Vivienda social: Potenciales promotores de la vida comunitaria
25 agosto, 2020
El innovador proyecto de ciudad poscovid-19 en China
26 agosto, 2020

Inmobiliarias de EE. UU. compran cadenas en quiebra por covid-19

Redacción República Inmobiliaria

Las firmas inmobiliarias estadounidenses han irrumpido en la escena económica como salvadores de grandes cadenas de moda en EE. UU. que han quebrado tras la pandemia del covid-19.

La empresa Simon Property Group, uno de los propietarios de centros comerciales más grandes del país americano, se convirtió en copropietario de Brooks Brothers, una firma de moda masculina con dos siglos de antigüedad que se ha declarado en concurso de acreedores el mes pasado por el coronavirus.

Pero no es la única compra que han hecho. Apenas unos días antes, el grupo inmobiliario, junto con su socio Authentic Brands, controlado por BlackRock y propietario de la revista Sports Illustrated, recibieron el visto bueno para comprar Lucky Brand, una firma especializada en vaqueros y con sede en California.

David Simon, presidente y director ejecutivo de Simon Property Group, propietario de centros comerciales como King of Prussia en Pensilvania, Sawgrass Mills en Florida, o Del Amo Fashion Center en California, dijo: “No hay nada ahí fuera que diga que no se pueden realizar inversiones inteligentes fuera de sus negocios principales”.

Ocupación de locales

En la actualidad y con la pandemia, la tasa de ocupación de los locales propiedad de Simon Property Group está en su nivel más bajo en una década y la preocupación en Wall Street es mantener a flote a las firmas minoristas con recursos propios. Es un intento desesperado de evitar que los centros comerciales queden vacíos.

No obstante, la ocupación de los centros comerciales de este grupo inmobiliario es alta, gracias a inquilinos como Apple o Sephora, pero también hay inquilinos cuyas ventas no van tan bien, como es el caso de Gap, Victoria’s Secret o Macy’s. y la crisis del coronavirus amenaza con tener un impacto duradero. Simon llegó a señalar que la crisis financiera de 2008 “palidece al lado de esta pandemia”.

Aunque más del 90% de los inquilinos de Simon reabrió sus puertas tras el confinamiento, las ventas van lentas y muchas firmas no quieren pagar el alquiler. De hecho, Simon solo ha cobrado el 73% de las rentas de julio. La compañía inmobiliaria suspendió miles de millones de dólares en desarrollar proyectos inmobiliarios y redujo de manera temporal los salarios del personal hasta en un 30%.

Con este contexto, se muestra claramente por qué Simon Property Group quiere evitar a toda costa locales vacíos en sus centros comerciales comprando en apenas una semana dos cadenas de moda americana. Con estas dos adquisiciones, se estima que es propietario parcial de unas 400 tiendas en sus propios centros comerciales.

Críticas por compras

Antes de la pandemia, a principios de este año, Simon Property Group, junto con Authentic Brands y otro gran propietario de un centro comercial, Brookfield Property Partners, compró la firma de moda Forever 21.

Las críticas por estas compras no se han hecho esperar de sus propios accionistas: administrar cadenas de ropa es un negocio completamente diferente al de administrar inmuebles y cobrar los alquileres. Pero estas quejas han sido descartadas por el propio Simon: los críticos de la estrategia fueron “probablemente las mismas personas que le dijeron a Amazon que se quedara en el negocio de los libros“, señaló.

Con este mar de fondo, Simon Property Group estudia cerrar, de la mano de Brookfield, más compras de cadenas minoristas, como es el caso de JCPenney, que está en quiebra. “Dennos el tiempo justo para demostrar que nuestra tesis es correcta”, dijo Simon. “Al final del día, si nos equivocamos, habremos perdido una cantidad mínima de dinero”, expresó.

Leído en: www.ft.com 

También puedes leer en República Inmobiliaria:

EY: El reto de los desarrolladores será redefinir los “amenities”