El segundo edificio más alto del mundo estará en San Petersburgo

Se acaba de presentar el proyecto para construir el nuevo rascacielos Lakhta Center II, de 703 metros de altura.
El estudio de arquitectura Kettle Collective quiere que sea un modelo perfecto para "para vivir, trabajar y jugar". Rénder: KC

No llegará a desbancar al edificio más alto del mundo, el famoso Burj Khalifa de Dubai (828 metros), pero ya sentó las bases para convertirse en el segundo rascacielos del planeta. El nuevo gigante, con sus 703 metros, estará en la ciudad rusa de San Petersburgo.

Tendrá 150 pisos y su diseño lo acaba de presentar el estudio de arquitectura encargado de su construcción, Kettle Collective, con sede en Escocia y cuyo responsable es el británico Tony Kettle.

Su nombre es Lakhta Center II. Y fue bautizado así, puesto que ya existe el número I, una espectacular torre de 462 metros y 87 pisos que se ubica en la antigua metrópoli zarista. Este consiguió alzarse en 2020 con el galardón al Mejor Rascacielos del Año en los premios Emporis Skyscraper.

Un mirado espectacular

El nuevo edificio sí logrará vencer al Burj Khalifa en algo, ya que contará con el piso ocupado más elevado del planeta, a 590 metros sobre el suelo, mientras que el dubaití está a 585 metros. Ahí  se situará un mirador con vistas panorámicas en su planta 150, que será también el más alto del mundo.

El Lakhta Center II se ubicará junto al  Lakhta Center I, construido en 2018 y ocupado por la compañía de gas rusa Gazprom (igual que el II), convirtiéndose en el edificio más descomunal de Rusia y el más alto de Europa.

Lo firmó el estudio RMJM, del que también es responsable Kettle, aunque su “nuevo retoño” lo planificó desde otra de sus empresas, Kettle Collective. Eso sí, todavía no hay fecha prevista para la inauguración.

El nuevo gigante estará en la ciudad rusa de San Petersburgo, tendrá 150 pisos. Rénder: Kettle Collective

Edificio sostenible

El futuro edificio hará que descienda posiciones el que ahora mismo está considerado el segundo rascacielos más alto del mundo, la Torre de Shanghai, aupada a 632 metros.

En cuanto al diseño, mientras que el Lahkta Center I representa una llama ardiendo giratoria que se eleva hasta el cielo, el II tendrá forma helicoidal y rendirá homenaje a las iglesias de San Petersburgo al acabar de manera puntiaguda.

La torre tendrá uso tanto residencial como comercial, además de contar con espacio para oficinas, aparcamientos y numerosas zonas verdes en claro contraste con el acero y el vidrio que se utilizará en su construcción.

No en vano, Kettle quiere que sea un modelo perfecto para “para vivir, trabajar y jugar”. La sostenibilidad y el bajo consumo energético serán claves. De ahí que el movimiento a través de la torre se lleve a cabo a través de vehículos eléctricos multifuncionales.

Localización del nuevo edificio en San Petersburgo. Rénder: Kettle Collective

El propio Kettle presentó el diseño será estético y funcional “que reducirá las fuerzas del viento que impacten en la estructura, limitando el número de elementos estructurales que se necesitan dentro del edificio”.

El nuevo rascacielos de San Petersbrugo se inspiró en la “energía, en todas sus formas” a través de unas columnas en espiral que “crean una cuadrícula helicoidal orgánica abierta”.

También puedes leer en República Inmobiliaria:

Dinamarca aprueba construcción de isla artificial en Copenhague

Francia ofrece hasta €2 mil 500 a quien opte por una bicicleta eléctrica

El nuevo rascacielos de Nueva York: 343 Madison Avenue