Carpas, domos e iglús, una experiencia gastronómica al aire libre

Con la llegada del invierno y el brote de coronavirus en EE. UU, la industria de los restaurantes, que espera pérdidas de US$235 mil millones en 2020, se aferra a las opciones al aire libre. Carpas, toldos, invernaderos, hasta iglús y todo tipo de estructuras parcialmente abiertas han aparecido en restaurantes.

Los propietarios recurren a estas opciones como un salvavidas para llenar mesas y ofrecer una experiencia gastronómica más segura.

“Hacemos todo lo posible para ampliar la temporada de comidas al aire libre durante el mayor tiempo posible”, dijo Mike Whatley, de la Asociación Nacional de Restaurantes.

Whatley dijo que más de 100 mil restaurantes están “completamente cerrados”. “Va a ser un invierno duro. A medida que aumenta el frío, veremos más restaurantes cerrando”, pronosticó.

En los últimos meses, muchas ciudades y estados (EE. UU.) han impuesto restricciones a las comidas en interiores, por el alto riesgo de propagar el virus en entornos abarrotados.

Muchos limitaron el espacio interior, otros cerraron por completo las comidas en interiores. Otros más prohibieron las comidas en interiores y al aire libre. Solo se permite comida para llevar.

Aquellos que pueden atender a los clientes al aire libre realizan adaptaciones creativas que pueden hacer posible cenar.

El restaurante Canlis, en Seattle, construyó un elaborado pasaje en el estacionamiento. Incluye una chimenea al aire libre y pasillos con paneles de madera. El conjunto de ideas, es un esfuerzo para mantener viva mesa durante la pandemia.

Los huéspedes que llegan son recibidos con un termómetro para tomar su temperatura y una taza de sidra caliente.

Las nuevas reglas para las estructuras de comedor al aire libre en Washington requieren que se ventilen las tiendas y desinfectar los muebles. Las estructuras se limpian después de cada cena; los camareros entran y salen con máscaras N95.

Estos espacios, ¿qué tan seguros son?

Otra versión más moderna de las cenas al aire libre incluye iglús transparentes y otras estructuras en forma de domo que se han vuelto populares entre los propietarios de restaurantes de todo el país.

Tim Baker, dueño del restaurante italiano San Fermo en Seattle, tuvo que encargar sus iglús a Lituania y montarlos con la ayuda de su hijo.

La política de su restaurante es que solo se permiten dos personas en un iglú a la vez, para reducir el riesgo de que estén cerca comensales de diferentes hogares.

Tim Baker, propietario del popular restaurante San Fermo, sostiene un cañón de aire caliente que usa para calentar los iglús comedores y dispersar las partículas infecciosas. Fotografía: EFE/Will Stone

“Estás completamente encerrado en tu propio espacio con alguien de tu propia casa. Estos domos te protegen de todas las personas que pasan por la acera y el mesero no entra contigo“, dijo.

Baker contó que consultó con expertos en flujo de aire y decidió usar un cañón de aire caliente industrial después de que cada grupo de comensales sale del iglú y antes de que entre el siguiente grupo.

“Se dispara este cañón y empuja el aire de manera realmente agresiva, dispersando rápidamente las partículas”, dijo.

Los iglús de su restaurante se han convertido en una gran atracción.

“Estoy orgulloso de cualquier cosa que podamos hacer para entusiasmar a la gente en este momento, porque lo necesitamos. Todos estamos siendo aplastados emocionalmente por la pandemia“, añadió Baker.

No todas las estructuras al aire libre se construyen por igual, dijo Richard Corsi, experto en calidad del aire.

“Hay un amplio espectro. Lo más seguro de lo que estamos hablando es sin paredes, un techo. Y luego lo peor es completamente cerrado, que es esencialmente una carpa interior, especialmente si no tiene una ventilación realmente buena y un buen distanciamiento físico”, expuso.

De hecho, dijo Corsi, algunas estructuras de comedor al aire libre que están cerradas y tienen muchas mesas juntas terminan siendo más peligrosas que estar en el interior, porque la ventilación es peor.

Comer al aire libre en exteriores, sin ninguna estructura envolvente, es mucho más seguro. Esto se debe a velocidades del aire más altas, más dispersión y más mezcla que en el interior, lo que significa que las gotas respiratorias que albergan el virus no se acumulan y están menos concentradas.

Si tienen calentadores, entonces tendrás una ventilación bastante buena. El aire se elevará cuando se caliente y luego entrará aire frío”, explicó Corsi.

Dijo que los domos privados pueden ser bastante seguros si se ventilan y limpian adecuadamente entre comensales. Eso también supone que todos los que comen dentro de la estructura viven juntos, por lo que ya han estado expuestos a los gérmenes de los demás.

Pero Corsi dijo que todavía no saldrá a comer a una de las muchas nuevas creaciones para cenas al aire libre. “Aunque sé que tienen un riesgo mucho menor de propagar la covid-19 que la mayoría de las alternativas en interiores“.

* Esta historia es parte de una alianza de noticias de salud entre NPR y Kaiser Health News.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

La USPS lanzará estampillas con motivos de arquitectura y casas