Las humedades más comunes en una vivienda y cómo solucionarlas

Causan patologías que padecen los edificios y, más allá del impacto estético, conviene prestarles atención.
Existen cuatro tipos de humedades muy diferenciados: por filtración, por capilaridad, por condensación o por accidente.

Las humedades están a la orden del día en los hogares. Y, de hecho, son uno de los problemas más comunes en las viviendas. Causan una de cada cuatro patologías que padecen los edificios y, más allá del impacto estético, conviene prestarles atención.

Las humedades pueden comprometer la salud del propio inmueble. Sin embargo, no existe una única solución para arreglar y evitar las humedades, sino que todo depende de su tipología y origen.

Según Propamsa, empresa de soluciones innovadoras para una construcción saludable, existen cuatro tipos muy diferenciados: por filtración, por capilaridad, por condensación o por accidente.

Fuente: Proamsa

Repasamos las cuatro tipologías de humedades y qué proponen los expertos para acabar con el problema en cada caso:

Humedades por filtración

Las humedades por filtración están entre las más habituales, ya sea a través de cubiertas, balcones, paredes o muros.

La solución es la impermeabilización; es decir, pasa por colocar una lámina que impida que el agua líquida entre en contacto con el suelo y la pared.

Estas láminas pueden ser discontinuas y deben ser colocadas por personal especializado, con el riesgo de no quedar bien unidas”, afirma la compañía.

Lo idóneo es emplear un formato de impermeabilización líquida que permita conseguir una película uniforme, siendo además rápidas y sencillas de aplicar mediante la preparación de un soporte al ser adheridas.

Las láminas más adecuadas para este tipo de humedad serían las cementosas flexibles, ya que son más versátiles, compatibles y eficientes.

Humedades por capilaridad

Las humedades por capilaridad proceden del suelo y aparecen principalmente en construcciones donde los muros no han sido adecuadamente impermeabilizados.

“Estas pueden originarse tanto en edificaciones antiguas como modernas. Es un proceso físico por el que el agua presente en el terreno entra en contacto con la construcción y se difunde por ella de manera ascendente”, advierten desde Propamsa.

Este tipo de humedades provoca un rápido deterioro de las viviendas y un efecto estético desagradable. Para solucionarlo, es necesario frenar la subida del agua inyectando en el muro una barrera que impida la ascensión capilar y también impermeabilizar superficialmente el muro al menos medio metro por encima del punto más alto del nivel donde ha llegado la humedad.

En el exterior, es necesario aplicar sobre los muros saneados morteros macroporosos muy transpirables que faciliten la evaporación de la humedad y eviten el deterioro y aparición de manchas en la fachada.

Humedades por condensación

En una vivienda también podemos encontrar humedades por condensación, que son las que surgen en el interior de los inmuebles debido a la humedad en forma de vapor que, al entrar en contacto con la denominada ‘pared fría’, produce un choque térmico que se transforma en agua líquida.

Este tipo de humedad da lugar a la proliferación de hongos y musgos en la pared y otras partes de la edificación.

Y una forma de evitarlas es equilibrar las temperaturas entre el exterior y el interior de la casa, por ejemplo, abriendo las ventanas.

No obstante, la solución técnica pasa por cortar el puente térmico con un aislamiento térmico por el exterior que evite ese desequilibrio de temperaturas, el derroche energético y, a la vez, permita un ahorro de consumo que se trasladará en la factura de la luz.

Humedades por accidente

La última tipología son las humedades por accidente que se pueden producir, por ejemplo, por la rotura de una tubería. Se trata de algo inevitable y circunstancial y su solución dependerá exactamente del origen de la fuga de agua y su reparación.

Leído en: Idealista/News

No está de más leer:

Más allá del rojo: arquitectura con tonos de ladrillos no convencionales

La política de vivienda en Europa: límites al alquiler y ayudas directas

Una cápsula rodante para conservar la memoria de la icónica torre Nakagin

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente

Las noticias inmobiliarias en tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter