles solares fotovoltaicos, cuyos propietarios comparten el terreno, los gastos de mantenimiento y los beneficios que se generan.

Montaje de un huerto solar

Montar huertos solares es relativamente sencillo, aunque es necesario contar con todos los permisos reglamentarios. Estos son aspectos que debes tener en cuenta:

En primer lugar, se necesita un terreno suficientemente grande para albergar los paneles de los diferentes propietarios. Cuanto mayor sea el número de interesados en el proyecto, mayor debe ser el recinto.

Los huertos solares son pequeños parques fotovoltaicos compartidos por varios propietarios. Foto: Tom Fisk/Pexels

Como segundo punto, se necesitan inversores, ya sean personas físicas o empresas, que estén dispuestos a compartir los gastos que supone montar la instalación.

Ahora es el momento de acudir a una empresa especializada para que elabore un presupuesto con el precio de una hectárea de paneles solares.

Rentabilidad de los huertos solares

Las instalaciones fotovoltaicas son rentables no solo en términos económicos, sino también en términos ecológicos. Por eso es importante recordar los beneficios que representa la energía solar:

— Es una energía renovable

— La energía solar es limpia, no contamina y no produce gases tóxicos

— Es muy fácil de obtener a partir de paneles solares fotovoltaicos

— Es más económica que el resto de las fuentes de energía.

La energía solar fotovoltaica es cada vez más demandada y presenta otras ventajas, como son:

— La inversión inicial es más pequeña en comparación a la energía hidráulica o eólica.

— Al compartir los gastos de instalación y mantenimiento con el resto de los propietarios, la inversión se abarata.

— Las compañías eléctricas compran la electricidad generada en los huertos solares, el interés en las energías renovables es muy alto.

— El consumo propio de energía de los paneles solares es menor que el de otras técnicas de obtención de energía eléctrica.

— Los paneles solares pueden llegar a tener hasta 30 años de vida útil, da tiempo a recuperar la inversión y a obtener ganancias.

— Es una apuesta segura por una energía limpia, reciclable e inacabable.

Si la instalación se ha hecho de forma adecuada, el huerto se empezará a autofinanciar a partir de los 12 años.

El mantenimiento de los paneles solares fotovoltaicos es parte de la inversión de un huerto solar. Foto: Pexels

Ejemplo de rentabilidad de un huerto solar

La rentabilidad de un espacio dedicado a la producción de energía solar puede calcularse, y para hacerse una idea Idealista realizó un ejemplo con una superficie disponible es de 10.000 m².

A partir de ahí, calculó cuánto cuesta montar un huerto solar de una hectárea.

Teniendo en cuenta cuánto ocupa un panel solar, se necesitan 4 m² para cada uno. El coste del huerto solar sería de unos 620.000 euros (más de Q5 millones), con las placas instaladas, la producción de energía sería de unos 1.035 kW de potencia.

En este caso, a partir del octavo año la instalación estaría amortizada y generaría únicamente ingresos a sus propietarios. A los gastos iniciales, hay que añadir los impuestos y otros gastos.

Una vez amortizada, la instalación estaría dando unos beneficios de 80.000 euros anuales (Q652.528), cantidad de la que hay que descontar el mantenimiento, unos 4.000 euros al año (Q32.626).

Con información de: idealista.com

No está de más leer:

Créditos buscan fomentar la movilidad urbana sostenible de Centroamérica

Las viviendas verdes, una opción de futuro para Perú

¿Cuál es el impacto que tiene un área de juegos en los espacios públicos?

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente

Las noticias inmobiliarias en tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter