La hazaña de la ingeniería moderna que significó desplazar el Indiana Bell Building en 1930

El edificio de siete piso, que funcionaba como central telefónica, se desplazó a una velocidad de 40 centímetros por hora.
Imagen del Indiana Bell Building en pleno proceso de rotación. Foto: Bass Photo Co Collection, Indiana Historical Society

En noviembre de 1930, en Indiana, EE. UU., se ejecutó una de las grandes hazañas de la ingeniería moderna: un equipo de arquitectos e ingenieros desplazó el Indiana Bell Building, sede de una central telefónica de 11.000 toneladas, sin suspender sus operaciones ni suministros básicos para los 600 empleados que trabajaban al interior.

Para conocer este hito, hay que remontarse a 1888, cuando la oficina de arquitectura Vonnegut, Bohn & Mueller se fundó en Indianápolis por los arquitectos germano-estadounidenses Bernard Vonnegut y Arthur Bohn.

En el año 1907, diseñaron y construyeron el Indiana Bell Building, un edificio de siete pisos para la empresa Central Union Telephone Company. La obra Art-Deco se incluyó en el Registro Nacional de Lugares Históricos de EE. UU. en 1982,  por ser parte del legado germano-americano arquitectónico de la ciudad.

La innovadora alternativa

En 1929, la Indiana Bell Telephone Company adquirió la Central Union, incluyendo las oficinas diseñadas 20 años antes. El plan inicial era demoler el edificio para construir, en la misma zona, oficinas centrales de mucho mayor capacidad. Para este trabajo acudieron a Vonnegut, Bohn, & Mueller con el objetivo de diseñar el nuevo proyecto.

El diseño no incluía solo oficinas para los empleados, sino también planteaba el diseño de la central de llamadas operada manualmente, en ese entonces, por el propio personal de la empresa. Esto implicaba que la demolición del edificio original produciría un corte inmediato en el suministro de servicios.

Kurt Vonnegut, hijo de Bernard, ya trabajaba con su padre en la oficina cuando la compañía telefónica llegó con el proyecto que incluía la demolición del edificio anterior. Kurt propuso una innovadora alternativa: trasladar la obra, manteniendo la continuidad de los servicios de llamadas, y así no desechar una infraestructura plenamente funcional.

Obreros operan las gatas hidráulicas para levantar el edificio. Foto: Bass Photo Co Collection, Indiana Historical Society.

La propuesta de Kurt contó con la aprobación de la compañía y así, durante 34 días el edificio de 11.000 toneladas se trasladó 16 metros de su ubicación original y rotado en 90 grados. El proceso se finalizó a mediados de noviembre de 1930, sin interrumpir ni el servicio de llamadas ni el suministro de gas, agua y electricidad del edificio.

El traslado lo planificaron los ingenieros Bevington, Taggert & Fowler, mientras que los contratistas John Eichlea Co., llevaron a cabo la difícil hazaña para la época.

¿Cómo lo lograron?

El edificio de siete pisos y 11.000 toneladas primero se levantó mediante gatas hidráulicas. Luego, el desplazamiento se realizó con rodillos hidráulicos en una superficie de hormigón sobre vigas de Abeto de 75 toneladas, emplazadas específicamente para este fin.

Mientras el edificio descansaba sobre un rodillo, los trabajadores posicionaban el siguiente, y así sucesivamente. El edificio se desplazó a una velocidad de 40 centímetros por hora. Incluso, el pasillo de entrada al edificio era móvil lo que mantenía el acceso disponible en todo momento.

Testimonios de algunos de los 600 empleados del edificio indicaron que ni siquiera notaron el desplazamiento de la estructura, según registros de la Telephone Collectors International (TCI).

Terminó derribado

A pesar del titánico esfuerzo, el edificio, ubicado en la intersección de Meridian y New York St, cumplió sus funciones hasta fines de la década del 50, y se demolió en 1963 para ser reemplazado por nuevas instalaciones de oficinas.

En la actualidad, el sitio alberga las oficinas de AT&T. Es un complejo de 22 pisos que mantiene parte del estilo original Art-Deco del desaparecido edificio de 11.000 toneladas que alguna vez albergó a los empleados de la extinta Indiana Bell.

Imagen del Indiana Bell Building reposicionado (derecha) y nuevas instalaciones (izquierda). Foto: Bass Photo Co Collection, Indiana Historical Society.

El Indiana Bell Building fue de los primeros edificios del mundo en ser desplazados en lugar de vivir una demolición. Otros ejemplos son el Shubert Theatre en Minneapolis, el Faro de Belle Tout en Sussex Inglaterra y el Empire Theater en Nueva York.

El continuo avance de las técnicas de construcción y diseño muchas veces hacen necesaria la renovación de viejas instalaciones obsoletas en sus capacidades. El movimiento de edificios permite darle una segunda vida a estructuras, que de otra manera, deberían ser demolidas para dar espacio a construcciones más modernas y eficientes.

Con información de: ArchDaily

No está de más leer:

7 consejos imperdibles al comprar una propiedad para rentar

Esto se necesita para alquilar un piso o un apartamento en Barcelona

Airbnb endurece su política anti fiestas de Año Nuevo en sus apartamentos

Suscríbete a nuestro Newsletter