Las compañías coworking se benefician de la incertidumbre del regreso a la oficina

Las empresas de coworking como WeWork e Industrious están disfrutando de un aumento en las ventas este verano, ya que las empresas estadounidenses que luchan con los cambios casi sísmicos en el mundo de los espacios de trabajo, provocados por la pandemia, buscan soluciones flexibles y de corto plazo.

Cientos de empresas, especialmente en el sector de la tecnología, están tomando espacios de estas firmas, que van desde un puñado de escritorios compartidos hasta más de 4.645,1 metros cuadrados por períodos tan cortos como un mes. Muchas personas están haciendo esto con el dinero de su empresa mientras esperan que sus empleadores decidan cuándo es seguro exigir a los trabajadores que regresen a las oficinas antes de la pandemia.

Las empresas también están utilizando espacios a corto plazo para planificar un mundo pospandémico después de 17 meses de que la mayoría de los empleados administrativos trabajaran desde casa y les gustara. “En un momento de incertidumbre, brindamos flexibilidad a las corporaciones y pequeñas empresas que intentan encontrar qué quieren sus empleados”, dijo Melinda Holland, jefa de ventas de WeWork para EE. UU. y Canadá.

WeWork tuvo ingresos de US$215 millones en julio, un aumento de US$209 millones desde junio y uno de los meses de ventas más fuertes en su historia. Industrious, otra importante empresa de espacios compartidos, logró la semana de ventas más fuerte en sus nueve años de historia durante la última semana de julio.

Debra Larsen de WorkHouse dijo: “Las empresas están resolviendo para septiembre”.

Las empresas más pequeñas con solo unas pocas ubicaciones también están experimentando un aumento de las ventas y las consultas. WorkHouse, que tiene una ubicación en Manhattan y otra en Bedford, Nueva York, alquiló alrededor de 120 escritorios desde el 1 de julio, un 30% menos que en el mismo período de 2019, según Debra Larsen, directora ejecutiva y fundadora de la firma.

“Las consultas se están saliendo de lo común con plazos de entrega muy cortos”, dijo. “Las empresas están planificando para septiembre”.

Aun así, queda por ver si el espacio que se alquila se utilizará realmente en septiembre. Dado que persisten las preocupaciones sobre la variante Delta del virus covid-19, muchas empresas han retrasado sus planes de regreso a la oficina.

“Veremos si estas personas también deciden presionar el botón de pausa” en el espacio flexible, dijo Larsen.

Varían las razones por las que las empresas encuentran atractivos los espacios flexibles. Algunos simplemente quieren dar una segunda opción a los empleados que han estado trabajando desde casa. Por ejemplo, el servicio de entrega de alimentos Instacart Inc. abrió oficinas en ubicaciones de Industrious en Chicago y Nueva York a principios de este mes para sus más de 100 empleados en esas dos ciudades.

La ubicación de WorkHouse en Manhattan. Varían las razones por las que las empresas encuentran atractivos los espacios flexibles.

Parte de la nueva demanda proviene de empresas que han revisado sus estrategias en el lugar de trabajo utilizando las lecciones aprendidas durante la pandemia. Dialpad Inc., un proveedor de comunicaciones empresariales en la nube, por ejemplo, está sustituyendo tres ubicaciones de WeWork en el área de la Bahía por su sede antes de la pandemia en San Francisco.

Dialpad también está considerando usar las ubicaciones de WeWork en Buenos Aires para ayudarlo a construir un equipo en Argentina. “Nos da la capacidad de reclutar en áreas en cualquier parte del mundo donde encontramos talento”, dijo Craig Walker, director ejecutivo de Dialpad.

La creciente demanda de espacios flexibles contrasta con lo que ocurre en el mercado tradicional de oficinas, donde la actividad de leasing se está recuperando más lentamente.

Las empresas alquilaron 9,47 millones de metros cuadrados de espacio para oficinas en EE. UU. en el segundo trimestre de 2021, frente a los 10,96 millones del mismo período en 2019, pero frente a los 6,41 millones del segundo trimestre de 2020, según la firma de datos CoStar. Group Inc.

La vacante de oficinas en EE. UU. aumentó a 18,5% en el segundo trimestre de este año, acercándose al récord de 19,7% alcanzado en 1991, según Moody’s Analytics.

Es probable que este tipo de propiedad atraviese un período relativamente desafiante, Dialpad también está considerando usar las ubicaciones de WeWork en Buenos Aires para ayudarlo a construir un equipo en Argentina. “Nos da la capacidad de reclutar en áreas en cualquier parte del mundo donde encontramos talento”, dijo Craig Walker, director ejecutivo de Dialpad.

La creciente demanda de espacios flexibles como WorkHouse’s en Manhattan contrasta con lo que está sucediendo en el mercado tradicional de oficinas.

Las empresas de coworking no han sido inmunes a la desaceleración del arrendamiento y a la decisión de la mayoría de los trabajadores de evitar ir a la oficina.

Knotel, una de las firmas más grandes de EE. UU., se vio obligada a buscar protección ante la quiebra y está siendo adquirida por Newmark Group Inc. Las firmas, incluidas WeWork, IWG PLC y Knotel, devolvieron 9,3 millones de metros cuadrados a los propietarios durante la pandemia, según CBRE Group Inc.

Las empresas espaciales flexibles también han reducido los alquileres para atraer inquilinos. WorkHouse, que vio caer su ocupación a un mínimo del 25% durante la pandemia, redujo sus precios en aproximadamente un tercio, dijo Larsen. La demanda reciente, que elevó la ocupación hasta un 60%, permitió a la empresa comenzar a aumentar los precios, que ahora han vuelto a un 25% de descuento en su nivel anterior a la aparición del covid-19, dijo.

Los inversores apuestan a que las perspectivas de estas firmas seguirán mejorando. CBRE adquirió a principios de este año una participación del 40% en Industrious. Cushman & Wakefield PLC negocia con WeWork para realizar una inversión de US$150 millones en la empresa como parte de su fusión planificada a finales de este año.

“Las empresas todavía están en esa fase de descubrimiento de que el trabajo se hará de manera diferente”, dijo Julie Whelan, directora global de investigación de ocupantes en CBRE Group. “La belleza de estos proveedores es que, si algo no funciona, pueden salir adelante y probar algo nuevo”.

Con licencia de nuestro socio WSJ.

Este artículo fue traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

La guerra de scooters llega a la bolsa de valores

Los precios récord de la madera generan ganancia inesperada para los aserraderos

El césped no es solo una porción de tierra: puede decir mucho sobre su dueño

Suscríbete a nuestro Newsletter