La inversión extranjera en propiedades comerciales de EE. UU. supera los niveles previos a la pandemia

La inversión extranjera en propiedades comerciales de EE. UU. superó los niveles previos a la pandemia el año pasado, ya que los inversores extranjeros volvieron a acumularse después de que se relajaron las restricciones de viaje y la economía de EE. UU. se recuperó.

Pensiones, fondos de riqueza soberana y otras instituciones extranjeras gastaron US$70,8 mil millones en bienes raíces comerciales de EE. UU. en 2021, según la firma de datos Real Capital Analytics. Ese fue el total más alto desde los US$94,6 mil millones invertidos en 2018, y casi el doble de la cifra de 2020.

Inversionistas de Canadá, Singapur, Corea del Sur, el Reino Unido y otros países se unieron a los inversionistas nacionales de EE. UU. para impulsar las ventas totales de bienes raíces comerciales del año pasado a niveles récord.

Antes de la pandemia, los compradores extranjeros tendían a concentrarse en edificios de oficinas y hoteles en ciudades importantes como Nueva York, San Francisco y Chicago.

En 2021, el dinero extranjero siguió en gran medida a los inversores estadounidenses en sectores candentes como almacenes, apartamentos de alquiler y edificios de oficinas especializados para empresas farmacéuticas.

Estos segmentos generaron rendimientos que han superado con creces a los bonos en el entorno mundial de tipos bajos. Mientras tanto, la economía de EE. UU. se ha recuperado más rápido que otras, atrayendo inversiones transfronterizas a una variedad de negocios y propiedades comerciales.

Los inversionistas extranjeros también favorecieron el Sunbelt y los mercados más pequeños en lugar de sus terrenos tradicionales en las ciudades costeras de los Estados Unidos. El año pasado, un récord del 64 % de las inversiones extranjeras se realizaron en propiedades en mercados metropolitanos no importantes, según Real Capital, frente al 53 % en 2019.

El horizonte del centro de Austin, Texas. La inversión extranjera en propiedades comerciales estadounidenses superó los niveles previos a la pandemia el año pasado. FOTO: JULIA ROBINSON / WSJ

“Es un mundo diferente”, dijo Riaz Cassum, director global de cobertura de capital internacional de la firma de propiedades comerciales JLL. “Estás empezando a ver grandes inversores institucionales mirando a Dallas, Charlotte, Denver, Nashville, Austin y otros mercados de alto crecimiento y bajos impuestos”.

Muchos inversionistas extranjeros esperan mantener los niveles de inversión del año pasado o incluso aumentar sus compras en 2022 a través de adquisiciones directas o fondos de capital privado centrados en EE. UU., según inversores extranjeros y corredores de bienes raíces.

Su apetito sigue siendo fuerte por la logística y los apartamentos de alquiler, así como por los edificios de oficinas de la más alta calidad que han tenido la mayor cantidad de arrendamientos durante la pandemia, dijeron estas personas.

Casi todos los inversores extranjeros, al igual que los inversores nacionales, permanecieron fuera del mercado durante los primeros meses de la pandemia. Eso creó un retraso en muchas instituciones extranjeras que han estado asignando más capital a bienes raíces en los últimos años, según los participantes del mercado. Han estado bajo presión para poner ese capital a trabajar para alcanzar los rendimientos esperados.

A medida que la economía de EE. UU. se recuperó, muchos inversionistas transfronterizos sintieron la necesidad de sacar su asignación de capital, dijo Mark Chu, codirector de la región Asia-Pacífico del banco de inversión inmobiliaria Eastdil Secured.

Los inversionistas extranjeros con oficinas en los EE. UU. pudieron reanudar los acuerdos antes que otros porque no estaban limitados por las restricciones de viajes internacionales. Por ejemplo, Investcorp, con sede en Bahrein, que tiene una oficina en Nueva York con una plantilla inmobiliaria de unas 25 personas, reinició su estrategia de adquisición a mediados de 2020.

Investcorp gastó alrededor de US$1.000 millones en propiedades en 2020 y US$2.500 millones el año pasado, en su mayoría propiedades industriales y multifamiliares en los mercados de Sunbelt. “Salimos”, dijo Michael O’Brien, codirector de bienes raíces de América del Norte de Investcorp.

Después de no comprar bienes inmuebles en EE. UU. en 2020, Commerz Real reanudó sus inversiones el año pasado con la compra de la torre de oficinas de Manhattan en 100 Pearl St. por US$850 millones.

Debido a las restricciones de viaje, el negocio de inversión en activos reales del alemán Commerzbank AG se centró principalmente en su mercado local durante el primer año de la pandemia, según Maja Procz, directora global de transacciones de Commerz Real.

Pero eso detuvo la estrategia de Commerz Real para aumentar sus participaciones en EE. UU. “Tan pronto como fue posible [viajar] a principios del verano del año pasado, comenzamos nuestras actividades internacionales”, dijo Procz.

Commerz Real planea abrir su primera oficina en EE. UU., en Nueva York, a finales de este año y está considerando expandir su cartera en Estados Unidos, que ahora consta de oficinas, hoteles y activos minoristas, para incluir también apartamentos de alquiler.

Tan pronto como tengamos la oficina sobre el terreno, tendremos muchas más posibilidades”, señaló Procz.

Los inversores de algunos países aún no se han presentado en grandes cantidades desde la pandemia. Por ejemplo, en 2021, los inversores chinos compraron propiedades por valor de US$534 millones en comparación con un récord de US$19.100 millones en 2016, según Real Capital.

El apetito chino por los bienes raíces de EE. UU. cayó en los años previos a la pandemia, ya que los inversores se vieron presionados por Beijing para traer dinero a casa por razones políticas y financieras. En 2019, los inversores chinos descargaron US$20.000 millones en propiedades más de lo que compraron, dijo Real Capital.

Con licencia de nuestro socio WSJ.

Este artículo fue traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

Los retrasos en los envíos convirtieron un producto de moda a los muebles usados

Los «Crypto Kings» son lo más nuevo y codiciado de la industria de bienes raíces

Alquilan oficinas gracias a incentivos en efectivo y meses de alquiler gratis

Suscríbete a nuestro Newsletter