¿Qué pasará con las ciudades si seguimos trabajando desde casa?

Los suburbios del futuro podrían verse como menos "aburridos" y volverse más deseables, especialmente para las generaciones jóvenes.
Las áreas del centro de las ciudades podrían verse obligadas a evolucionar para atraer a las empresas a quedarse. Foto: © CNN Traveler

La vida en los centros urbanos cambió por completo durante los últimos 16 meses. Mientras miramos hacia el futuro cercano, algunos experimentan el llamado de regreso a sus lugares de trabajo y experimentan el despertar de un largo letargo de ciudades, esto es porque la vida como la conocíamos nunca volverá a ser la misma.

Mientras que algunos de forma extremista se han preguntado «¿necesitaremos ciudades?» (es un sí muy rotundo), quizá la respuesta es otra pregunta: ¿cómo cambiarán las ciudades si avanza la era digital del trabajo y la vida que fue acelerada por la pandemia?

En el comienzo de la pandemia muchos abandonaron sus pequeños apartamentos en favor de los suburbios y las áreas rurales que ofrecían más espacio y distancia de los extraños.

Esta no es la primera vez en la historia que las ciudades -como en los EE. UU.- que experimentan un éxodo masivo y rápido de un estilo de vida de alta densidad.

Sin embargo, eso no significa que sea irrazonable preguntarse si esta vez la gente realmente querrá regresar y cómo las áreas del centro podrían verse obligadas a evolucionar para atraer a las empresas a quedarse.

Todo esto tendrá importantes implicaciones en la forma en que continuamos desarrollando edificios comerciales, proyectos residenciales e incluso soluciones de transporte público para las próximas décadas.

Separación insuficiente

Los centros urbanos fueron declinados por primera vez a principios de la década de 1960. Era la época de la industrialización masiva después de la Segunda Guerra Mundial, que permitió que los trabajos considerados permanentes en ciertas áreas se trasladaran a nuevos estados en busca de mejores oportunidades.

Esto también creó “ciudades periféricas”, o nuevos distritos comerciales y de entretenimiento en áreas que anteriormente estaban divididas en zonas como vecindarios residenciales.

Una vez que estas empresas se mudaron, las personas las siguieron, pero se establecieron en lugares que aumentaron aún más la expansión urbana, lo que introdujo la necesidad de viajar en automóvil, algo que a muy poca gente le gusta hacer.

Más del 90% de los estadounidenses conducen al trabajo en un viaje promedio de 27 minutos. Esta es la razón por la que nuestras vidas siempre se han sentido tan atadas a nuestros trabajos: las horas que pasamos conduciendo se acumulan, lo que hace que incluso la distancia entre el trabajo y el hogar parezca una separación insuficiente.

Pero esta tendencia se invirtió casi de la noche a la mañana cuando el mundo se volvió completamente virtual y la mayoría de las corporaciones tuvieron que hacer una transición inmediata a alguna forma de trabajo remoto y podría obligar a las personas a reconsiderar cómo y dónde viven de forma permanente.

Hoteles urbanos

Algunos creen que esto orillará a las ciudades hacia una dirección que las convertirá más en “hoteles urbanos”. La gente irá y vendrá con más frecuencia, lo que obligará a las empresas a cambiar para adaptarse a las horas pico en las que habrá gente en el área.

Hará que los centros urbanos sean un destino con ofertas muy específicas. A su vez, los suburbios también deberán evolucionar con la creación de viviendas más densas y las comodidades que han ofrecido los centros urbanos.

Los suburbios del futuro podrían verse como menos «aburridos» y volverse más deseables, especialmente para las generaciones jóvenes.

Foto: © Ryan Yanoe

¿Volveremos al 2019?

Lo que pasa ahora en las ciudades es que los edificios diseñados antes de la pandemia todavía están en construcción, y los centros urbanos se sienten más animados que nunca. Los principales sistemas de tránsito vuelven a funcionar con horarios completos a medida que aumenta la necesidad de capacidad.

Los precios de alquiler récord ahora han vuelto a subir, y el mercado laboral está en contratación masiva. Se hará cualquier cosa para que la gente vuelva a las ciudades.

La ventana de oportunidad para que los suburbios reconsideren cómo se los percibe se está reduciendo, y la predicción de que la mayor parte del mundo vivirá en ciudades en 2050 parece ser más cierta que nunca.

Pero todavía hay una pregunta: ¿cuántos de los hábitos que adquirimos durante el último año y medio se quedarán con nosotros en el futuro? ¿Volveremos pronto a la vida que alguna vez fue, y las ciudades que alguna vez fueron, más al estilo de 2019?

Leído en: ArchDaily / Kaley Overstreet

No está de más leer:

Zaha Hadid Architects diseñará nuevo sistema de transporte en Italia

Orlando Capote, el hispano que se resiste a abandonar su casa de Miami

Inicia la construcción de Casa Roble en zona 14

Síguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro Newsletter